Escúchenos en línea

La matanza en el barrio Carlos Marx: una obra macabra del Cosep y sus tranqueros

Managua. Por Dick & Miriam Emanuelsson. Radio La Primerísima. | 16 de Junio de 2019 a las 12:24
La matanza en el barrio Carlos Marx: una obra macabra del Cosep y sus tranqueros

Managua, Nicaragua. Seis personas de tres generaciones de una familia fallecieron el 16 de junio de 2018 en un horrendo incendio en el Barrio Carlos Marx en Managua. Es catalogado como uno de los peores crímenes durante el conflicto del año pasado que comenzó con carácter reivindicativo político, pero rápidamente se convirtió en un intento de derrocar con violencia un gobierno elegido por el pueblo.

El caso de la quema/matanza de la familia Pavón fue también la mejor excusa por una tormenta de videos, crónicas, opiniones, editoriales indicando la responsabilidad todos hacia una sola dirección; al gobierno del presidente Daniel Ortega.

La sentencia contra el ex comandante guerrillero que lideró el derrocamiento de la dictadura Somocista fue de tal magnitud que incluso Donald Trump, el secretario general de la OEA Luis Almagro, los medios de comunicación y el arcoíris de organismos de DDHH financiados por EEUU condenaron “la brutal dictadura Orteguista”.

La histeria y el efecto psicosis de las masas, dos elementos fundamentales en la Guerra Psicológica elaborada por el Manual del sociólogo Gene Sharp, convertido por la CIA en un manual para “cambio de regímenes”, habían cumplido su papel, utilizando una tragedia humana terrible. Los fakenews llovían en centenares de miles por las redes sociales mientras nadie escuchaba o preguntaba a los sindicados y ni siquiera hacían la pregunta:

¿Quién tenía el control del barrio, sus calles internas y las dos carreteras principales al frente de la casa?

¿Era posible que la Policía Nacional de Nicaragua y sus unidades voluntarias pudiesen llegar al lugar por los hechos, como denunciaban los opinadores mencionados arriba?

Para cualquier periodista con el mínimo de experiencia y conocimiento del ABC del periodismo, estas dos preguntas son, no solamente lógicas sino obligatorias de hacer para poder comenzar a elaborar TODOS los elementos del dramático tema de la muerte de seis personas cuyas edades oscilaron entre cuatro meses a 46 años de edad.

Pero lo que vimos durante seis meses, desde el 16 de junio hasta el 22 de diciembre, cuando el terror y la tensión de los tres sobrevivientes comenzaron a alejarse, era todo lo contrario. No existía la racionalidad y menos cuestionamiento de las acusaciones contra el gobierno sandinista. Ni siquiera la izquierda internacional y sus medios entendieron que lo que estaban elaborando `los Hijos de Gene Sharp en Nicaragua´ era el más macabro fakenews.

Luis Alberto Pérez Olivas, Comisionado General de la Policía Nacional de Investigación Judicial y encargado del caso de la Casa quemada del Barrio Carlos Marx.

Nosotros llegamos el 28 de enero de 2019 al Barrio Carlos Marx. Sondeamos y exploramos algunas calles en la entrada al barrio y la parte atrás de la casa quemada de tres pisos. Un grupo de unos diez muchachos rápidamente se alejaron de nosotros y se metieron más adentro del barrio. Parece que no querían hablar con nosotros que veníamos con cámaras y micrófonos, justo para que nos distinguieran. Tampoco queríamos arriesgar a seguirlos, sabiendo que las pandillas eran los principales respaldos de los ´tranques´ (barricadas) el año pasado y que son peligrosas, tanto por la integridad física de uno como para los equipos de trabajo que llevamos.

Un negocio de lubricantes y accesorios de carros es el vecino de la casa quemada. Hablamos con un cliente que nos da la respuesta de la segunda pregunta arriba, la del control del barrio y su alrededor:

“Aquí había uno” (tranque), dice el dueño y señala con la mano hacia la primera entrada al barrio, en el lado izquierdo del negocio, aproximadamente 20 metros de la casa quemada.

– ¿Y allá, [a la otra dirección de las dos carreteras principales de cuatro filas que pasan al frente de la casa quemada], otro tranque de unos 200 metros?

“200 metros, sí”.

– ¿Y aquí [en las dos carreteras] no pasaba ningún tráfico?

“No, no pasaba ningún tráfico. Estaba todo cerrado”.

– ¿Los manifestantes tenían un control TOTAL por esta parte entonces?

“Todo, todo”.

– ¿Cómo es posible, entonces, que acusan a la Policía Nacional por haber incendiado la casa?

“No sé. Pero nosotros no acusamos a nadie, es peligroso por las personas. No opinamos en eso”.

– ¿Pero aquí (en la entrada) había un tranque?

“Si, ahí”, dice e indica nuevamente. “Ahí había una ´pipa´ (carrotanques para combustible) quemada”. Había tres ´pipas´ más al fondo (del barrio).

“No, no pasaba ningún tráfico. Estaba todo cerrado”, dice un cliente del negocio de lubricantes, vecino con la familia Pavón. FOTO: MIRIAM EMANUELSSON.

“Había un mínimo de 30 tranques”

En el testimonio que hizo la sobreviviente Janeth del Socorro Velásquez López, de 29 años, primero el 22 de diciembre ante el Juzgado de Nicaragua y la segunda vez ante los documentalistas de “Juventud Presidente”, dice lo siguiente:

“Cuando comenzaron eran filas de tranques. En ese barrio sobre esa pista [las dos carreteras al frente de la casa] había un mínimo de 30 tranques. Cuando alguien pasaba los perseguía; `¿de dónde sos?´. Le tenía que decir que era del barrio. Incluso cuando pasaba algún vehículo, ellos lo agarraban, lo atacan y robaban. Le robaban todo, quemaban el vehículo. Había un grupo de jóvenes que ellos eran los que mandaban en el barrio. Una muchacha que es  conocida como ´La Colocha´, pues ella era la que buscaba todos los motorizados”, relata Janeth del Socorro a los documentalistas “Juventud Presidente” en su documental sobre el incendio.

 

Los otros cuatro familiares dan los mismos testimonios, confirmando el carácter amenazante y ladrona de la líder de la pandilla del barrio. Incluso Daniel Pavón, que no se encontraba esa mañana en la casa dijo que La Colocha, ante él, su hermana Maribel y su mamá amenazaba de quemar la casa, seguido por unas innumerables vulgaridades.

La sentencia de muerte a la familia

En la cuenta de Facebook de los golpistas autollamados `Movimiento 19 de Abril-M19A´, escribe los autores el 14 de junio de 2018 a las 16.37 horas de la tarde, diez horas después del inicio del paro nacional, convocado por la oposición golpista, la siguiente amenaza contra la familia Pavón, declarándola prácticamente a un objetivo militar:

“Estimados señores. Ojo con ese viejo Oscar Manuel Velázquez Pavón. Estos sapos hijos de puta abrieron su negocio la casa de colchones hoy, son infiltrados orteguistas no apoyan el paro y se las dan que apoyan al pueblo. Ya saben que hacer a desaparecer a todos estos que apoyan a los sandinistas mierdas”.

Treinta y ocho horas más tarde cumpliría su objetivo.

Hay que tomar en cuenta el panorama político el 14 y el 16 de junio de 2018. Era lo que los analistas del conflicto del año pasado consideran como “el auge del intento de cambio de régimen”. La oposición sí estaba cada día más segura que el gobierno sandinista, si no entregaba el poder a un gobierno de transición de diferentes modalidades, pues sería derrocado por la presión.

El gobierno cumplió con su compromiso en el diálogo que había comenzado el 26 de abril de 2018 con la batuta de la Conferencia Episcopal, un hecho que el gobierno sin duda arrepintió por ser una cúpula católica que prácticamente tomó el liderazgo del intento de derrocar al gobierno sandinista. Uno de los compromisos del presidente Ortega fue encuartelar la Policía en su guarniciones o estaciones que rápidamente fueron rodeadas por nuevos tranques que en su totalidad llegó a ser aproximadamente 200 en todo el país, un país casi paralizado durante tres meses, causando, no solo para Nicaragua un daño que lo regresó al 2004, sino daños para el resto de la región centroamericana.

“La ofensiva final”

El 1 de junio de 2018, es decir 16 días antes de la quema de la casa en el Barrio Carlos Marx, en vista que la oposición de la derecha empresarial proyankiee olía victoria, fue publicado un manifiesto en las redes sociales con el sello del MRS, los traidores ex sandinistas que prácticamente era la Plataforma para la Toma del Poder Político en Nicaragua:

“Llamamiento al pueblo de Nicaragua a preparar la ofensiva final contra el Orteguismo” [1].

“Estamos claros que no hay otra solución que la renuncia de Ortega y su aparato de gobierno. ¡No podemos seguir esperando más! A esta situación debemos ponerle punto final, la cual sólo puede ser posible a través de la acción organizada del pueblo de Nicaragua en lucha por el derrocamiento y el desmantelamiento de los aparatos de poder de la dictadura orteguista”, enfatizó el manifiesto.

En su manifiesto de insurrección, los conspiradores pusieron varias fechas para el inicio de la ofensiva final contra el gobierno de Ortega:

“La siguiente fase arranca a más tardar el 15 de JUNIO, fecha en que se concluye el plazo dado al Diálogo Nacional por la Comisión Mediadora y finalizar las expectativas de esta vía, pasando a la profundización del Paro Nacional Activo y Combativo con la auto-organización de los sectores populares, principalmente en Managua, lo que será el mantenimiento de posiciones”, escribieron los autores que firmaron la convocatoria en nombre de `Comités de Resistencia Ciudadana´.”

Las tareas que proponen los mencionados comités están acorde con el Manual de golpes de estado de Gene Sharp en cinco etapas. Se trataba de:

“Paralización general del transporte a través de tranques generalizados en todo el país y barricadas en cada barrio”.

“Tomas de rotondas, centros de reunión comunitaria, parques y universidades hasta que se alcance el derrocamiento de la dictadura orteguista”.

“Implementación de la defensa de cada punto de lucha a través de las brigadas de autodefensa popular”, es decir, una oposición paramilitar armada para hacer fragmentar a la policía y al ejército del país, pero también a los militantes experimentados del Sandinismo, odiados y temidos por la oposición porque son los cuadros sandinistas más convencidos que luchan con la consigna ¡“Patria Libre o Morir”!

El Llamamiento contrarrevolucionario también allana el camino para crear una “Junta Patriótica de Gobierno Provisional”, expresó el Llamamiento de Insurrección.

El terrorismo opositor se apoderó a Nicaragua durante tres meses, del 19 de abril-medio de julio 2018. Su verdadera base social era el empresariado, la derecha política, los traidores del sandinismo agrupados en MRS y el imperio del norte.

Ofensiva final el 27 de junio

Paso a paso, la lucha contra el gobierno se intensificaría:

“La fase final, si no se ha alcanzado antes, concluye con la marcha nacional desde todos los puntos del país hacia El Carmen (la sede del Frente Sandinista y del presidente Daniel Ortega) y la instauración definitiva de la Junta Patriótica de Gobierno Provisional. La fecha prevista será para el 27 de junio, en vez de repliegue táctico (como en junio de 1979 hacía Masaya) será la Ofensiva Final contra la Dictadura orteguista”.

Conclusión: El mes de junio fue quizás el más duro para el gobierno sandinista y el cronograma y el orden de las tareas opositoras, fecha por fecha, indicaban que se escalaba el conflicto en vez de llegar a un acuerdo en el Diálogo.

El 14 de junio se cumplió un paro nacional que fue casi total, aunque el movimiento popular y sindical lo rechazó. Para la familia Pavón fue un día duro, y según los sobrevivientes Óscar Manuel Pavón, la cabeza de la familia fue amenazado por los tranqueros por no querer cooperar con dinero, y les decía “que no es la forma de hacer las cosas”.

Ese día fue publicado la sentencia de muerte en Facebook en contra él y su familia.

El Centro de Operaciones Golpistas

El Barrio Carlos Marx está ubicado 700 metros de la UPOLI, la Universidad Politécnica de Nicaragua. La Upoli fue el Centro de Operaciones Golpistas desde el 19 de abril. En su alrededor fue prácticamente imposible a transitar por la cantidad de barricadas levantadas y por el hecho que la policía estaca acuartelada.

Un mapa que ilustra cómo era imposible para la policia nacional de llegar a la casa de la familia Pavón en el Barrio Carlos Marx por los por lo menos cuatro tranques en la carretera principal donde se ubicaba la casa. 700 metros del barrio se encuentra la UPOLI donde el control opositor era total desde el 19 de abril. De ahí salieron pandilleros para robar, matar y secuestrar a sandinistas.

Ya pasando el 14 de junio y el Paro Nacional llegó “el 15 de junio, fecha en que se concluye el plazo dado al Diálogo Nacional por la Comisión Mediadora y finalizar las expectativas de esta vía”, según el Plan Golpista, es decir romper el diálogo a irse a “la Ofensiva Final” para tumbar al gobierno de Daniel Ortega.

Este es el ambiente de guerra y de terror que se vivía en esos días en Managua cuando el reloj llegó a las 05.30 de la madrugada el 16 de junio. Francisco Javier Pavón escuchó el primer golpe al portón cuando estaba bañando para comenzar el trabajo de colchones en la planta baja. Los golpes sacudían la casa y se escuchaba explosiones y comenzó a subir el humo y el calor que a final terminó con seis seres humanos.

Cómo fue la quema de Radio Ya y Radio Nicaragua

Hablamos con Luis Alberto Pérez Olivas, Comisionado General de la Policía Nacional de Investigación Judicial y encargado del caso de la Casa quemada del Barrio Carlos Marx.

“Ese día nosotros, de acuerdo a lo que la gente nos comenta y la entrevista que logramos recoger en este expediente, dice e indica al paquetazo de varios miles de folios de la pre investigación, refiere que se presentaron un grupo de aproximadamente a unos 300 elementos de los diferentes lugares. Llegaron golpeando, tratando de abrir ese portón, que era de metal. Pero ante la imposibilidad de subirlo totalmente lanzaron dos bombas molotov, que es una bomba que lleva pólvora pero también tiene la mezcla de gasolina lo que inicia el incendio con facilidad”.

– ¿Cómo hicieron con la quema total de `Tu Nueva Radio Ya´ y Radio Nicaragua, esa combinación de gasolina y pólvora?

“Exactamente”, responde el Comisionado.

El 30 de Mayo de 2018: `Tu Nueva Radio Ya´ en llamas después que el terrorismo opositor la atacó con las mismas bombas que utilizarían 18 días después a la casa de la familia Pavón en el Barrio Carlos Marx. En la radió, que era rodeada por todos los lados, laboraban 21 periodistas y trabajadores en el momento, que de puro milagro lograron salvar la vida en su huida.

El golpe de estado en Venezuela 2002

¿Qué ganaría el gobierno sandinista y el presidente Daniel Ortega de ejecutar una acción tan bestial como erradicar toda una familia? La respuesta a esa pregunta es fácil de responder por que la oposición tendría todo de ganar de punto de vista políticamente para acelerar el aislamiento nacional e internacional del gobierno sandinista.

Un caso paralelo es el preludio del golpe de estado en contra el presidente Hugo Chávez en Venezuela, el 11 de abril de 2002. Fue acusado de masacrar a la marcha opositora. Los medios de comunicación nacional e internacional fueron, como el caso de Nicaragua totalmente serviles para presentar a Chávez como el cruel asesino que masacraba a los manifestantes desarmados y pacíficos. Fue cuando un equipo de documentalistas irlandeses al año siguiente logró desenmascarar el montaje de los francotiradores que eran de la policía metropolitana, controlada por la oposición de Caracas.

Con el gobierno sandinista ha pasado igual, aunque todos los montajes como el “Día de la Madre”, “La Marcha de las Flores”, etcétera han sido revelados y desenmascarados últimamente por el excelente equipo de colegas nicaragüenses llamado Juventud Presidente.

El más cruel fakenews

Con el Fakenews de la quema de una familia de seis personas, en donde el más joven, un bebé de solo cuatro meses y que fue fotografiado muerto solo con sus pañales, pues cualquier ser humano se conmueve profundamente y comienzan las emociones contrarias a un gobierno que utiliza esos métodos para combatir una oposición que dice ser “autoconvocada y pacífica”.

La tragedia del año pasado fue utilizada hasta el extremo, creyendo que nadie lo descubriría el montaje. Por eso habría que sacar los sobrevivientes del país. Y ahí entró en la escena Cenidh, El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, un organismo ciegamente antisandinista. El funcionario de Cenidh, Gonzalo Carrión llegó incluso ANTES que los bomberos al lugar por el incendio esa misma mañana y ahí, ante la prensa declaró al gobierno y la policía como responsables del crimen.

“Cenidh tomó a los a las personas que están ahí, las secuestra y la lleva a un lugar con el fin de que nosotros no pudiéramos tener acceso a obtener la información veraz de lo que ocurría. Y no sólo eso, sino que le inculcaron qué es lo que tenían que decir. Nos comentaban las personas que sufrieron o que son víctimas de esto de que ellos tuvieron que escaparse para poder salir del lugar. Porque no les permitían salir. Y así como nosotros llegamos a ella logramos sus declaraciones donde nos manifestaron realmente qué fue lo que ocurrió, donde reconocen que la policía jamás estuvo ahí”, subraya el Comisionado Pérez.

Cenidh: “Asilo a cambio de una confesión”

“La gente de Cenidh les había ofrecido a los sobrevivientes, que a cambio a su confesión, como ellos indicaban, serían beneficiados con visa o a EEUU o hacia Costa Rica. De manera que ellos en ningún momento, sobre todo, dijeron, pensaba más en su  familia y no aceptaron su propuesta. Pero lo cierto es que se estableció objetivamente, que la acción de los delincuentes estuvo orientada específicamente a ellos [para quemar la casa] y como un elemento de venganza por su no disposición [de apoyar al paro]. Que no existiera un policía en el lugar”.

– ¿La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también ha llegado al fondo con todos estos elementos investigativos (la investigación elaborada en varios miles de folios)?

“Lógicamente no les gusta revisar los expedientes [del caso del Barrio Carlos Marx]. Porque se encontraría con estos fenómenos que esto contradice lo que ellos dicen”.

Los asesinos ya están libres

Los sindicados, detenidos y prófugos ya pueden sentirse tranquilos. El gobierno cumplió su parte ante los acuerdos firmados en el Diálogo que comenzó en el mes de marzo, año en curso. Una parte de esos acuerdos es liberar a todos que fueron detenidos, enjuiciados y condenados por sus crímenes, como el Caso de la quema/matanza en el Barrio Carlos Marx, el 16 de junio de 2018. Ya andan libres pero bajo la condición de no reincidir nuevamente en terrorismo. En el caso de la quema de la familia fueron acusados por “asesinato agravado, incendio, terrorismo y otros delitos”.

¿Será justo que los asesinos materiales y sus cómplices en los medios de comunicación, las ONG´s, u otros personajes que son los autores intelectuales andan como cualquier ciudadano en libertad en la calle?

Pues, no le toca a un reportero sueco o camarógrafa hondureña de opinar, aunque tenemos opiniones, sino el pueblo de Nicaragua, que ha sabido antes de la historia tomar las decisiones correctas.

El Caso del Barrio Carlos Marx nos enseña, sobre todo los periodistas que las emociones son importantes pero que la elaboración de TODOS los elementos es necesaria para no ser utilizado como una “presa barata” al servicio del Plan del Imperio. Por algo estrenó John Bolton su frase sobre “La Troika de la Tiranía”.

Los muertos:

Oscar Manuel Velásquez Pavón, 46 años

Maritza del Socorro López Muñoz, 46 años

Alfredo Manuel Velásquez López, 22 años

Mercedes de los Ángeles Raudez Álvarez, años

Daryeli Osmary Velásquez Raudez, 3 años

Matías Eliseo Velásquez Raudez, 4 meses

Tres personas lesionadas:

Janeth del Socorro Velásquez López, 29 años

Francisco Javier Pavón, 30 años

Maribel de los Ángeles Velásquez López, 14 años

Dos personas están detenidas (ahora libres):

Amílcar Antonio Cortez Báez, alias el Condoro

Karla Vanessa Matus Méndez, alias La Flaca

Personas prófugas en Costa Rica (con derecho de regresar ahora):

  1. Rolando Leonel Briones Arévalo (alias cara de Gato).
  2. Oscar José Giovanny Jaime.
  3. David Enrique Vellorín y/o David Enrique Vellorín Mayorga (alias Chibolón).
  4. Johnson Tonytyu Merlo Sevilla. (fallecido)
  5. Shirley Mayerling Perez Castellón (alias La Colocha)
  6. Alias Firulay.
  7. Alias el Grillo.
  8. Otros.

Descarga la aplicación

en google play en google play