Escúchenos en línea

Uribe no quiso tomarse la foto

Santo Domingo. Varias agencias. | 7 de Marzo de 2008 a las 00:00
La XX Cumbre del Grupo de Río en Santo Domingo comenzó con casi dos horas de retraso por la reunión del presidente de República Dominicana Leonel Fernández con los gobernantes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Nicaragua, Daniel Ortega, en busca de un consenso en la declaración sobre el conflicto andino. El edificio de la cancillería dominicana, frente al mar Caribe, acoge con dispositivos reforzados de seguridad esta XX Cumbre del Grupo de Rio, que terminará la tarde de este viernes con la emisión de la Declaración de Santo Domingo. La XX cumbre del Grupo de Río se inauguró con la foto de los líderes, en la cual no figuró Uribe. Mientras éste declaraba a la prensa, el resto de sus pares se dirigió a la escalinata principal del edificio para tomarse la foto oficial, sin aguardarlo, constató la AFP. En la mesa en forma de herradura, Uribe se sentó entre las delegaciones de Bolivia y El Salvador, y muy cerca lo hizo Chávez al lado de la delegación de Haití. El grupo, compuesto por 20 democracias latinoamericanas, fue fundado en 1986 a partir del Grupo Contadora, creado para poner fin a la guerra civil centroamericana. La noche del jueves, el presidente dominicano Leonel Fernández recibió al mandatario colombiano Álvaro Uribe en su despacho y luego brindó una cena a los cancilleres. Fernández trata de llegar a un consenso para la aprobación de una declaración sobre el conflicto generado por el ataque de fuerzas militares colombianas a las FARC el pasado fin de semana en territorio ecuatoriano. Previamente, Fernández se había reunido con el secretario Iberoamericano, el uruguayo Enrique Iglesias, y ofreció un almuerzo a Felipe Calderón, su homólogo de México, país con el que República Dominicana tiene temas pendientes relacionados con el financiamiento y la cooperación a través de la compra de petróleo mexicano. Otros dignatarios asistentes, algunos llegados a Santo Domingo la noche del jueves, son la argentina Cristina Fernández de Kirchner, el nicaragüense Daniel Ortega, el guatemalteco Álvaro Colom, el salvadoreño Elías Antonio Saca, el panameño Martín Torrijos y el guyanés Michael Bagdeo. El mandatario hondureño Manuel Zelaya no sabía a última hora del jueves si asistiría a la cita luego de que una avería forzara a su avión a aterrizar poco después de despegar rumbo a la isla. El presidente ecuatoriano Rafael Correa pidió en la apertura de la cumbre que se incluya en las deliberaciones el "gravísimo problema creado por el gobierno colombiano" tras atacar el sábado un campamento de la guerrilla FARC en Ecuador. Con la mayoría de los gobernantes latinoamericanos presentes en la capital dominicana, la atención se centra en Correa, el presidente venezolano Hugo Chávez y su par colombiano Álvaro Uribe, a quien ven por primera vez cara a cara luego de que sonaran tambores de guerra en la región andina. Al llegar este viernes a la cancillería dominicana donde se celebra la cumbre, Correa había dicho que espera que en esta cumbre "se siente un precedente para nunca más permitir que un país se crea con el derecho divino de perseguir lo que ellos creen son terroristas por todos lados y que permite agredir a un país hermano". Correa pidió que la XX cumbre sirva para aportar "satisfacciones a Ecuador por la agresión de Colombia y la violación a su soberanía". Señaló que para este tipo de situaciones "se ha creado el Grupo de Río: esperamos que se corten de raíz los comportamientos belicistas". Su par nicaragüense Daniel Ortega se sumó a la demanda al llegar y solicitó que el GRio emita "una condena contra actos terroristas, como los que cometió Colombia contra Ecuador". Añadió que las disculpas que se formularon no son sinceras y recordó que el presidente Uribe, repitió sus intenciones y su Gobierno manifestó "que están dispuestos a llevar a cabo acciones terroristas cuando así lo valoren". El presidente Hugo Chávez abogó por evitar la guerra en América Latina y por un proceso que permita la transformación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia(FARC) en un partido político "sin que maten a sus miembros". "Que entreguen las armas, que formen un partido político, pero que no les maten", declaró y pidió a las FARC "que humanicen la guerra, que no utilicen el secuestro como un arma de guerra". Chávez arremetió contra el presidente de los estados Unidos, George W. Bush, al que descalificó por su política belicista, y expresó su deseo de que el nuevo gobierno de Washington tras las elecciones de noviembre trabaje en favor de los procesos de pacificación. El mandatario venezolano se refirió en concreto al papel de Estados Unidos con su presidente Bill Clinton en el proceso de pacificación de Guatemala en los años noventa. "Ojalá que lleguemos al final de este gobierno (en los Estados Unidos) sin una guerra en estas tierras. Vamos a hacer todo lo posible por evitarlo", aseveró. Fernández quiere «reconciliación» El presidente Fernández abrió la Cumbre con un mensaje en favor de la reconciliación para resolver los problemas regionales. Con la crisis de Colombia con Venezuela y Ecuador de telón de fondo, Fernández afirmó que la cumbre "brinda la extraordinaria oportunidad de consolidar las relaciones entre nuestros pueblos, fortalecer las acciones de cooperación y robustecer las posiciones de consenso". Fernández abogó por hacer "cuantos esfuerzos sean necesarios para mantener a nuestro continente como una región de paz y solidaridad", orientados a lograr la "reducción de las tensiones, a evitar la extensión de la crisis a otras esferas y a propiciar la búsqueda de una solución propia a este conflicto". "Debemos ser capaces de dialogar con serenidad sobre nuestros problemas", apuntó y subrayó la necesidad de "encontrar en medio del calor de la crisis, suficiente serenidad y sinceridad para conversar sobre ella y resolverla de manera que no se quiebre" la unidad. El jefe de Estado dominicano apeló al espíritu fundacional del Grupo de Río "para tender puentes de diálogo y de conciliación" entre Ecuador y Colombia, dijo, sin mencionar expresamente a Venezuela. Tras citar la letra de un tema de Fito Páez que aboga por el diálogo y la esperanza, el mandatario invitó a los jefes de Estado a unirse por la paz: "ofrezcamos aquí nuestros corazones, nuestra devoción, nuestra vocación de patria, nuestro compromiso en la conducción de nuestras naciones hacia un ambiente de paz y seguridad", concluyó. Las deliberaciones de los cancilleres se iniciaron el jueves en Santo Domingo en busca de consenso para el documento que será presentado en la cumbre y en cuyo borrador no había hasta el momento ninguna mención al conflicto. Se esperará a que se reúnan los presidentes, acordaron los ministros, para decidir si se incluye en la declaración un pronunciamiento al respecto. Los cancilleres discutieron sobre el fortalecimiento del mecanismo multilateral, el informe de financiación del desarrollo y la soberanía de Argentina sobre las islas Malvinas, además de lo relativo a la cooperación energética y la solidaridad con los países afectados por desastres naturales durante 2007. La mayoría aprobó la solicitud de ingreso de Haití, país invitado a la cita, en la que estará representado por su primer ministro, Edouard Alexis.

Descarga la aplicación

en google play en google play