Escúchenos en línea

Silvio no quiso interpretar Canción urgente por Nicaragua

Managua. Radio La Primerísima. | 2 de Marzo de 2008 a las 00:00
El cantautor cubano Silvio Rodríguez exhibió una arrogancia desconocida para el público nicaragüense durante el concierto privado que ofreció la noche del domingo en un Casino de Managua, filial de una multinacional norteamericana. Unos cinco mil aficionados a la música del fundador de la Nueva Trova Cubana, que pagaron entre 10 y 50 dólares, pidieron una y otra vez a Rodríguez que interpretara "Canción urgente para Nicaragua", un canto que pedía la solidaridad con este país que durante los años 80 vivía una guerra de agresión financiada por Estados Unidos. Pero fue inútil. Aunque lo habían esperado 25 años para que la volviera a interpretar, después que la estrenó en el Concierto por la Paz Festival Latinoamericano de la Canción celebrado en Nicaragua en marzo de 1983, Rodríguez dio dos excusas para no cantarla: primero, que no se acordaba ni de la letra ni de los acordes, y luego, que ya no había tiempo. Y en ambas oportunidades, el cantautor cubano lo dijo en tono malhumorado y con cierto aire despectivo hacia la multitud. Precedido por los nicaragüenses Moisés Gadea y el muy popular dúo Guardabarranco, Silvio regaló a los asistentes sus canciones de ayer y de hoy. Vistiendo jeans, camisa gris y gorra, el trovador se hizo acompañar el domingo por la noche de su inseparable guitarra y abrió el recital con el tema "El Necio". Luego interpretó "Quién fuera" y "Óleo de una mujer con sombrero", lo que empujó a los bulliciosos asistentes a invadir otras localidades preferenciales que ya estaban totalmente ocupadas. El concierto forma parte de una gira del músico por Centroamérica. La primera vez que estuvo en el país, había una revolución y aunque este año ha vuelto a la presidencia Daniel Ortega, Rodíguez dijo en Guatemala que prefería desvincular su actuación de la política. Rodríguez no dio declaraciones a los periodistas durante su corta estadía de un día en el país. Tras un receso en que el también fundador de ese movimiento Vicente Feliú arrancó aplausos con la interpretación de la emblemática Créeme, Silvio volvió al escenario para agradecer a los nicaragüenses su acogida. No faltaron palabras para evocar la solidaridad, el amor entre las personas, pero algo especial fue la lectura de un texto del actor estadounidense Danny Glover, que denuncia la prisión que guardan en Estados Unidos cinco cubanos condenados arbitrariamente por luchar contra el terrorismo. Para Jesús de la Rocha, un ingeniero nicaragüense, este concierto es como revivir la música de los 80 , según dijo a Prensa Latina. Sin embargo, lamentó que el centro de eventos Pharaohs Casino fuera un espacio pequeño para un grande de la música latinoamericana.

Descarga la aplicación

en google play en google play