Escúchenos en línea

Fascista, criminal y mitómano

Por Antoni Marín i Segovia, El Otro País | 12 de Marzo de 2008 a las 00:00
Carlos Alberto Montaner es un agente de la CIA norteamericana destinado a practicar el terrorismo de Estado, antes en Puerto Rico y, ahora, en España; pero no solo porque le han mandado tal cometido, del que solo le separa el interés de la CIA para usarlo en otras tácticas de hostigamiento a la Revolución cubana. Su ideología es fascista; hijo de un agente al servicio del dictador Fulgencio Batista, el padre fue uno de los grandes criminales y más grandes torturadores del pueblo cubano; tal como aquel, Montaner apostó pública y secretamente por una solución drástica (invasión norteamericana) para resolver, dice, el problema cubano; este hoy aboga en público por liquidar a Fidel Castro, Comandante en Jefe de la Revolución cubana para lo cual tiene la información que le da la CIA, así como otros Servicios Secretos, entre ellos el CESID español para facilitarle todas las acciones de atentados y crímenes que ejecutarían grupos anticubanos y contrarrevolucionarios que él mismo contrataría, y financia el Servicio de Inteligencia estadounidense. Carlos Alberto Montaner es tan cobarde, que en diversas ocasiones le ofrecieron los matones de la FNCA que participase también, pero siempre alegaba que él hacía las tareas políticas. Carlos Alberto Montaner, la ya difunta Unión Liberal y su actual y fantasmagórica Plataforma Democrática Cubana, su nuevo grupo político, son obras de la CIA; hasta el punto que para legalizar a PDC en España recurre a la influencia del fascista Guillermo de Gortázar, miembro de la dirección del PP hasta que, debido a su biografía, deciden apartarlo; aunque solo de cara a la galería; porque Gortázar es uno de los asesores aúlicos de Aznar, además, su enlace con el criminal fascismo anticubano. Entre los padrinos españoles hay que destacar a Gortázar y Aznar, los primeros; pero también a Inocencio Chencho Arias, Pilar del Castillo, Pío Cabanillas, Mayor Oreja, Francisco González (hoy director y presidente del BBVA), Emilio Botín, Oriol y Urquijo, Florentino Pérez, Jesús Cardenal, Baltasar Garzón, Carlos Dávila, González Ferrari, Luis M. Ansón, Jaime Capmany, así como una caterva de impresentables que le auspician y promocionan. Entre sus socios directos, destacan Leopoldo Bernaldo de Quirós, falso ensayista, falso académico y falso liberal como Montaner, con varias denuncias en los juzgados, igual a Montaner. Bernaldo de Quirós es un franquista histórico, con una biografía de palizas y salvajadas en su haber. Hoy, aunque tiene página web, en la que pone sus ilegibles trabajos, está dedicado a la especulación inmobiliaria en la construcción, y la compra-venta del suelo, como su amigo, el capo-mafioso Florentino Pérez. Íntimo del personajillo es Federico Jiménez Losantos, fascista de gran altura, cuyos beneficios por su tarea ideológica para la PDC están traducidos en millones de pesetas en sus cuentas, sin que Hacienda le diga nada. Por otro lado, Montaner es un auténtico fanfarrón; así lo demostraba, amenazando al sacerdote jesuita Ignacio Ellacuría, en un programa de Mercedes Milá, la semana antes de que fuera asesinado, junto a sus compañeros en San Salvador, por un grupo de élite del Ejército, entrenado por oficiales de la CIA norteamericana. Los vínculos de Montaner con la CIA vienen desde que, aún joven, formaba parte del Movimiento de Recuperación, organización criminal que financia la CIA en Cuba en los primeros años de la Revolución. Después, siendo soldado del Ejército norteamericano, esos vínculos se consolidan. En tal contexto, hace su reclutamiento formal. Fue la CIA, según documentos ya desclasificados, quien lo destina a Puerto Rico primero y a España después para tener su base en este país. La intención es clara: establecer en España un entramado que trabaje el país y demás países europeos con acciones dirigidas a desestabilizar el régimen cubano, promoviendo campañas y acciones orientadas a lograr que la Unión Europea (UE) aísle al Gobierno y a la Revolución cubana. La Plataforma Democrática Cubana (PDC) usa el nombre del rey para promover la creación de una universidad en Madrid bajo el nombre de Escuela Juan Carlos I de Derechos Humanos y Derecho Internacional. Según la revista británica Business que recoge esta información, esta escuela no concedería títulos y, por tanto, difícilmente puede ser considerada universidad. Desde que la PDC se creó, varios empresarios han denunciado intentos de intimidación de los dirigentes de la misma. Los empresarios españoles que cuentan con cierta experiencia en la Isla han recibido cartas, conminándoles a paralizar sus actividades en Cuba; e incluso, algunos han sido visitados personalmente por miembros de PDC. Como en el caso de Tryp Hoteles, a quienes visitó el propio Montaner, siendo expulsado de las oficinas. Esta presión es más patente a través de fórmulas indirectas, como la confección periódica de una lista negra que llaman Hall of Shame, donde fichan a todas las empresas extranjeras que operan en la Isla. Según Business, con una lectura atenta de esta lista indica la incompetencia de los miembros de PDC. Así, en la lista se identifica como empresa española a la naviera italiana 'Costa Crociere'. Esas actuaciones, en las que no solo trabaja Carlos Alberto Montaner, han fracasado todas, pues más allá de las consideraciones ideológicas, hay buen nivel de relaciones políticas bilaterales con la gran mayoría de los países europeos, que tienen y aumentan las relaciones políticas, comerciales y culturales con Cuba. Salvo con España y con el Gobierno PP, Carlos A. Montaner no tiene gran espacio en el resto de Europa occidental, incluso, algunos países quieren cada día más una sólida posición común frente a la política de EE. UU. Los mayores espacios que ha tenido Montaner han estado en los países del Este europeo y Latinoamérica; pero en ningún caso, salvo en tiempos puntuales, jamás le han ofrecido el apoyo incondicional que les exigía la CIA, dadas las hipotecas con el Gobierno de EE. UU., pactadas con algunos de sus gobiernos en aras de mayores beneficios económicos. Montaner actúa siempre con maña profesional; y no solo busca habitualmente información sobre Cuba y sus dirigentes, sino que reclama siempre datos sobre elementos de la contrarrevolución, tanto en España como en Miami, de cualquier tendencia, información no solo destinada a la CIA, sino que la usa en beneficio propio. En España, todos los manejos sucios que hace Montaner se reflejan en sus cuentas corrientes y propiedades, hasta tal punto, que inspectores de la Hacienda Pública española han abierto varios expedientes sobre evasión de capital, dinero negro y fraude al erario público por las riquezas injustificadas del falso demócrata, mentiroso y embaucador Montaner. Pero cada uno de sus padrinos españoles, muchos, sobre todo el PP, intercederían para que no prosperasen. Pero ni en el PP los tiene a todos consigo. El político Manuel Fraga fue blanco de seguimiento y maniobras secretas por su parte, dirigidas a buscar la forma de eliminarlo del Gobierno gallego por sus posiciones en relación con Cuba, puesto que no están contribuyendo a terminar con el régimen socialista. Aun cuando han actuado mancomunadamente en sus acciones criminales contra Cuba, es un hecho que hay fuertes discrepancias entre Montaner, Mas Canosa hijo (como antes con el padre) y los fascistas dirigentes del exilio, pues todos pretenden ser futuros presidentes de Cuba; un imposible cambio, difícil e inimaginable, de la situación en Cuba traería el desgarramiento del país por parte de esos grupos que hoy viven del negocio de la contrarrevolución, ya que todos ellos quisieran repartirse el país como un pastel. Montaner se une a los anticomunistas cubanos y se entrena bajo la dirección de la CIA norteamericana. A propuesta de la dirección de la CIA, el Gobierno nombró miembros del Ejército a todos los que quisieran. Muchos de ellos fueron destinados a Fort Knox, en Kentuchy, o Fort Jackson, en Carolina del Sur. Pero Montaner ingresó en Fort Benning, Georgia, base dirigida por la CIA, especializada en cursos de propaganda, acciones encubiertas, comunicaciones, espionaje y operaciones clandestinas. Entre sus amigos, miembros de la PDC, están Félix Ismael Rodríguez y Luis Posada Carriles, también miembros del Servicio de Inteligencia norteamericano y de la Fundación. La biografía de los dos está regada de sangre y son muchos los cubanos que residen en Miami, que se estremecen al oír sus nombres. De nuevo en Miami, Montaner se incorpora a la Representación Cubana en el Exilio (RECE), grupo financiado y dirigido por la CIA, según revelaron en Washington los investigadores de la Comisión del Congreso. Esta acusación fue confirmada por el informe solicitado al FBI en mayo del 2001, en el que puntualiza que Montaner es su máximo beneficiario en España. En la RECE, dirigentes de la FNCA entregan cinco millones de pesetas a su 'colega' Posada Carriles para la voladura de un buque cubano en el puerto de Veracruz. La revista Florida Trend denunció que permanece (Montaner) en contacto con distintos operativos terroristas, enlazados todos ellos por la lealtad a la alianza de la JM/WAVE, quienes crearon poco después el 'Comando de Organizaciones Revolucionarias Unidas' (CORU), bajo las órdenes del terrorista Orlando Bosch, quien había dirigido, en operaciones de la JM/WAVE, un campo de entrenamiento de la CIA en Everglades, Estado de la Florida. El diario norteamericano The Globe, decía que Orlando Bosch y los comandos del CORU tienen en su haber más de noventa actos terroristas, atentados dinamiteros, secuestros y asesinatos, destacando actos de violencia particularmente desvergonzados; uno, el atentado mortal en Washington contra el automóvil del ex embajador chileno Orlando Letelier en septiembre de 1976, realizado en Embassy Road; otro, el atentado con bomba a la altura de Barbados, contra la aeronave de Cubana de Aviación , explotada en pleno vuelo, en octubre de 1976, que causó la muerte a las 73 personas que iban a bordo, entre las que estaban los 24 atletas olímpicos del equipo cubano de esgrima, medallistas de oro. Crímenes de 'encargo', avales del Poder La revista The New Republic publicó que los directores de PDC y FNCA entregaron el dinero utilizado para el soborno que permitió la fuga de Posada Carriles. En febrero, el periodista Joel Brinkley publica en New York Times que los tratos secretos de la Administración con terroristas entrenados y financiados por la CIA, rebosan el oculto programa dictado desde la Casa Blanca para realizar 'acciones encubiertas' en política exterior. El 'Proyecto Democracia' no es más que la cara secreta de una falsa iniciativa muy divulgada. El brazo público del Proyecto Democracia en Cuba está a cargo de la CIA, dependiendo de la Fundación, en Miami, y del PDC, en España, esta dirigida por Carlos Alberto Montaner, pero en todo momento bajo supervisión de altos oficiales de la Agencia. A cambio, la dirección de FNCA podía traficar con drogas y armas e introducirlas en el próspero mercado norteamericano. Los beneficios obtenidos por Montaner con todos sus negocios, tráficos y comisiones, según decía Crescencio Armas, responsable del Departamento de Estado norteamericano, son incalculables. Dinero que ha utilizado para comprar silencios y voluntades, pagar atentados y financiar campañas electorales, colaborando con las organizaciones derechistas de los países a los que le interesa dirigirse puntualmente. Su procedencia está demostrada: tráfico de drogas y armas, proxenetismo, secuestros y muertes. Montaner y su personal se han asegurado un buen futuro. Hoy, el Partido Popular tiene como aliado a uno de los mayores mafiosos que conoce nuestra historia reciente.

Descarga la aplicación

en google play en google play