Escúchenos en línea

Cuba firma en ONU acuerdos sobre derechos y exige fin embargo

Naciones Unidas. Agencias. | 28 de Febrero de 2008 a las 00:00
El canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque, firmó este jueves dos acuerdos de las Naciones Unidas en materia de derechos económicos, culturales, civiles y políticos, pero condicionó su implementación plena al levantamiento del embargo de Estados Unidos a la isla. "El bloque económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. y su política de agresión y hostilidad hacia Cuba constituyen el más serio obstáculo al disfrute por parte del pueblo cubano de estos derechos protegidos por los convenios", aseguró Pérez-Roque tras reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. La declaración de Pérez Roque en su primer viaje al exterior desde el cambio de presidente en Cuba forma parte de un texto entregado por la isla junto a los tratados firmados. En ese texto se señala que Cuba "registrará las reservas o declaraciones interpretativas que considere relevante" en cuanto a la aplicación y alcance de los convenios firmados. Se trata del Convenio Internacional para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Convenio para los Derechos Civiles y Políticos. El jefe de la diplomacia cubana aseguró que la firma de esos dos instrumentos se debe a una "acción soberana" de Cuba, tras evitar la condena el año pasado en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la desvinculó de cambios en la política de su país hacia estos temas. "La decisión de firmar estos dos convenios se tomó porque es el momento apropiado después de la derrota de la campaña de EE.UU. en la antigua Comisión de Derechos Humanos", aseguró. Negó que su suscripción fuera una contradicción con las expresiones en contra de varios artículos de los dos convenios que el ex presidente cubano Fidel Castro formuló en 1999 después de que Canadá le instara a firmarlos. "Tenemos el mismo punto de vista, pero no se contradice con la decisión de firmar estos dos convenios y la declaración que realizamos anteriormente y que está en manos del secretario general", apuntó. Pérez Roque reiteró el deseo de La Habana de mantener "relaciones normales" con Washington, pero advirtió que "la pelota está en el tejado de EE.UU". "La decisión debe tomarse aquí, se debe levantar el embargo porque no hay razones para que se mantenga", indicó. La visita del canciller cubano a Naciones Unidas es la primera de un alto funcionario de la isla desde que el pasado domingo Raúl Castro sucedió a su hermano Fidel como presidente. Los dos tratados firmados por Cuba fueron adoptados en 1966 por la Asamblea General de la ONU y parten de los derechos fundamentales incluidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En ellos se recogen derechos como a la alimentación, la educación libre, la formación de sindicatos, el acceso a la cultura o la libertad artística, entre otros.

Senadores EEUU piden a Rice suavizar política hacia Cuba

Un grupo de 24 senadores de Estados Unidos pidió el jueves que Washington afloje su política hacia Cuba, buscando una estrategia de "cooperación" con la isla de Gobierno socialista. Liderados por el demócrata Max Baucus, senadores demócratas y republicanos enviaron una carta a la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, argumentando que ha fallado la política de Washington hacia Cuba, basada en el embargo económico de casi cinco décadas y otras restricciones. "El sistema político de Cuba se ha mantenido estable después de cinco décadas de intentos estadounidenses de forzar un cambio en la isla," dijeron los senadores en la carta. "Instamos a dar una mirada fresca a nuestra política hacia Cuba. Debemos aprovechar la esperada salida de Castro para adoptar un nuevo camino que favorezca la esperanza y el acercamiento, en lugar del aislamiento y el alejamiento," agregó. La carta fue divulgada días después de que el líder Fidel Castro, de 81 años, anunció que se retiraba del poder y que el Parlamento cubano eligió a su hermano, el general Raúl Castro, de 76 años, como el nuevo presidente del país caribeño. "Los eventos recientes nos dan una oportunidad real de ser proactivos en tratar de mejorar nuestra decepcionante relación con Cuba," dijo Baucus, presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, en un comunicado. En su opinión, un cambio "facilitaría la influencia estadounidense en las áreas de derechos humanos y civiles, viajes y turismo; abriría mercados para agricultores y granjeros estadounidenses, así como a otros negocios." En la Cámara de Representantes, unos 104 legisladores también enviaron hace unos días una carta similar a Rice. Pese a los llamados para un cambio, el presidente George W. Bush reiteró el jueves que no estaría dispuesto a dialogar con Raúl Castro, argumentando que eso "daría un gran estatus a aquellos que han reprimido los derechos y la dignidad humana." El Senado estadounidense tiene 60 escaños y la Cámara de Representantes 435.

Descarga la aplicación

en google play en google play