Escúchenos en línea

Fenosa se queja de la furia popular

Agencia EFE | 17 de Agosto de 2006 a las 00:00
La fustigada empresa Unión Fenosa se batió a la defensiva en relación con la crisis energética y subrayó las culpas del gobierno por la lamentable situación nacional. El consorcio español recordó que la coyuntura crítica en el país centroamericano también ha sido provocada por las faltas de pago del gabinete del presidente Enrique Bolaños. Este caos energético se debe a que el gobierno de Bolaños no cumple sus obligaciones con la distribuidora, y por ende la firma europea se llena de deudas con las generadoras, comentaron voceros de la compañía. No obstante, representantes de Unión Fenosa aclararon que la crisis ya está pasando gracias a la compra de electricidad en Guatemala, entre otras alternativas. Además se reportó la reconexión de varias plantas proveedoras estatales, un hecho que ayudó a disminuir el déficit de la demanda desde 140 hasta 30 megavatios, recordó la radio local. La transnacional aclaró que las fallas en el abasto de agua no son de su competencia, pero sí de una agencia del gobierno nicaragüense, entidad que también le debe dinero a la corporación ibérica. Fenosa denunció este viernes que sus brigadas de reparación de averías en el servicio no pueden realizar su trabajo porque no tienen seguridad ante amenazas de la población. La institución indicó en un comunicado que más de 400 solicitudes de servicios "no han podido ser atendidas debido a que personas que se dicen 'defensoras de los consumidores' no dejan hacer las reparaciones en las redes" del sistema eléctrico de Managua. La fuente agregó que las labores diarias de sus brigadas se han visto "entorpecidas" en los últimos días por falta de seguridad ante amenazas de esos "defensores de los consumidores", lo cual ocasiona un perjuicio "serio a los ciudadanos". Unión Fenosa instó a sus casi 400,000 clientes en Managua a apoyar a sus operarios, "cuya única misión es restablecer el fluido eléctrico en aquellos lugares donde se han reportado averías en la red eléctrica". Cientos de pobladores de diferentes barrios de Managua han protestado por la escasez de agua potable y el servicio de energía eléctrica que sufren desde hace quince días el país. Las protestas se recrudecieron el martes pasado, cuando cientos de vecinos se tomaron a la fuerza algunas sucursales de las empresas administradoras de los servicios de agua potable y energía eléctrica. Un día después los manifestantes ocuparon a la fuerza la sede del Instituto Nicaragüense de Energía (INE, ente regulador) y rompieron portones y dañaron la infraestructura. El jueves, un grupo de trabajadores irrumpió por sorpresa en un hotel capitalino cuando el presidente Enrique Bolaños, participaba en un acto oficial, para exigir el retiro de Unión Fenosa, por los racionamientos y la escasez de agua. La empresa española anunció el jueves la disminución de los apagones que se registran desde hace varias semanas en Nicaragua ante la reducción en el déficit de generación de energía.

Descarga la aplicación

en google play en google play