Escúchenos en línea

De nuevo aplican la receta del FMI: restringir el circulante

Managua. Radio La Primerísima. | 28 de Febrero de 2008 a las 00:00
Una vez más, el Banco Central de Nicaragua (BCN) se apresta a restringir la masa de dinero en circulación, como supuesta medida para controlar que la tasa de inflación acumulada en este año no sea de más de un dígito, anunció el presidente de esa institución financiera, Antenor Rosales, este jueves. Durante una comparecencia en un canal local, Rosales dijo que esta medida, y otras más, le fueron presentadas a la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), con la finalidad de modificar el programa que Nicaragua firmó con ese organismo en octubre de 2007, y que tiene una vigencia de tres años. La medida de contraer la cantidad de dinero en circulación, no es bien recibida por muchos de los agentes económicos, que restringe la demanda y con ello el consumo, disminuyendo el comercio, y con riesgo de aumentar los despidos de trabajadores y disminuir los salarios. Sin embargo, la restricción del circulante beneficiará a los banqueros, porque según el titular del banco emisor, ello le permitirá al BCN captar más recursos que pondrá a la venta en el mercado abierto, es decir, colocar bonos del tesoro en el mercado bursátil, sea nacional o extranjero. Rosales ratificó que se proponen aumentar la tasa de interés que pagará el Estado por esos títulos para “hacerlas atractivas” a los inversores, señalando que podrían pagar entre 8 y 9 por ciento anual, y elevar el encaje legal, o sea el porcentaje de depósitos del público, que los bancos por ley tienen en el BCN.

Reducen el crecimiento esperado en 2008

El alto funcionario justificó estas medidas, que dijo proponen a la aprobación de la misión del FMI, porque la Ley de Presupuesto de 2008 establece que el país debe invertir 44 millones de dólares en programas de alivio a la pobreza, y por supuesto para el pago de las obligaciones con títulos valores emitidos antes. Indicó que para mantener la inflación en un dígito, es necesario alcanzar 1,400 millones de dólares en exportaciones, buscar medidas de ahorro energético y la factura petrolera, aunque se importa inflación de otras formas, como el trigo de harina, cuyo precio se ha disparado a nivel internacional. A pesar de que Rosales pidió confianza y esperanzas a la población, reconoció que ante el FMI el Gobierno disminuyó del 4.7 al 4.0 por ciento el crecimiento económico proyectado para este año, tasa que al igual que la de inflación debe aprobar el consejo directivo del FMI, en abril próximo. El alto cargo anunció que la próxima semana convocará a representantes de todos los sectores y economistas independientes a debatir la política cambiaria, pues unos proponen eliminar la tasa de devaluación del córdoba, otros elevarla o disminuirla, y -los trabajadores- dolarizar toda la economía. Sin revelar la posición del BCN al respecto, Rosales advirtió que solicitará a los que participen en ese foro, que sustenten de manera seria sus propuestas, que demuestren por qué una u otra opción es la mejor, y que no “al bolsazo” o “al tapazo”, para que sus alegatos sirvan de insumo en la toma de decisiones. Agregó que este miércoles en “una larga y dura jornada” le presentó a la misión de FMI un panorama completo de la cooperación externa, incluida la recibida de la República Bolivariana de Venezuela, pero mencionó a la empresa mixta ALBANISA, y la forma en que esta utiliza sus utilidades petroleras.

Seguirá pagando los CENI

Sobre los Certificados Negociables de Inversión (CENI), Rosales ratificó que la renegociación que recién se realizó, bajo su presidencia, está firme y no habrá ninguna otra renegociación, la que será oficializada por medio de resolución del Consejo Directivo del banco emisor. Explicó que no sabe cual será la función de la comisión gubernamental a cargo del Procurador General, Hernán Estrada, y del titular de la Contraloría, Luis Ángel Montenegro, en torno a ese asunto, pero que a su juicio “investigarán” los términos acordados con los dos bancos tenedores de CENI. Aseguró que Nicaragua se benefició de esa renegociación, porque se ahorró 17 millones de dólares en el pago de esos títulos, al bajar su tasa de interés del 8.43 al 7.43 por ciento, y prorrogar su cancelación por 12 años más, señalando que la renegociación que hizo el gobierno anterior no dio frutos para el país. Rosales se definió “como hombre de pensamiento claramente socialista”, negó que con sus posiciones esté “a favor de los banqueros”, y dijo que continuará pagando los CENI, al margen del fallo del juez quinto penal de audiencias, Julio César Avilés, que le ordenó suspender el pago. Expuso que “el BCN seguirá cumpliendo con la ley”, y no dejará de pagar los CENI, porque ni en el Código Penal ni el Código Procesal Penal, existe la figura de la suspensión de pago, la que aparece en el Código Mercantil como facultad de los jueces de lo civil.

«Cumpliendo la ley»

Alegó que el BCN tampoco dejará de pagar los CENI porque la Procuraduría y la Fiscalía “investigan” la emisión de esos títulos, y no existe un proceso o juicio y menos sentencia jurisdiccional firme que señale la comisión de delitos en ese caso, por lo tanto su obligación es que si le presentan un CENI, lo paga. Indicó que una cosa es investigar la emisión de esos bonos bancarios, proceso del cuál podrían derivarse acusaciones penales contra quienes se coludieron en realizar actos irregulares o reñidos con la ley, y otra cosa es que el título no sea reconocido, pues el bono, el CENI, como documento, debe pagarse. Puso ejemplos simples, como el que unos empleados defrauden a una firma, y consigan un cheque firmado por el fraude, ningún banco puede dejar de pagar ese documento a la vista, ni la empresa no puede decir que es ilegal y que no lo paga, pues lo que le queda es acusar penalmente a los defraudadores. Rosales reiteró que en Nicaragua se lucha por defender el estado de derecho, y en base a eso no dejará de pagar los CENI, a menos que exista el fallo de un juez competente, porque el se rige “en base a la Constitución, la Ley Orgánica del BCN, la Ley de Títulos Valores”, etc. Afirmó que no asistió el miércoles a la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, que analiza el recurso de amparo de seis ex miembros del Consejo Directivo del BCN, señalados por el ente fiscalizador con presunción penal por el caso de los CENI, porque fue “citado” y no “invitado”, y por atender “asuntos de Estado (la reunión con el FMI)”. El funcionario negó que haya doble discurso del gobierno del presidente Daniel Ortega en este tema, y no se refirió a versiones extraoficiales que circulan entre medios de la derecha, de que el mandatario le pidió la renuncia a su cargo.

Descarga la aplicación

en google play en google play