Escúchenos en línea

Hora Cero para la OEA

Quito y Managua. Varias agencias. | 17 de Marzo de 2008 a las 00:00
La Organización de Estados Americanos (OEA) puede entrar hoy en coma irreversible. Si sigue obedeciendo las consignas del Departamento de Estado, como el viejo Ministerio de Colonias de Estados Unidos, seguramente morirá en poco tiempo. Pero tiene la oportunidad de vivir, si cambia. O se ajusta a los cambios mundiales y latinoamericanos. Para adoptar recomendaciones que permitan superar la crisis entre Colombia y Ecuador, los cancilleres de la OEA se reunirán este lunes en Washington luego de que el Consejo Permanente resolvió hace dos semanas que el operativo militar colombiano "constituye una violación de la soberanía" ecuatoriana. Además: Insulza no quiere que OEA condene a Colombia Cancilleres a reunión clave en Washington sobre conflicto en Suramérica y la OEA Ecuador pretende que la OEA condene expresamente este lunes la violación de su soberanía por parte de Colombia sin bajar el tono de sus críticas contra Bogotá y Washington por inventar todo tipo de triquiñuelas para vincularlo con la guerrilla de las FARC, cuyo líder Raúl Reyes fue muerto en territorio ecuatoriano, sin que el presidente Rafael Correa lo supiera. A pesar de que el presidente colombiano, Alvaro Uribe, pidió perdón por la incursión militar para bombardear un campamento de las FARC en Ecuador y se comprometió a no violar la soberanía de ningún vecino, Quito está insatisfecho a nivel diplomático y planteó a la OEA que condene el hecho. "Ojalá ese informe de la OEA sea contundente y no como siempre la OEA trate de contentar a los dos lados (...) Acá ha habido una agresión al suelo ecuatoriano y eso es irrefutable", declaró el sábado el presidente ecuatoriano, Rafael Correa. Entretanto, la canciller María Isabel Salvador manifestó que Quito aspira "obtener una condena por parte de la OEA por el hecho violatorio de la soberanía" el 1 de marzo y que mantiene rotas las relaciones con Bogotá. Los cancilleres del organismo analizarán un informe del secretario de la OEA, José Miguel Insulza, quien inspeccionó el área fronteriza del incidente, que dejó una veintena de muertos -incluidos cuatro mexicanos- y tres personas heridas, entre ellas otra mexicana. "Vamos a plantear la palabra condena" en la cita de cancilleres de la OEA, anotó Salvador, quien enfatizó que "vamos a insistir en la condena al hecho violatorio (de la soberanía entre Estados) como fue nuestra propuesta inicial". Empero el diario quiteño El Comercio indicó que la condena no figura en un proyecto sobre recomendaciones de la misión encabezada por Insulza, que esta semana visitó ambas naciones. "Ecuador no excluye el tema de la condena", expresó el embajador ecuatoriano ante la OEA, Efrén Cosíos, mientras que el representante colombiano, Camilo Ospina, anunció que el organismo pedirá el inmediato restablecimiento de las relaciones y verificará el cumplimiento de compromisos bilaterales sobre seguridad fronteriza. Correa también descalificó por "ridículas" las pruebas exhibidas por Bogotá para relacionarlo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), supuestamente obtenidas del computador de Reyes que el gobierno colombiano aseguró haber rescatado tras el bombardeo. "Este señor (Uribe) insiste con Estados Unidos en que nos quiere hacer cómplices (de las FARC) porque no le obedecemos. Vaya a mandar a su casa, aquí van a mandar los ecuatorianos", advirtió. Asimismo Correa solicitó al presidente estadounidense George W. Bush poner sus soldados en la frontera colombiano-ecuatoriana y admitió sus sospechas sobre un plan para sacarlo del poder. "Ponga usted míster Bush la sangre, los millones de dólares que le cuesta al pueblo ecuatoriano un conflicto que no es nuestro, pero ya déjese de doble moral, déjese de hipocresías", dijo. El jefe de Estado ecuatoriano aseguró que "no sería extraño que esto sea una campaña" para desestabilizarlo y "poner un gobierno títere que se preste al Plan Colombia e involucre al país en la guerra de Colombia". Canciller Santos optimista Aunque aseguró estar "algo optimista", el canciller nicaragüense Samuel Santos, declaró a Marcio Vargas, corresponsal de la agencia ANSA en Nicaragua, que en la reunión de este lunes, donde se deberá tomar una resolución sobre la crisis originada el 1 de marzo tras una incursión armada de Colombia en Ecuador, "podría haber problemas serios". Poco antes de partir el domingo hacia Estados Unidos para asistir en Washington a a reunión de cancilleres de OEA, Santos recordó que la semana pasada el Grupo de Río (de países latinoamericanos) logró de hecho resolver la llamada crisis andina entre Colombia, Ecuador y Venezuela, que también incluyó a Nicaragua por problemas limítrofes, y por solidaridad. Pero antes de la reunión del Grupo de Río en República Dominicana, el Consejo Permanente de la OEA había decidido nombrar una comisión que investigase las denuncias de violación a la soberanía de Ecuador por parte de Colombia. Insulza debe entregar el informe sobre el caso que estuvo cerca de provocar una guerra en la región, y según el canciller nicaragüense Santos, ese informe debería "mantener el espíritu que reinó en la cumbre del Grupo de Río en República Dominicana" que permitió bajar por completo las tensiones e incluyó la firma de un documento de compromisos de paz. "Yo soy optimista de que en la OEA se mantendrá ese espíritu de distensión, y quiero creer que así sea, porque de lo contrario se corre el riesgo de una fractura que podría ser fatal para el organismo hemisférico", agregó Santos. Santos recordó que en la reunión del Grupo de Río el presidente colombiano, Alvaro Uribe, pidió perdón a Ecuador y ofreció "darle la vuelta a la hoja" en su virulenta polémica sostenida desde semanas antes con los mandatarios de Ecuador y Venezuela, Alvaro Correa y Hugo Chávez, quien incluso había movilizado tropas ante un eventual conflicto armado con su vecino. Nicaragua, quien había roto relaciones con Colombia en solidaridad con Ecuador y debido a que Bogotá —según Managua— se niega a respetar una reciente resolución de la Corte Internacional de Justicia sobre un viejo diferendo limítrofe en el Caribe, recibió en la misma reunion del grupo de Río el compromiso de Uribe de arreglar la situación. "Pero mejor esperamos el lunes a ver cómo nos va..., te repito, yo quiero ser optimista aunque las cosas no se vean muy bien por ahora", concluyó el canciller nicaragüense Santos.

Descarga la aplicación

en google play en google play