Escúchenos en línea

Según Rosales, no hay más negociación por CENI

Managua. Varias agencias. | 26 de Febrero de 2008 a las 00:00
El presidente del Banco Central de Nicaragua Antenor Rosales informó que ya se alcanzó un acuerdo con los dueños de dos bancos privados sobre el pago de los bonos conocidos como Certificados Negociables de Inversión (Cenis). Rosales explicó en rueda de prensa que ese acuerdo, sobre los títulos valores, cuestionados por la Fiscalía, Procuraduría y Contraloría General de la República, requiere ser ratificado por el Consejo Directivo del BCN para ser definitivo. "La renegociación está concluida. En Nicaragua la última voz o decisión alrededor de los bonos bancarios es el Consejo Directivo del Banco Central y es obvio que no hay nada definitivo mientras el Consejo Directivo no apruebe que se haga tal o cual medida", expresó. Agregó que dentro de dos semanas presentará la propuesta de renegociación al Consejo Directivo del BCN En tal sentido, dijo que las reuniones que desde ayer emprendió el Procurador General de la República Hernán Estrada junto a otros funcionarios, son relativas a la emisión de los CENI, "porque como repito, en asuntos relacionados a la negociación o renegociación de los bonos del Estado, es un asunto que corresponde al Consejo Directivo del Banco Central". "Es de esperar que sean otros elementos los que ellos aborden. El autorizado por ley para acordar lo relacionado a amortización, recompra, emisión de títulos valores, es el Consejo Directivo del BCN", aseguró Rosales. Según Rosales, en la renegociación de esa deuda con los bancos el Estado logró liberar cerca de 12 millones de dólares que estarían destinados al pago de los Cenis, pero que ahora serán reorientados hacia programas de lucha contra la pobreza. Comparó esta renegociación con la llevada a cabo por el gobierno anterior de Enrique Bolaños, y dijo que esta es mejor porque la otra apenas logró una reducción menor a un millón de dólares. En el presupuesto de este año figura una partida por más de 400 millones de córdobas (unos 21 millones de dólares) para el pago de los Cenis. El legislador sandinista Wálmaro Gutiérrez indicó que con la renegociación de esos bonos se tendrá que reformar el presupuesto y reasignar esos recursos. La Fiscalía, con base en una resolución de la fiscalía de cuentas, solicitó a un juez de Managua suspender el pago, honra y obligación de los Cenis por parte del Estado hasta que concluyan las investigaciones sobre ese escándalo financiero. La emisión de estos instrumentos de deuda interior ocurrió durante el gobierno del presidente Arnoldo Alemán (1997-2002) y dejó al Estado una deuda de entre 350 millones y 400 millones de dólares. Los bonos fueron emitidos entre 2000 y 2002 para salvar al sistema financiero de un pánico, tras la quiebra de cinco bancos: el Banco Sur, Intercontinental Bank (Interbank), Banco Mercantil (Bamer), Banco del Café (Bancafé) y Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (Banic). Las instituciones que adquirieron los CENI fueron el Banco de Finanzas (BDF), el Banco de la Producción (Banpro) y el Banco Centroamericano (Bancentro), según auditorías efectuadas por la fiscalía de cuentas. La deuda con el BDF ya ha sido cancelada. La Fiscalía investiga quiénes se beneficiaron de las carteras y activos de los bancos quebrados. Piden ayuda para afectados por el huracán Félix El Gobierno pidió a la misión del FMI su apoyo para conseguir recursos para asistir a las víctimas del huracán "Félix". "Le hemos solicitado al FMI su participación en una conferencia internacional para conseguir recursos para aliviar los problemas originados a partir del azote del huracán Félix", el 4 de septiembre pasado, dijo Rosales. El funcionario explicó que esa solicitud es en dos direcciones: que el FMI apoye una conferencia internacional, a celebrarse posiblemente en un país europeo, en fecha que no precisó, y destinar "más recursos por parte del propio FMI para que Nicaragua pueda tener una fortaleza macroeconómica mayor". "Es en esas dos direcciones vamos a insistir" en la nueva ronda de reuniones con la misión técnica del FMI, que encabeza Luis Cubeddu y que permanecerá dos semanas en el país, agregó Rosales. El huracán "Félix" azotó el 4 de septiembre pasado la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), habitada principalmente por indígenas miskitos, mayagnas y de otras etnias, y una de las más pobres del país. El ciclón tuvo una intensidad de categoría cinco, la máxima de la escala Saffir-Simpson, con vientos de 260 kilómetros por hora, y dejó a su paso 253 muertos y cerca de 200.000 damnificados. Destruyó unas 20.394 viviendas y causó daños en la infraestructura, la agricultura, la pesca y el medioambiente del país en 1,3 millones de hectáreas de bosques, incluida la reserva de la biosfera de Bosawas. Nicaragua ha calculado que se requiere de 392 millones de dólares para reconstruir la zona devastada por el huracán.

Descarga la aplicación

en google play en google play