Escúchenos en línea

Inicia una colecta para restaurar catedral en París

Paris. Agencias | 16 de Abril de 2019 a las 08:22
Inicia una colecta para restaurar catedral en París

"El fuego está extinguido". Así lo ha confirmado el portavoz de los bomberos de París, Gabriel Plus, que ha remarcado que los daños son "dramáticos" después de que este lunes por la tarde un incendio de graves proporciones devastara la Catedral de Notre-Dame de París, que se ha llevado por delante algunas pinturas. Este martes inició una colecta para restaurar ese emblemático templo religioso.

Las autoridades francesas priorizan la hipótesis de un origen accidental del incendio y los investigadores han comenzado ya a interrogar a los testigos. "Nada por ahora va en la línea de un acto voluntario", ha dicho el fiscal de París, Rémi Heitz, responsable de la investigación.

El fuego, que se inició sobre las 18:20 horas pero del que no se dio aviso 23 minutos más tarde, ha afectado a todo el armazón que sustenta el tejado y la aguja central del templo, añadida en el siglo XIX al templo medieval, y dos tercios del tejado se han derrumbado. "Todo el tejado se ha hundido, la armadura está destruida, una parte de la bóveda se derrumbó... y la aguja ya no existe".

Según ha confirmado el ministro francés de Cultura, Franck Riester, dos tercios de la techumbre de la catedral se han quemado, aunque los daños serían cuantiosos, ya que hasta que no desaparezca el humo y se asegure la zona no se podrán valorar realmente.

En declaraciones a 'Le Figaro', el monseñor Philippe Marsset, ha confirmado que el interior "está todo calcinado". "El exterior está en pie pero por dentro todo es negro (...) Lo único que vi fue la cruz de oro todavía en pie. Con Notre Dame se ha quemado todo el mundo", ha lamentado.

Las dos torres se han salvado

Pasadas las tres de la madrugada, el Cuerpo de Bomberos de la capital francesa ha confirmado que las llamas se encuentran bajo control, y que los más de 400 efectivos desplegados en la zona seguirán trabajando en la zona para garantizar la seguridad del templo. "El fuego se ha extinguido, pero seguiremos supervisando las llamas residuales y enfriando algunas partes que siguen muy calientes", ha explicado Gabriel Plus.

Los bomberos de París también han asegurado que la estructura "está a salvo y preservada de la destrucción total". El responsable del cuerpo ha comunicado que las dos torres se han salvado.

Colecta para reconstrucción

Las promesas de donaciones para la restauración de Nuestra Señora de París no se hicieron esperar, con dos de los apellidos más emblemáticos del mundode la moda -tan vinculada a la capital francesa- prometiendo €300 millones (unos US$339 millones) en cuestión de horas.

Primero fue la familia Pinault -dueña del grupo Kering, al que pertenecen las prestigiosas marcas Yves Saint Laurent y Gucci- quien el lunes por la noche prometió €100 millones (US$113 millones) para la causa, según informó la agencia AFP.

Luego fue la familia Arnault -los dueños de LVMH, el holding de marcas de lujo entre las que se cuentan Louis Vuitton y Sephora- la que este martes se comprometió a apoyar con €200 millones (US$226 millones), reportó Reuters.

El patriarca de la familia Pinault, François, es considerado uno de los hombres más ricos del mundo, gracias a una fortuna estimada en más de US$37.000 millones, suficiente para ubicarlo en el puesto 23 del Bloomberg Billionaires Index.

De orígenes relativamente modestos, el multimillonario bretón de 82 años abandonó la escuela a los 16 cansado de las burlas que por su acento campesino le hacían sus compañeros, para entrar a trabajar en el aserradero de su padre.

Y luego de crear su propia compañía dedicada a la compra y venta de madera a inicios de la década de 1960, empezó a diversificarse en 1992 con la adquisición de la cadena de tiendas Printemps y la bodega de vinos Chateau Latour, un año más tarde.

Según Bloomberg, cuando en 1999 logró vencer a Bernard Arnault para hacerse con la mayoría de acciones de Gucci, su conglomerado -en ese entonces llamado PPR y rebautizado Kering en 2013- se convirtió en la tercera empresa de artículos de lujo del mundo, gracias a marcas como Yves Saint Laurent y Balenciaga.

Los intereses de la familia Pinault, en cualquier caso, no se limitan al mundo de la moda: también son dueños del equipo de fútbol profesional francés Stade Rennais, de la marca deportiva Puma y de la casa de subastas Christie's, entre otros.

Y su amor por el arte está evidenciado en una colección de más de 2.000 obras de arte y los dos museos que la Fundación Pinault maneja en Venecia.

Si la fortuna de los Pinault es gigantesca -equivalente al 0,192% del PIB de Estados Unidos y más que suficiente para comprar unos 525 millones de barriles de petróleo- la misma palidece en comparación con la familia de Bernard Arnault, que también apoyará la reconstrucción de la catedral de Nuestra Señora.

Efectivamente, con una fortuna estimada en US$90.400 millones, Arnault ocupa el tercer lugar en el Bloomberg Billionaires Index, que calcula que su riqueza equivale a casi un 0,5% de todo el PIB de Estados Unidos (suficiente para adquirir más de 70 millones de onzas de oro).

Todo gracias a su control casi completo de la casa de modas Christian Dior, que a su vez es dueña del 41% de LVMH, el conglomerado dueño de marcas como Louis Vuitton, Moet, Dom Perignon, Henessy y TAG Heuer, entre otras.

Los Arnault son además dueños de un pequeño porcentaje de Hermes y de la cadena de supermercados Carrefour.

Y el amor al arte de su actual patriarca, Bernard, de 70 años de edad -un graduado de la prestigiosa Escuela Politécnica que convenció a su padre de que se saliera del negocio de la construcción para entrar al de bienes y raíces, antes de incursionar en el mundo de los artículos de lujo en 1984- también está evidenciado por su posesión de obras de artistas como Basquiat, Hirst, Warhol y Picasso.

Como recuerda Bloomberg en su perfil del multimillonario francés, este generó todo un debate sobre el régimen impositivo en su país en 2012, cuando el gobierno de Bélgica informó que había solicitado la ciudadanía belga.

Pero un año después Arnault retiró la solicitud como "un gesto de mi apego a Francia y mi fe en su futuro", dijo entonces.

Un apego que ahora viene a expresarse en la prometida contribución del 2,4% de su fortuna para la restauración de la catedral de Notre Dame, uno de los símbolos más emblemáticos de Francia y su cultura.

Otras contribuciones

Los grandes magnates del lujo y la moda, sin embargo, no son los únicos que han comprometido recursos para la tarea.

La petrolera francesa Total ya prometió una contribución de €100 millones (US$113 millones).

Y según la Agencia Francesa de Prensa, AFP, entre los donantes de alto perfil franceses se destacan el inversionista Marc Ladreit y los magnates de la construcción Martin y Olivier Bouygues, con contribuciones de €10 millones.

La Fundación para la Herencia Francesa, por su parte, dice ya haber recibido promesas de donantes anónimos por el orden de 1,6 millones de euros y una colecta en línea organizada por un "parisino anónimo" a través de la plataforma Leetchi ya sumaba 20.000 euros al mediodía de este martes.

Y la voluntad de colaboración se extiende más allá de las fronteras, con la ciudad húngara de Szeged prometiendo 10.000 euros para la reconstrucción, en homenaje al apoyo que le prestó París luego de una inundación en 1879.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play