Escúchenos en línea

Miles retornan a Costa Rica

Managua. Por Luis Felipe Palacios, ACAN–EFE. | 27 de Marzo de 2008 a las 00:00
Miles de nicaragüenses que residen en Costa Rica, en su mayoría por razones de trabajo, y que pasaron las vacaciones de Semana Santa con sus familiares en su país, han realizado esta semana un masivo éxodo hacia la vecina nación del sur. Las filas han copado, desde el lunes pasado, la calle donde está situada el Consulado de Costa Rica en el nuevo centro de Managua, donde los nicaragüenses, con 20 dólares en la mano, se aprestan a pagar la visa en busca de su "sueño", que es mantener o conseguir un trabajo en ese país. En el Consulado de San José en Managua se otorgaron 5.442 visas a nicaragüenses entre el lunes y miércoles pasado, dijo a Acan-Efe Mario Charpentier, funcionario costarricense. En tanto, la Dirección General de Migración y Extranjería informó de que el flujo migratorio en Nicaragua se incrementó 84 por ciento en relación con el año anterior, durante la Semana Santa. En esa temporada ingresaron y salieron del país 133.963 personas entre nacionales y extranjeros, según Migración y Extranjería. El puesto de mayor afluencia fue el de Peñas Blancas, fronterizo con Costa Rica, con 56.437 servicios, subrayó la fuente. Jessy Amador Jarquín, oriunda de Managua y quien llegó acompañada con su pequeño hijo al Consulado de Costa Rica, es una de las que viaja por primera vez a la vecina nación del sur. El motivo, afirmó a Acan-Efe, es visitar a una tía suya que vive en Costa Rica, "pero si me aparece una oportunidad de trabajo, pues me quedo". "Dicen que allá (Costa Rica) pagan mejor. La verdad que aquí, en Nicaragua, nada componen, pagan muy poquito, y yo quiero ganar más para comprar mi casa. Ese es mi sueño", comentó Jarquín, una madre soltera que tiene a ocho de sus familiares trabajando y viviendo en Costa Rica desde hace nueve años. Víctor Manuel Urbina, un campesino originario del municipio San Lorenzo, provincia de Boaco, dijo que en su caso viaja a Costa Rica por tres meses, también por razones de trabajo y poder mantener a su numerosa familia integrada por ocho miembros, incluido a su esposa y seis hijos. Agregó que desde hace cuatro años viaja a Costa Rica, por tres meses, para trabajar en el corte de piña, luego regresa a Nicaragua a un trabajo propio en el campo que le deja menor cuantía salarial. Aquiles Peralta Mendoza, del municipio de Muy Muy, departamento de Matagalpa, es otro campesino que hacía fila en el consulado para viajar a Costa Rica junto a su esposa y uno de sus cuatro hijos. Él y su familia trabajarán en los huertos de chayote en los campos costarricenses, donde les han asegurado un mejor salario que el que pueden tener en su país. Todos viajan llenos de ilusión, en busca de un "sueño", aunque también con el dolor de ver partir a un ser querido hacia otro país. Según diversas fuentes, en Costa Rica viven de 500.000 a 800.000 nicaragüenses, legales e ilegales, quienes se desplazan hacia ese país buscando mejores oportunidades debido a los altos índices de desempleo y pobreza en Nicaragua. La mayoría de inmigrantes nicaragüenses trabajan en Costa Rica limpiando casas, sembrando frutas y verduras, pegando ladrillos o de guarda de seguridad. Y este año no hacen la excepción de visitar a sus familiares en su país durante unas vacaciones, para luego retornar a Costa Rica en busca de su "sueño", un trabajo con mejor salario.

Descarga la aplicación

en google play en google play