Escúchenos en línea

Nicaragua regala cadáveres... a estudiantes salvadoreños

San Salvador. Por Eric Lemus, BBC Mundo. | 27 de Marzo de 2008 a las 00:00
Un vacío de ley en el Código de Salud obligó a la principal escuela de medicina del país a importar cadáveres provenientes de Nicaragua, a pesar de que éstos no faltan en El Salvador. Este país centroamericano sufre una ola de violencia que al día cobra un promedio de 10 muertes, según el balance hecho por las autoridades. De hecho, hasta el 18 de diciembre de 2007, la Policía Nacional Civil, PNC, registró un total de 3.370 homicidios. Hace dos años, la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de El Salvador, UES, junto a otros cuatro centros privados de educación superior, solicitaron reformar el Código de Salud para autorizar a los hospitales a donar los cuerpos de aquellas personas cuyos cuerpos no hubieran sido reclamados por familiares. "El problema surgió a raíz de la aprobación de una nueva normativa en nuestro país hace más de doce años", explica a la BBC el vicerrector académico de la UES, Miguel Ángel Pérez. "Con estas leyes, prácticamente se le impide al sistema nacional de salud, el donativo de los cadáveres para hacer estudios en la universidad", agrega. La normativa abolió el artículo 99 del antiguo reglamento de hospitales nacionales. Hasta hace diez años, esa ley secundaria era el asidero del que se aferraba el Alma Máter para abastecer los laboratorios de anatomía con los cuerpos necesarios. "Se permitirá a la Facultad de Medicina, para los trabajos de disección y medicina preparatoria, la utilización de los cadáveres de los fallecidos no reclamados veinticuatro horas después de su muerte", decía el texto. Pero cuando las cosas cambiaron, los laboratorios de medicina se quedaron sin esa opción. "Los cuerpos con los que nosotros disponemos ya tienen bastante tiempo de utilización, entre 12 y 14 años", dice a la BBC la decana de la Facultad de Medicina, Fátima de Zúñiga. «Gracias Nicaragua» Un acuerdo interuniversitario entre la UES y la escuela de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, de León, propició el donativo de dos cadáveres "nuevos" y las partes de otro. "A través del Movimiento Social de Integración Centroamericana, el MOSICA, surgió la necesidad de colaborar en una fortaleza que la UNAN tiene y en una debilidad nuestra", dice el vicerrector Pérez. En un país donde no faltan las víctimas por la espiral de violencia, que los estudiantes de medicina no tengan "material de estudio" es una paradoja. Los diputados de la Asamblea Legislativa aprobaron por unanimidad la reforma al Código de Salud, por medio del cual se avala a los hospitales a donar cadáveres a las universidades para fines de docencia e investigación. El diputado por el partido Alianza Republicana Nacionalista, ARENA, Enrique Valdez, explicó a la BBC que la ley es clara. "No podrán ser utilizados cadáveres que hayan sido producto de muerte violenta, de accidentes, o de enfermedades infecto contagiosas graves que puedan complicar y generar una epidemia en el país", dijo a la BBC. La medida fue bien recibida por el Alma Máter salvadoreña. Al cementerio municipal La Bermeja van a parar los cuerpos de alrededor de 40 desconocidos al mes, víctimas de la ola de violencia. "Esos cadáveres son de indigentes o de personas asesinadas, y son enterrados bajo el concepto de cuadros pobres de solemnidad", dice Oscar Kativo, jefe de enterramientos del camposanto, mientras hojea el Libro de Registro de Cadáveres. En el documento aparecen enlistados tanto los muertos identificados, como los desconocidos, a quienes se les clasifica con doble N, que significa "ninguna nota". "Entre las víctimas predomina el sexo masculino sobre el femenino. Y las edades de los hombres oscilan entre los 14 y los 30 años de edad. Eso significa que en el país vamos quedando los viejos y las mujeres", dice Kativo con ironía. Aunque las escuelas de medicina cantaron victoria, no basta con la aprobación a la reforma legal en el Congreso. Ahora resta que el trámite burocrático siga su curso, de modo que las facultades deben esperar varios meses para disponer de los cuerpos donados por los hospitales, como fue en el pasado. Mientras tanto, el convenio entre las dos universidades seguirá en marcha. "Nosotros hemos gestionado por ahorita seis y queda abierta la participación en los convenios de modo que esto se pueda ampliar", dice el vicerrector académico. Así que por muy surrealista que parezca, un país con una elevada tasa de muertes, seguirá importando cuerpos desde Nicaragua.

Descarga la aplicación

en google play en google play