Escúchenos en línea

De Ripley: banqueros dicen que no se lucraron con los CENI

Managua. Radio La Primerísima. | 27 de Febrero de 2008 a las 00:00
Increíble fue la versión que dieron a los periodistas dos de los banqueros que adquirieron los Certificados Negociables de Inversión (CENI), ya que uno de ellos aseguró que ofertó el pago de menos de la mitad de la tasa de interés en ese momento vigente, y el otro que aceptó por ellos, sólo créditos incobrables. Los banqueros comparecieron este miércoles ante los magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, en calidad de invitados, para que relataran el proceso de la adquisición de esos títulos valores, emitidos por el Estado, a través del Banco Central de Nicaragua (BCN), entre 2000 y 2003. Esos bonos fueron emitidos para cubrir los depósitos del público en cinco bancos quebrados en forma fraudulenta, según las autoridades, pero después se registraron anomalías, al entregarse CENI por la diferencia entre los créditos de los bancos quebrados calificados “A” y entregados como “D”, o “malos”. Gran parte, sino la mayoría de esos créditos, posteriormente fueron cobrados a los clientes habilitados, pues correspondían a personas naturales y jurídicas de amplia trayectoria, en diferentes actividades económica en el país, por lo que de acuerdo con economistas independientes, “los bancos adquirentes lograron centenares de millones de dólares, sin desembolsar un dólar”. La instancia judicial llamó a los magnates financieros con el objetivo de tomar el fallo que corresponde, ante el recurso de amparo por inconstitucionalidad que presentaron los ex directivos del BCN, a quienes la Contraloría General de la República les señaló presunción de cometer irregularidades con esos bonos. Julio Cárdenas, directivo del Banco de la Producción, Bancentro, afirmó que “nosotros aclaramos que la subasta (de CENI) se le ofreció a todos los bancos del sistema financiero del país, en la cual se hizo una licitación para ver cual era el que ofrecía la tasa más baja por la diferencia entre activos y pasivos (de los bancos quebrados). Explicó que en los bienes del Banco Mercantil, “el Bancentro fue entre tres de los bancos oferentes, el que ofertó la tasa más baja en ese momento, 7.93 por ciento y (cuando) el rendimiento de los CENI en el Banco Central, estaba en el 19 por ciento, entonces nosotros sentíamos que valía la pena ofertar 7.93 por ciento, con un descuento muy importante es que nosotros”. “En cuanto a la subasta de los bienes residuales, los activos que no compraron los bancos de las entidades quebradas, y se licitó en todo el mundo a través de una página web, que recibía más de 15,000 visitas al día, “uno tenía que comprar unos paquetes (de información) para saber cuáes eran los bienes que estaban ofreciendo”, agregó. Según Cárdenas, Bancentro ofertó por el edificio del antiguo y estatal Banco Nicaragüense de Industria y Comercio, Banic, “la cantidad de 5.1 millones de dólares, en sobre cerrado, un segundo oferente ofertó la mitad, y el siguiente todavía una cantidad menor”. Por su parte, el directivo del Banco de la Producción, Banpro, Ramiro Ortiz, dijo que llegaba a la instancia judicial “con todo gusto, como colaboración para la estabilidad de nuestro querido país”, y exponer la versión sobre el caso de los recursos de amparo de los ex directivos del BCN. Ortiz dijo que “el banco (Banpro) participó en el proceso de subasta y adquirió las propiedades que le correspondieron por los valores que le correspondieron. Los valores de la subasta cuando se hablaba de las carteras, a la realidad del valor cobrable y que pudo ser cobrada las diferencias son sustanciales”. “La documentación y la capacidad de cobro de esas carteras (de crédito), que ya eran malas, no había manera de volverlas a transformar en carteras buenas, aunque estuvieran incluidas en el monto de las carteras no eran cobrables”, dijo. Aseguró que “no existe ninguna posibilidad de decir que había un tesoro escondido (en la reclasificación de los créditos “A” a créditos “D”), por el contrario, sucede que estas carteras se originan por situaciones de quiebras bancarias, y (esos bancos) quebraron porque eran carteras malas”. De acuerdo con la versión de Ortiz, su banco nunca incorporó ni un centavo de los créditos por los que adquirió CENI, “porque siempre se tiró a pérdidas”. El presidente del BCN, Antenor Rosales, no asistió a la audiencia que tenía prevista con los magistrados para emitir sus consideraciones sobre el caso a pesar que había confirmado con anticipación su asistencia, sin embargo a última hora no llegó. La instancia judicial de la Suprema tenía previsto reunirse con el titular del BCN para conocer su posición sobre los CENI ya que de esta y otras informaciones que logren recabar le servirán para dilucidar el recurso de amparo de los ex directivos del banco emisor, y si Contraloría actuó conforme a derecho cuando denunció de nulidad la emisión de esos bonos.

Descarga la aplicación

en google play en google play