Escúchenos en línea

Ecuador rompe con Colombia

Quito, Ecuador. Varias agencias. | 3 de Marzo de 2008 a las 00:00
El gobierno de Ecuador rompió relaciones con Colombia luego de que descubriera la realidad de los hechos que ocurrieron en la provincia de Sucumbíos en la que murieron varios integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre ellos Raúl Reyes. Durante la verificación de los hechos, el ejército ecuatoriano localizó una patrulla de Colombia, la misma que señaló que estaba rodeada por 200 elementos de las FARC. "Yo di inmediatamente la orden de que se proteja por todos los medios a esa patrulla, si es que había un ataque de las FARC. Protejan la vida de los soldados colombianos. Después verificamos que todo era falso, que era una patrulla que había participado en la masacre y que estaba ganando tiempo para poder regresar a su país", informó el Presidente Rafael Correa. "Incluso se interceptaron comunicaciones en ese sentido, cuando decían por qué no nos vienen a rescatar, porque ya están los ecuatorianos sobrevolando (…) cuando llegan nuestros soldados al sitio de los sucesos, nos damos cuenta que había sido a casi dos kilómetros de territorio ecuatoriano y no es una parte donde hay un paralelo, una línea geodésica, sino un accidente geográfico como es el río Putumayo, que queda en nuestro territorio. Es decir, claramente sabían que era en nuestro territorio. Tampoco fue algo imprevisto porque desde hace algunos días seguían a Reyes, por medio del teléfono satelital, de tal forma que sabían perfectamente que ese era territorio ecuatoriano", acotó. Correa reveló que pese a todas las cosas que han sucedido anteriormente con Colombia, se ha tratado de mantener una buena relación con ese país. "Había mejorado muchísimo el flujo de comunicación entre el Presidente Uribe y quien les habla. No solo eso, Colombia nos buscaba, nos llamaba por lo menos una vez por semana (...) y hasta el día viernes de esta semana (29 de febrero de 2008), hablamos con Uribe. Lo llamé para comunicarle que se había eliminado el pasado judicial a los colombianos que querían venir a nuestro país; lo cual le alegró mucho y nos agradeció". Sin embargo "hoy que se devela la mentira, nos tratan de involucrar con las FARC, supuestamente por documentos, sin firma, que encontraron en tres computadoras que capturaron en el campamento y quedaron intactas", señaló. Máxima tensión Ecuador desplegó los frentes militar y diplomático para enfrentar la peor crisis de su historia con Colombia a causa de una acción militar de ese país contra las FARC en su territorio, agravada por las sospechas de Bogotá de que el gobierno de Quito mantenía tratos con esa guerrilla. El presidente Rafael Correa dejó al borde de la ruptura las relaciones bilaterales y dispuso la movilización militar hacia la frontera común de unos 600 km, en rechazo a la incursión colombiana que eliminó a 20 guerrilleros, incluido el número dos de las FARC, Raúl Reyes. Se trata de la mayor tensión internacional que afecta a Ecuador desde la guerra no declarada con Perú en 1995 por un conflicto territorial. Este lunes Correa activó de urgencia el máximo órgano de seguridad del Estado para analizar los pasos a seguir en la crisis, que condujo al retiro de su embajador en Bogotá y la expulsión del representante del gobierno colombiano en Quito. Simultáneamente, los uniformados destacados en la línea fronteriza permanecían en máxima alerta, aunque de momento no se ha reforzado el dispositivo militar, según fuentes castrenses consultadas por la AFP. Ecuador cuenta con unos 11.000 soldados en el territorio colindante con Colombia, apoyados por aviones A-37 de fabricación estadounidense y helicópteros franceses tipo Gacela. "Las Fuerzas Armadas de Ecuador están listas para los enfrentamientos (...). Nosotros vamos a defender nuestra soberanía, no importa quién trate de ofenderla", dijo el ministro de Defensa, Wellington Sandoval. La crisis pareció profundizarse después de que el gobierno de Alvaro Uribe denunciara unos supuestos tratos de las FARC con Correa y el ministro de Seguridad Interna y Externa de Ecuador, Gustavo Larrea. "Es una patraña. Jamás podría el gobierno del Ecuador, el presidente Correa, el ministro Larrea, tener una actitud de esta naturaleza", afirmó el embajador ecuatoriano en Bogotá, Francisco Suescum. Desde Bogotá el gobierno de Uribe fue más allá al acusar a su par de Ecuador de mantener una "convivencia" con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas). Según el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, eso explica la reacción airada de Quito por la muerte de Reyes durante la incursión a territorio ecuatoriano, por la que Bogotá ofreció unas disculpas rechazadas por Correa. "No será suficiente una disculpa diplomática del gobierno de Bogotá. Exigimos compromisos firmes y formales ante la comunidad internacional, que garanticen que no se repetirán estos inaceptables hechos", declaró Correa en un mensaje dirigido a la nación el domingo. En ese sentido, el presidente ecuatoriano informó que habló con sus homólogos de Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Cuba, España, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, además de los secretarios de la OEA y de la Comunidad Andina de Naciones (CAN). Por su parte, el presidente venezolano, Hugo Chávez, ofreció a Correa toda su ayuda, antes de retirar el personal de su embajada en Bogotá y decidir militarizar la frontera colombo-venezolana. "He compartido con ellos la gravedad de la situación y he planteado la elaboración conjunta de una propuesta dirigida a detener este tipo de conductas e impedir la internacionalización del conflicto colombiano", afirmó. Argentina, Chile, Brasil, España, Italia y Perú se pronunciaron el lunes y comprometieron sus esfuerzos para impedir una escalada del conflicto, aunque en el caso de los gobiernos de Cristina Kirchner y Michelle Bachelet criticaron la violación colombiana del suelo ecuatoriano. Declaración del Presidente de la República, Rafael Correa, al Ecuador ESCUCHE EL DISCURSO DE CORREA Compatriotas y Comunidad internacional: El territorio ecuatoriano ha sido bombardeado y ultrajado intencionalmente por parte de un gobierno extranjero. Esta situación es extremadamente grave e intolerable. En la madrugada del sábado, nuestro País sufrió una inaceptable agresión de parte de las Fuerzas Militares colombianas a pretexto de atacar a grupos de las FARC que pernoctaban a tres kilómetros de la frontera colombiana, en territorio ecuatoriano. Aquí descargue audio de la intervención del Primer Mandatario... Luego de la visita por parte de nuestras Fuerzas Armadas y autoridades políticas del Gobierno a la zona del ataque, irrefutablemente se confirma que el Ecuador sufrió un planificado ataque aéreo y una posterior incursión de tropas colombianas, con plena conciencia de que estaban violando nuestra soberanía. El ataque aéreo y terrestre deja 20 miembros de las FARC fallecidos en nuestro territorio, casi todos en ropa de dormir, lo que descarta cualquier versión en el sentido de que fue una persecución "en caliente" y en legítima defensa, contrariando la versión oficial colombiana. Fue una masacre. Los aviones colombianos ingresaron al menos 10 Km. en nuestro territorio para realizar el ataque desde el sur. Luego llegaron tropas transportadas en helicópteros que culminaron la matanza. Incluso se hallaron cadáveres con tiros en la espalda. Todo esto demuestra que el Ministerio de Defensa Colombiano, la Cancillería de dicho país y el propio Presidente Uribe, más aún cuando me informó del hecho vía telefónica, le están mintiendo al Ecuador y al mundo. Lo que ocurrió, repito, fue claramente una acción deliberada dentro de nuestro territorio, la cual atenta contra nuestra soberanía, los acuerdos bilaterales con Colombia y el Derecho Internacional, pero sobretodo, contra el respeto y la confianza que deben existir entre países vecinos y hermanos. No podemos confiar en un gobierno que traiciona la confianza de un pueblo hermano. El Ecuador conoce la gravedad del conflicto interno colombiano. Hemos manifestado permanentemente nuestra condena a las acciones y métodos de las FARC. Hemos demostrado nuestra voluntad de aportar a la solución del conflicto armado de Colombia, a fin de alcanzar la tan ansiada paz; y en el momento actual, incluso por motivos humanitarios, llegar a la pronta liberación de los rehenes. Sin embargo, no aceptaremos que a pretexto del combate a lo que ellos llaman terrorismo, se implanten, repetimos, doctrinas y prácticas inaceptables de irrespeto a la soberanía de los Estados. No hay justificación alguna para una acción militar foránea en nuestro territorio, independientemente del motivo que fuere ¿Acaso el hermano pueblo de Colombia aceptaría una acción similar de nuestra parte?. ¿Permitirían que nuestras fuerzas armadas bombardeen territorio colombiano y luego ingresen a capturar a algún grupo irregular ecuatoriano? Estamos seguros que no. Colombia es un pueblo soberano, al igual que lo somos nosotros! El derecho internacional exigía que nos informasen y que sea la fuerza pública ecuatoriana la que realice la captura, como ya ha ocurrido en múltiples ocasiones, siempre con respeto absoluto a los derechos humanos. Esta es la más grave, artera y verificada agresión que el Gobierno del Presidente Uribe ha ocasionado al Ecuador. No permitiremos que este hecho quede en la impunidad. Llamamos a la solidaridad de la comunidad internacional y, particularmente, regional. En el transcurso de este día he conversado con los Presidentes de Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Cuba, El Salvador, España, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela y con los Secretarios Generales de la OEA y de la CAN para compartir con ellos la gravedad de la situación. Adicionalmente, he planteado la elaboración conjunta de una propuesta dirigida a detener este tipo de conductas e impedir la internacionalización del conflicto colombiano. Quiero informar al pueblo ecuatoriano que he dispuesto retirar al Embajador del Ecuador en Bogotá, quien ya se encuentra en el País. Adicionalmente, he ordenado la movilización de tropas a la frontera norte, y he convocado de urgencia, el día de mañana, a reunión del Consejo de Seguridad Nacional. Ante la gravedad de los hechos y una vez que la respuesta colombiana a nuestra enérgica protesta es una nueva burla a la verdad y al pueblo ecuatoriano, he decidido la "expulsión" del señor Embajador de Colombia en Ecuador. También, he solicitado la inmediata convocatoria a la OEA y a la CAN. Hemos solicitado también por medio de Gobiernos amigos la convocatoria al MERCOSUR. En esta ocasión, no será suficiente una disculpa diplomática del Gobierno de Bogotá. Exigimos compromisos firmes y formales ante la comunidad internacional que garanticen que no se repetirán estos inaceptables hechos que se suman a la serie de atropellos sufridos por el Ecuador como consecuencia de la violencia imperante en Colombia. Como Presidente de la República del Ecuador ratifico la vocación de paz y el respeto por parte de nuestro País a los principios del derecho internacional, pero al mismo tiempo, ratifico la inquebrantable voluntad de mi gobierno y de todo el pueblo ecuatoriano de llegar hasta las últimas consecuencias para hacer respetar la soberanía del país.

Descarga la aplicación

en google play en google play