Escúchenos en línea

Gobierno preocupado por Negroponte en la OEA

Managua. Agencia ANSA | 17 de Marzo de 2008 a las 00:00
La probable participación del controversial diplomático norteamericano, John Dimitri Negroponte, en la reunión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, es calificada como "preocupante y de mal augurio" por Nicaragua. En una breve entrevista con ANSA en Managua, antes de partir el fin de semana hacia Washington, el canciller nicaragüense Samuel Santos, dijo que la ausencia de la Secretaria de Estado norteamericana, Condolezza Rice, en la "crucial cita" en la OEA, y la anunciada presencia de Negroponte "parece un mensaje agresivo" de Estados Unidos, opinó. Santos recordó que Negroponte fue un funcionario "central y determinante" en la década de 1980 para promover una "agresión contrarrevolucionaria" contra el régimen de la izquierda sandinista que sufrió una guerra civil desde su trunfo insurreccional en 1979 hasta 1990, cuando el poder cambió de manos aquí tras unas elecciones generales. Los sandinistas intentaron en la década de 1980 establecer un régimen de corte marxista en Nicaragua, bajo el liderazgo del ahora de nuevo presidente de este país (para un período de cinco años desde enero de 2007), Daniel Ortega, quien perdió su intento de seguir en el poder en 1990 al ser vencido por en elecciones por una coalición opositora apoyada por Washington. "Negroponte tuvo su base de operaciones en Honduras, adonde estaban todos los campamentos de los guerrilleros fuertemente armados y respaldados por Washington que causaron la muerte de decenas de miles de personas en Nicaragua y la destrucción económica", recordó Santos a ANSA. El actual canciller del nuevo gobierno, ganado en elecciones por Ortega en noviembre de 2006, es un empresario sandinista considerado de izquierda "moderada", pero insiste en calificar a Negroponte como "un verdadero halcón de ultraderecha, agresivo, guerrerista y muy peligroso". Dijo Santos que Negropònte. en la reunión de a OEA adonde se tratará de finalizar una crisis entre Ecuador, Venezuela y Nicaragua frente a Colombia (tras una incursión militar colombiana en territorio ecuatoriano contra un campamento de descanso de las guerrillas de las FARC), "seguramente tratará de sabotear un arreglo justo". "Negroponte sólo entiende lenguaje de guerra y violencia imperial y es una señal muy mala de Washington que lo envíen a una reunion de la OEA adonde todos queremos lograr un acuerdo pacífico que culmine la crisis andina y permita avizorar un futuro de unidad latinoamericana", agregó Santos. En Washington, funcionarios de OEA consultados por ANSA vía telefónica desde Managua, revelaron el contenido de una propuesta de documento elaborada por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien visitó Ecuador y Colombia tras el ataque militar el 1 de marzo que dejo 25 muertos. El ataque tipo comando de Colombia en territorio ecuatoriano fronterizo, fue considerado como "una masacre sofisticada, cruel y antihumanitaria" por países aliados de Ecuador, y en la incursión murió el negociador de paz de las guerrillas colombianas FARC, conocido como Raúl Reyes. El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, aliado de Washington, dijo haber capturado algunas computadoras con información que vincularía a Venezuela y Ecuador (incluso a otros países como Costa Rica y Nicaragua) en apoyo a las FARC, lo que ha sido rechazado por Caracas y Quito. Sin embargo, la información, que presuntamente no es producto de manipulación de computadoras por especialistas informáticos, fue entregada por Uribe a la INTERPOL y a Washington antes de que en una reunión latinoamericana la semana pasada, la tensión dismiuyera y Colombia prometiera entregar a Venezuela y Ecuador los informes supuestamente de Raúl Reyes. Uribe prometió no utilizar esos "reveladores" informes para acusar al presidente venezolano, Hugo Chávez, ante la Corte Penal Internacional (CPI), como lo había anunciado Colombia en los primeros días de la crisis seguida del ataque en Ecuador. Chávez, posterior a la reunión de mandatarios latinoamericanos en República Dominicana, moderó su dicurso contra Uribe e incluso se encuentra mediando para reunir a los mandatarios de Nicaragua y Colombia y resolver un viejo diferendo limítrofe en el mar Caribe que ha creado roces y tensiones agravadas en las últimas semanas. Pero fuentes del gobierno de Nicaragua dijeron este lunes a ANSA que si bien Uribe mantendrá su palabra de no llevar el asunto de las computadoras a la reunión en la OEA, sí lo hará Negroponte y anunciará que Washington acusará a Chávez por "crímenes de lesa humanidad" en su apoyo a los "terroristas de las FARC", ante la CPI. La reunión de cancilleres de en la OEA, prevista a inciarse a mediodía y posiblemente terminar hasta este martes, incluye un problema adicional: en la propuesta de informe y documento a firmar por los cancilleres, elaborada por Insulza, Según la copia del texto de seis puntos obtenida por ANSA en Managua, no se menciona la palabra "condena" a Colombia por el ataque a territorio ecutoriano, adonde el presidente Rafael Correa asegura ocurrió una "verdadera masacre" en la que dos mujeres mexicanas sobrevivientes han testimoniado eso. Correa ha insistido en que no aceptará un documento que no "condene" a Colombia por el ataque al territorio venezolano con tecnología militar sofisticada y bombardeos de poderosos aviones de fabricación estadounidense. Un analista internacional nicaragüense explicó a ANSA que la palabra "condena" tiene una importancia especial debido a que en derecho internacional eso le permitiría a Ecuador, abrir un proceso judicial internacional contra Bogotá, si las tensiones persisten. "Es como una espada de damocles contra Uribe y por ello Colombia ha luchado con todo para evitar la palabra condena y que se utilicen otras como rechazo, que ya ha sido usada antes y está escrita en el informe preparado por Insulza y sus asesores", agregó la fuente a ANSA. Varios ex cancilleres nicaragüenses de gobiernos de derecha que gobernaron a Nicaragua entre 1990 y 2006, han coindido en que si Correa se mantiene "firme" en exigir la "condena de la OEA" a Colombia, el organismo hemisférico (que no incluye a Cuba, expulsada desde 1962) podría correr peligro de "resquebrajarse de manera grave". Aunque Venezuela, Nicaragua y Bolivia, aliados izquierdistas de Ecuador, han moderado su posición en los últimos días, se considera como "probable" que por un asunto de solidaridad "revolucionaria", estos países acompañen a Ecuador si el presidente Correa decide abandonar la OEA. Correa dijo durante una visita a Managua el 6 de marzo, que si la OEA "no condena de manera contundente la brutal agresión de Colombia a Ecuador", entonces, agregó, "tendremos que tirar al tacho de la basura" al organismo hemisférico en que Washington mantiene fuerte influencia. Asimismo, el presidente nicaragüense Ortega ha propuesto desde hace meses la creación de un organismo integrado sólo por países de America Latina y el Caribe, excluyendo a Estados Unidos "dado que Washington es una potencia mundial cuyos intereses no tienen nada en común con los intereses de los países del sur" del hemisferio. La propuesta de Ortega fue sorpresivamente apoyada por el actual presidente de México, Felipe Calderón, quien dijo que el llamado Grupo de Río, integrado por latinoamericanos y caribeños, podría ser la base para la creación de un organismo que le haga contrapeso a la OEA. "De todas formas, pienso que debemos esperar a lo que suceda en Washington este lunes y martes, aún y si al fin Washington envía a Negroponte en vez de Rice, para ver en qué termina esta crisis peligrosa", dijo finalmente el canciller nicaragüense Santos a ANSA.

Descarga la aplicación

en google play en google play