Escúchenos en línea

Insulza no quiere que OEA condene a Colombia

Managua. Por Marcio Vargas, agencia ANSA. | 16 de Marzo de 2008 a las 00:00
Un informe y proyecto de declaración de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la crisis andina originada tras una incursión el 1 de marzo de Colombia en Ecuador, fue obtenido el domingo por el corresponsal en Managua de la agencia italiana ANSA a pocas horas de la sesión el este lunes 17 en Washington. El informe, elaborado por el Secretario General de la OEA, el chileno José Miguel Insulza –según la versión obtenida por el representante de ANSA–, recomienda a los 34 miembros del organismo hemisférico que pidan a Ecuador que "reanude a lo inmediato relaciones con Colombia" rotas desde el 3 de marzo. Insulza, quien visitó Ecuador y Colombia en las últimas dos semanas junto con un grupo de técnicos de OEA, sugiere a los cancilleres –que se reunirán este lunes para conocer sobre la crisis– que nombre comisiones investigadoras y que garanticen una "relación de paz y amistad" en la zona entre Ecuador, Colombia y Venezuela. La crisis, provocada tras una operación comando de Colombia que liquidó a 25 personas en un campamento de guerrillas colombianas en territorio ecuatoriano –donde murió el negociador de las FARC, Raúl Reyes–, estuvo cerca de llevar a la guerra a Colombia con Ecuador y el otro vecino, Venezuela. Pero una reunión de países latinoamericanos miembros del llamado Grupo de Río, logró bajar las tensiones y permitir acuerdos que ahora deberán ser refrendados en la OEA, cuyos cancilleres se encuentran ya en Washington para la reunión de este lunes. La corresponsalía de ANSA en Managua que no dice cómo adquirió parte del informe de Insulza, asegura que el documento no contempla la palabra "condena" que demanda el gobierno de Ecuador para lo que consideran fue una "masacre" de guerrilleros colombianos y visitantes mexicanos en territorio ecuatoriano. Por otro lado, ANSA–NICARAGUA señala que hay "mucha desconfianza" en gobiernos como los de Venezuela, Ecuador e incluso de Managua, porque aparentemente Estados Unidos decidió enviar a la reunión de este lunes a John Dimitri Negroponte, calificado como un "halcón guerrerista" en la diplomacia norteamericana. Negroponte fue factor clave en la guerra que sufrió Nicaragua en la década de 1980, cuando se instauró aquí un gobierno revolucionario sandinista, que entregó el poder en 1990 tras perder elecciones generales frente a una coalición opositora apoya por Washington. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha acusado al presidente Rafael Uribe de Colombia de aliarse con Estados Unidos para tratar de desestabilizar la región e incluso derrocar a los gobiernos izquierdistas de Quito y Caracas. En la reunión del grupo de Río en República Dominicana, Correa aceptó la disculpas ofrecidas por Uribe, pero recientemente ha dicho que Washington pretende invadir militarmente la zona y acusó al mandatario colombiano de promover una campaña de desprestigio contra Ecuador. Uribe ha dicho que en el ataque a los guerrilleros colombianos en territorio ecuatoriano fronterizo, fueron capturadas unas computadoras que contienen información que revela vínculos de cooperación de Correa y del presidente venezolano Hugo Chávez, con los líderes de las llamadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). De hecho, en esos documentos que presuntamente no fueron manipulados por especialistas informáticos, aparecen vinculados guerrilleros de las FARC con gobiernos de varios países, incluido Nicaragua y hasta Costa Rica, adonde este fin de semana fue allanada una casa adonde supuestamente se alojaba Raúl Reyes cuando andaba de gira por Centroamérica. Los propietarios de la casa (ambos catedráticos universitarios que gozaban de mucho prestigio en San José) habían huido a Guatemala un día antes del allanamiento en San José y no hubo informes oficiales de las autoridades costarricenses sobre el hecho. En Colombia, medios de comunicación dijeron que los propietarios de la casa allanada están "escondidos actualmente en Nicaragua", pero todos los demás informes oficiales al respecto aseguran que huyeron a Guatemala, aparentemente tras ser avisados del allanamiento por alguna fuente desconocida. El presidente venezolano Chávez, por su parte, logró cierta distensión en conversaciones telefónicas con Uribe, aunque dijo hoy que Washington pretende volver a distanciar a los gobiernos de Bogotá y Caracas para "armar el conflicto y evitar la unidad de todos los hermanos latinoamericanos". Chávez además denunció que Negroponte aprovechará la reunión de la OEA este lunes para anunciar que "tiene pruebas" que la habría dado Uribe para enjuiciar al presidente de Venezuela y colaboradores ante la Corte Penal Internacional, de la cual Caracas es signatario. Incluso la maniobra de utilizar a esa Corte por países desarrollados, ha sido denunciada por los centroamericanos y el presidente Ortega dijo el viernes que primero deberían acusar a los países europeos por el genocidio y saqueo de la conquista en América, pues los crímenes de lesa humanidad presuntamente no prescriben. Opositores a Chávez dijeron en Bogotá que el mandatario venezolano "ha bajado su tono incendiario anticolombiano", por recomendaciones al respecto del convaleciente líder y ex presidente cubano, Fidel Castro, a quien visitó en días recientes en La Habana, quien la habría advertido sobre la posible acusación en la Corte Penal Internacional. En Managua, analistas independientes dijeron a ANSA que "lo que pasa aquí es que todos se han descubierto cositas feas, y que están involucrados en actividades ilícitas..., por ello tendrán que llegar a un arreglo en la OEA". Comentaristas citados por ANSA dijeron que "es cierto que miembros de anteriores gobiernos de Venezuela, Ecuador y otros" han colaborado con las FARC, pero al mismo tiempo el analista dijo que Chávez tiene en su poder información con pruebas que involucrarían al colombiano Uribe en "relación estrecha con paramilitares y con algunos crímenes graves de narcotráfico". El propio secretario general de la OEA, Insulza, sufrió una suerte de exabrupto ante periodistas que le asediaban hace unos días y dijo: "ya bien ustedes saben que detrás de todo esto hay mucho de cocaína y ese tipo de cosas". Pero Insulza negó posteriormente estas declaraciones y dijo que fue mal interpretado. Por su parte, el presidente nicaragüense Daniel Ortega, cuyo país quien mantiene un diferendo limítrofe con Colombia en el Mar Caribe –que está siendo dilucidado en la Corte Internacional de Justicia de La Haya–, dijo este fin de semana que ha propuesto a Estados Unidos ampliar la zona de vigilancia de lucha contra el narcotráfico en el mar Caribe. Ortega propuso una fuerza tripartita (Estados Unidos, Colombia y Nicaragua) para vigilar lo que ha sido corredor tradicional del tráfico internacional de cocaína, y que es donde quedan las zonas que son parte de los reclamos de Managua en la Corte de La Haya. Según Ortega, el patrullaje conjunto disminuirá tensiones, permitirá que pescadores de Colombia y Nicaragua trabajen con seguridad y tranquilidad "mientras esperamos el fallo de La Haya que establecerá el límite entre ambos países en el Mar Caribe". "De mi parte, el Mar Caribe debería ser patrimonio de todos los países con costas en él, que se borren fronteras, pero ni modo, estamos en la Corte de La Haya y ahí se definirá hasta donde llegan los verdaderos derechos de Nicaragua que han sido cercenados por Colombia", concluyó Ortega.

Descarga la aplicación

en google play en google play