Escúchenos en línea

ONG piden a UE modere exigencias a Centroamérica

Bruselas, Bélgica. Agencia EFE. | 27 de Febrero de 2008 a las 00:00
Varias organizaciones no gubernamentales (ONG) pidieron ayer a la Unión Europea (UE) que limite sus objetivos en las negociaciones de asociación en curso con los países de América Central para evitar un efecto negativo en sus economías. Representantes de ONG, parlamentarios y funcionarios se reunieron ayer en la sede del Parlamento Europeo (PE) con motivo de la ronda de negociaciones del acuerdo de libre comercio, diálogo político y cooperación que ambas partes celebran esta semana en Bruselas. Varios oradores alertaron de que los efectos perniciosos que puede acarrear un tratado de libre comercio (TLC) de los dos bloques dada la asimetría entre ambos El representante de Oxfam, Constantino Casabuenas, pidió que la agricultura quede exenta de la negociación, dada la distorsión que generan las subvenciones agrícolas europeas y el riesgo potencial que entraña, en su opinión, el interés de las multinacionales sobre los agrocombustibles. Erik Van Mele, de la misma ONG, lamentó que la Comisión Europea no haya iniciado aún un estudio sobre el impacto medioambiental que tendrá el acuerdo pese a que, según recordó, el comisario de Comercio de la UE, Peter Mandelson, se comprometió a hacerlo hace un año. Durante el encuentro, las ONG criticaron la falta de "transparencia" de las negociaciones y advirtieron sobre los posibles impactos negativos del acuerdo.´ "Las negociaciones se llevan a puerta cerrada. No lo vemos justo para la sociedad civil. Sabemos que los impactos del acuerdo no van a ser positivos para todos", dijo Suzan van der Meij, delegada de las ONG convocantes del encuentro en la sede del Parlamento Europeo. Jesús Garza, de Chaac de Honduras, también lamentó la falta de transparencia: "No hemos encontrado respuesta a nuestras inquietudes. A estas alturas de las negociaciones, deberíamos contar con mecanismos de participación y consulta de la sociedad civil". Sin embargo, el jefe de negociación de Costa Rica y embajador ante la UE, Roberto Echandi, rechazó estas acusaciones y aseguró que "los gobiernos (centroamericanos) tienen la responsabilidad de informar a sus ciudadanos" y así lo están haciendo mediante "informes escritos" de las discusiones. Por su parte, el viceministro de Exteriores de El Salvador, Eduardo Cálix, defendió que "el desarrollo del comercio tiene un impacto positivo" en la población, pero advirtió de que ello requiere "una integración regional para beneficio de los pueblos y no de nosotros". En sentido similar, el director general adjunto de Relaciones Exteriores de la Comisión Europea, João Aguiar Machado, sostuvo que "la UE es el único [bloque] que cuando negocia con otras regiones respeta sus propias ambiciones, en el caso de Centroamérica la de alcanzar una mayor integración entre ellos mismos". "Son tan fuertes las asimetrías que ni en cinco, diez o quince años lograremos superarlas. Nuestra posición geográfica privilegiada no nos ha permitido desarrollarnos como deberíamos", indicó la viceministra de Economía de Nicaragua, Verónica Rojas, para quien "no debe haber plazos rígidos" para las negociaciones. Negociar rápido acuerdo equilibrado "Hemos dado un salto cualitativo", dijo el presidente de la Asamblea Eurolatinoamericana, el eurodiputado español José Ignacio Salafranca, al referirse a las negociaciones entre la UE y América Central para un Acuerdo de Asociación, que incluye un Tratado de Libre Comercio (TLC). Salafranca pidió a la Comisión Europea que "en el plazo más breve y posible se negocie en la forma más equilibrada y justa el acuerdo" con América Central. En la misma sintonía, el presidente de la Delegación para Centroamérica del Parlamento Europeo, el eurodiputado español Raimon Obiols también pidió que las negociaciones "concluyan lo antes posible, sin pausas", aunque, subrayó, "tampoco con prisas". Ambos parlamentarios participaron en el seminario "La Sociedad Civil toma la palabra", convocado por las redes europeas APRODEV, CIDSE, CIFCA, Grupo Sur, la Federación Internacional de Derechos Humanos FIDH, Oxfam Internacional y la Red Latinoamericana ALOP. El director general adjunto y negociador de la Comisión Europea, Joao Aguiar Machado, explicó que la UE "es el único que cuando negocia con otras regiones respeta sus propias ambiciones, en el caso de Centroamérica la de alcanzar una mayor integración entre ellos mismos". Según expresaron, los centroamericanos pretenden que un acuerdo con la UE amplíe los beneficios comerciales que ya poseen en el mercado comunitario gracias al Sistema Generalizado de Preferencias (SGP plus), por el cual exportan productos al bloque con arancel cero, así como proteger sus mercados de una "invasión" europea. De su lado, los europeos tienen tres planteos: la creación de una Unión Aduanera entre los países centroamericanos, la conclusión de un tratado de libre circulación de servicios e inversiones y la creación de un órgano para la solución de controversias a escala regional. El Acuerdo de Asociación que negocian los países centroamericanos y la UE incluye, además del TLC, incluye un diálogo político y un capítulo de cooperación en cuestiones como lucha contra el terrorismo, derechos humanos, derechos de pueblos indígenas y temas de género. Centroamérica y la UE mantienen un intercambio comercial que ronda los 3.800 millones de dólares, un 60% de los cuales corresponde a Costa Rica que exporta a la Europa de los 27 productos como banano, piña y café.

Descarga la aplicación

en google play en google play