Escúchenos en línea

Grandes pérdidas económicas por apagones, mientras los hospitales y las escuelas funcionan «a medio gas»

Con información de varias agencias. | 18 de Agosto de 2006 a las 00:00
El Consejo Nicaragüense de Pequeñas y Medianas Empresas (CNPE) reportó hoy pérdidas cercanas al 40 por ciento de la producción y sugirió al gobierno nacional decretar Estado de Emergencia por la crisis energética. Debido a los prolongados cortes de energía eléctrica, el gremio corporativo teme que el país entre en una paralización total de la economía. Según el CNPE, la principal causa de la lamentable situación radica en las condiciones técnicas deplorables en que se hallan la mayoría de las plantas generadoras de la nación. Los representantes del sector empresarial calificaron a la actual coyuntura como un evento terrible para la industria doméstica, y exigieron al presidente Enrique Bolaños una rápida solución al déficit energético. De acuerdo con expertos, las corporaciones más perjudicadas por los apagones son las pequeñas y medianas empresas (Pymes), porque al contrario de las grandes compañías carecen de recursos para comprar generadores locales. El severo racionamiento de electricidad ha ocasionado graves trastornos al turismo, la producción industrial y el comercio. También ha afectado las clases en los colegios y la atención en los hospitales, y ha generado un aumento en los accidentes de tránsito, debido a que los semáforos dejan de funcionar durante los largos apagones. Los continuos cortes de electricidad en Nicaragua están causando numerosas pérdidas a los empresarios de este país, y pueden llegar a producir un juicio de arbitraje contra la compañía española Unión Fenosa, responsable del suministro eléctrico en el país. Debido a estos cortes que en Managua se han llegado a prolongar durante más de 12 horas, se están produciendo pérdidas en las ventas al por menor, estimadas entre el 5% y el 25%, según ha expresado José Adán Aguerri, presidente de la Cámara de Comercio de Nicaragua (Caconic), quien ha explicado que los empresarios hacen frente a problemas en la logística y la conectividad, ya que al no poder usar con normalidad los ordenadores, se retrasan las comunicaciones con el exterior. También se han producido quejas por parte de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) y la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Canimet), que han emitido un comunicado en el que explican que los cortes, además de dar una mala imagen del país, provocan molestias a en los turistas, que no disponen de comodidades como agua caliente o aire acondicionado, y que proyectarán una imagen negativa en sus países de origen, provocando que otros turistas potenciales no viajen a Nicaragua en el futuro. En estos momentos, la única propuesta existente para amortiguar la crisis, consistente en inyectarle capital a Unión Fenosa mediante letras del tesoro, no ha prosperado en el Parlamento, ya que ayer se suspendió la sesión por falta de quórum. Por su parte, el diputado sandinista Edwin Castro leyó un comunicado de su partido en el que se asegura que no se aprobará el otorgamiento de nueve millones de dólares (siete millones de euros) en letras del tesoro para la empresa española. A su vez, las propias autoridades gubernamentales reconocen que la financiación con letras de cambio no garantiza el fin de los apagones. El ministro de Hacienda, Mario Flores, ha explicado que esta solución no sería un subsidio a la empresa, sino a los consumidores, pero quizás no solucione el racionamiento. El Ministerio de Salud (Minsa) alertó sobre las graves consecuencias para el sistema sanitario nacional derivadas de los continuos cortes eléctricos, que representan un gasto millonario adicional para la institución. Autoridades del Minsa informaron que durante los últimos días varios hospitales debieron suspender operaciones quirúrgicas debido a los apagones, que llegaron a durar hasta 15 horas en algunas regiones del país. La ministra de Salud, Margarita Gurdián, subrayó que la compañía Unión Fenosa debe acabar de responder al clamor popular y al reclamo de las instituciones, y dictar medidas urgentes para terminar con los cortes de energía y agua. Gran parte del presupuesto del Ministerio se ha volatilizado este mes en la compra de combustible para las plantas eléctricas locales, un gasto que asciende a ocho millones de córdobas (485 mil dólares), indicó la funcionaria. El Minsa tuvo que adquirir más de 120 mil galones de carburantes para garantizar el funcionamiento de las pequeñas generadoras, que de cualquier manera no pueden funcionar más de cinco horas sucesivas. Además, agregó la Ministra, los cortes de agua potable y los constantes apagones también han agravado las condiciones higiénico-sanitarias en unidades de salud pública departamentales. Clínicas en Chinandega y Jinotega reportan hasta 15 horas sin servicio energético, y también el mismo problema ocurre en consultorios capitalinos, comentó Gurdián.

Descarga la aplicación

en google play en google play