Escúchenos en línea

Préstamo de Irán es legítimo, replica Ortega a «ignorantes»

Managua. Agencia DPA. | 14 de Marzo de 2008 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega llamó "ignorantes" a líderes de la oposición que han cuestionado la legalidad de un millonario préstamo del gobierno de Irán para construir una central hidroeléctrica. Ortega salió al paso a las críticas del ex candidato presidencial del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) Edmundo Jarquín, quien dijo que la central hidroeléctrica Boboqué será construida con un crédito de 230 millones de dólares pero será propiedad de una empresa iraní. También el diputado liberal Francisco Aguirre, presidente de la comisión económica del Parlamento, criticó la "falta de información y transparencia" con que Ortega negocia convenios con gobiernos aliados, como el de Venezuela. "Aquí hay procedimientos donde se aprueban los financiamientos, van por los ministerios correspondientes y viene luego la firma del convenio. Están pecando de ignorancia quienes están hablando de esa manera", afirmó el mandatario. Según Ortega, los gobiernos de Irán y Nicaragua han estado buscando recursos para construir proyectos de energía renovable que ayuden a paliar el déficit energético en este país, subsanado temporalmente con plantas térmicas venezolanas. Antes de arremeter contra sus opositores, el mandatario dijo a periodistas que le "alegra la noticia sí así es", de que Irán otorgará al gobierno de Nicaragua un préstamo de 150 millones de euros (233,4 millones de dólares) para ejecutar ese proyecto hidroeléctrico, que generaría 70 megavatios de energía. "Realmente no tengo todavía esa buena noticia. Yo sabía que Irán estaba interesado en construir una planta hidroeléctrica, y si ya se consiguió el financiamiento, bendito financiamiento porque no queremos que se nos vaya la luz", comentó el líder sandinista. Desde Teherán se informó el pasado día 10 que un plan del Ministerio de Economía y Hacienda, en este sentido, fue aprobado durante una reunión del Consejo de Ministros. En la reunión, celebrada ese día, se decidió que el banco "Tosee-ye Saderat-e Iran (Banco de Desarrollo de Exportaciones de Irán)" se encargue de supervisar la devolución del préstamo, que será pagado por Nicaragua a diez años, con un interés de 5 por ciento. La Oficina para la Programación y la Supervisión estratégica de la Presidencia iraní tiene un plazo de dos semanas para la firma de un acuerdo con el mencionado banco sobre el préstamo. Ortega dijo que si bien ambos países andan buscando financiación para ese proyecto, desconoce sí se ha conseguido. De haberse conseguido, insistió Ortega, tendrá que ser ratificado por el Parlamento nicaragüense, controlada por la oposición. El ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, confirmó el pasado día 12 que Irán otorgará ese préstamo para la construcción de la hidroeléctrica, aunque no aclaró si será para el gobierno sandinista o inversionistas iraníes. Rappaccioli dijo que el crédito se pagará a diez años de plazo y con cinco por ciento de interés, condiciones que el opositor Jarquín considera mucho más onerosas que las impuestas por los grandes organismos financieros. El proyecto Boboqué, con una capacidad de generación de 70 megavatios de energía, se construirá sobre una presa hidroeléctrica sobre el río Tuma, en la norteña provincia de Jinotega. Nicaragua e Irán tuvieron relaciones diplomáticas durante el primer gobierno sandinista en la década de 1980. Tras 16 años de alejamiento, ambas naciones restablecieron sus nexos a inicios de 2007, tras el retorno de Ortega al poder.

Descarga la aplicación

en google play en google play