Escúchenos en línea

Siete religiosos españoles abusaron de niños en Chile

Santiago de Chile. Diario El País, España. | 15 de Enero de 2019 a las 09:34
Siete religiosos españoles abusaron de niños en Chile
El Papa se reúne con clérigos de la Conferencia Episcopal de Chile, este lunes. VATICAN MEDIA (EFE)

La Fiscalía chilena tiene a siete españoles imputados por abusos y violación a menores en la mayor causa de pederastia de los hermanos maristas que se investiga dentro de la Iglesia chilena, un proceso que está en el centro de las preocupaciones del Vaticano.

El Papa Francisco ha ordenado abrir una "causa penal" ante la Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano por inacción de la orden, que no ha impuesto ninguna sanción desde que concluyó la primera parte de sus indagaciones sobre las décadas de pederastia en su seno.

Los fiscales han determinado que los delitos de los maristas en Chile se prolongaron al menos durante 50 años, entre 1967 y 2016, en diferentes establecimientos educacionales.

En Chile actualmente existen 148 investigaciones vigentes por delitos sexuales cometidos por integrantes de la Iglesia católica, con 202 personas investigadas y 255 víctimas, la de los maristas es la de mayor amplitud: 25 imputados por abusos y violación —entre ellos los siete españoles— y al menos una treintena de víctimas, casi todos varones que cursaban sus primeros años de colegio.

Los obispos chilenos, en plena purga por los escándalos de abusos y encubrimientos que azotan la Iglesia de su país, se han reunido este lunes con el Papa en el Vaticano para tratar de acercar posiciones.

El Pontífice, profundamente decepcionado con la jerarquía eclesial chilena, comenzó un proceso de limpieza sin precedentes mediante el cual los obispos se vieron obligados a presentar su renuncia en pleno.

Hasta la fecha, Francisco ha aceptado las dimisiones de siete obispos y se ha expulsado del sacerdocio a dos exobispos y dos sacerdotes. Cinco de los que todavía siguen en su puesto (Santiago Silva, presidente de la Conferencia Episcopal de Chile; René Rebolledo, vicepresidente; Fernando Ramos, secretario general; cardenal Ricardo Ezzati y Juan Ignacio González) intentaron convencer este lunes al Papa de sus avances en la regeneración.

La audiencia, que fue solicitada por la Conferencia Episcopal de Chile, se desarrolló en la biblioteca del Palacio Apostólico vaticano. Según los obispos, fue el Papa quien les invitó luego a almorzar y a seguir discutiendo en su residencia de la Casa Santa Marta.

El secretario general de la Conferencia, Fernando Ramos, ejerció como portavoz. "Fue un diálogo muy fraterno, muy fecundo y muy interesante. Hicimos un repaso, junto con el Papa, de los acontecimientos de importancia en la Iglesia chilena del último año. Después le expusimos el camino que estamos siguiendo para este año y el próximo de discernimiento eclesial, para concluir el año 2020 con una asamblea eclesial. El Papa nos hizo varias sugerencias bastante interesantes que notan una preocupación y un cariño muy grande por la Iglesia chilena", señaló.

Las víctimas

El ministerio público chileno tiene conocimiento al menos de dos pagos que los maristas realizaron a cambio de silencio. En 2015, un cheque por el equivalente a unos 74 mil dólares. En 2017, 115 mil dólares.

"Fuimos escogidos, marcados, atacados y luego, esclavizados en el secreto y silencio", relata el médico Jaime Concha, de 56 años, que sufrió ataques sexuales reiterados desde que en 1973, a los 10 años, ingresó para cursar el quinto curso de educación básica en el instituto Alonso de Ercilla de la capital chilena, de donde egresó en 1980.

El primero que abusó de él fue el hermano español José Monasterio, que en la época tenía casi 70 años. Experto en caligrafía, se abalanzó sobre el niño en una sala privada, donde supuestamente le enseñaría a dibujar letras góticas.

Un segundo abusador de Concha fue otro hermano español, Abel Pérez, actualmente de 71 años, que lo violentó sexualmente durante años en la capilla, en una oficina, en el sótano del gimnasio, en su habitación.

Cuando Concha tenía 12 años, incluso, se aprovechó de que estaba enfermo y afiebrado en un campamento de boys scout para abusar de él en su tienda de campaña.


Descarga la aplicación

en google play en google play