Escúchenos en línea

Falta una reforma tributaria. Discurso de Daniel el 31 de marzo

Managua. Radio La Primerísima. | 31 de Marzo de 2008 a las 00:00
Muy buenas noches, [email protected] compañ[email protected], mé[email protected], especialistas, trabajadores de la Salud; Compañera Claudia Ruiz, Enrique Beteta, Rigoberto Sampson, Roberto López, Guillermo González, Gustavo Porras, Francisco Guzmán y Hugo Argüello. Hemos escuchado prácticamente a todos los compañeros, sólo faltarían Francisco y Hugo... algo nos podrán decir ¡claro que sí! Hermanos nicaragüenses, familias nicaragüenses que están pendientes de estos encuentros, por la radio y la televisión, quiero darles la bienvenida a esta Casa de los Pueblos. Se ha abierto esta Casa para los trabajadores, los campesinos, los estudiantes, los empresarios, las mujeres, la juventud, los maestros, para todos los nicaragüenses. Esta Casa fue construida como Casa Presidencial, para uso del Presidente, para las reuniones del Presidente con los Técnicos, Ministros, Asesores, Embajadores, que en estos mismos sitios, en estos locales, no en reuniones tan grandes como éstas, sino que, en reuniones clandestinas, reuniones de cúpulas decidían la suerte del pueblo nicaragüense. Aquí se decidían las políticas sociales, de salud, de educación, la política productiva; aquí se decidía la suerte de la soberanía de nuestra Patria... claro que no era para bien de los nicaragüenses, ni para bien de nuestra Patria. Aquí se continuaron articulando y desarrollando las políticas neoliberales; esas políticas que cobraron cuerpo a partir del año 1990, y que se empezaron articular en la Casa de gobierno, que fue el asiento del gobierno Revolucionario en 1979, lo que quedó de aquel gran edificio del Banco Central después del terremoto, que quedó reducido a 4 pisos. Luego decidieron construir este palacio, para uso y disfrute de los que gobernaban nuestro país, al servicio de los intereses de una minoría transnacional y, por lo tanto, de una minoría nacional. En este sitio se fue afinando, articulando, la aplicación, la ejecución de esos programas neoliberales. Nosotros tuvimos la oportunidad de estar en algunas ocasiones en este sitio, Gustavo también estuvo en algunas ocasiones, talvez habrá venido el Licenciado Guzmán también en otras ocasiones, no para hablar de la forma en que estamos hablando aquí; no acompañado Gustavo de los trabajadores de la salud; ni acompañado el Rector, por los estudiantes. Eran delegaciones pequeñas, ni para discutir si se reconocía o no el 6%, en medio de aquellas luchas que se libraban en las calles. Aquí, Gustavo, igualmente para discutir y debatir sobre las políticas que se venían imponiendo en contra del pueblo nicaragüense, en el campo de la salud, y, donde se utilizaba como instrumento a la Institución, al Ministerio de Salud y se querían utilizar, de hecho se utilizaban como instrumento, en contra de su voluntad, a los médicos, a las enfermeras. Así como se utilizaba a la Policía para lanzarla en contra de los estudiantes, en contra de la voluntad de la Policía ¡estoy seguro! Aquí veníamos a discutir en algunas mesas de diálogo, que se abrían para tratar de persuadir al gobierno de no estar entregándole el país al imperio del capitalismo global, a la tiranía del capitalismo global. Porque esa es la verdad, el imperio yanqui es la cabeza, pero el imperio va más allá de los Estados Unidos, son todos los países desarrollados que tienen una larga historia de colonialismo, de expansionismo, de imperialismo, en contra de los pueblos africanos, latinoamericanos y asiáticos, disputándose entre ellos esa dominación. Aquí mismo en Nicaragua, hemos sido víctimas de las contradicciones del imperio español y del imperio británico cuando llegaron a nuestras tierras. Luego entró el imperio yanqui a disputarle al imperio español y al británico. Claro que todo esto que se debatía en estas salas, en estas oficinas, la realidad es que yo recuerde un sitio como éste, nunca estuvo con tanta gente. Un sitio que se llenaba ahí al centro, el área de prensa, hacia la derecha, donde llamaban a todo el Gabinete y a los Embajadores para anunciar medidas en contra del pueblo; para dar a conocer algunas decisiones, algunos acuerdos que tomábamos con el Presidente para buscar un poco de tranquilidad en el país, después que parecía que el país entraba en una situación de crisis política, que indiscutiblemente se iba a agregar a la crisis social. La distribución de la riqueza es el problema Mucho se debate acerca de que primero hay que crear riquezas y que al hacerlo se va a poder distribuir esa riqueza. Pero es que el mundo, la humanidad, ha sido testigo de creación de riquezas... ¿qué fue el Imperio Romano? ¿Qué fue el Imperio Bizantino? ¿Qué fueron los imperios europeos, sino modelos repetidos de creación de riquezas? ¡y claro que se creó, se acumuló riqueza! Pero ¿cómo se distribuyó? ¡Ahí está el problema...! El Imperio Romano tenía muchísima riqueza, pero ahí estaban, desde los esclavos hasta las capas más empobrecidas, en medio de aquella riqueza. Los imperios europeos crearon riquezas a costa del saqueo y la esclavitud de pueblos enteros. Crearon riqueza, que sirvió para que ellos fuesen avanzando hasta convertirse en países desarrollados pero, ¿dónde quedaron aquellos donde estaba toda la riqueza que ellos saquearon? ¿Dónde quedaron los pueblos africanos, los pueblos latinoamericanos, asiáticos, los que generaron la riqueza, a los que se les robó la riqueza? Quedaron totalmente todos rezagados, empobrecidos, oprimidos, explotados. Aquí en Nicaragua se ha creado riquezas ¡claro que se ha creado riqueza! Pero el problema es cómo se distribuye. Se dice que para que pueda haber salud para el pueblo, tiene que haber riqueza material... ¿cómo lograr que el capital esté dispuesto a renunciar a una parte de sus utilidades, para contribuir al desarrollo de la salud? Nos pueden decir, tenemos programas. Ahora en estos tiempos, las empresas o algunas empresas capitalistas, crean programas de salud; pero no son más que programas para vender más sus productos, que les permiten acumular más riquezas; que les permiten contar con más utilidades y quitarse la mala imagen de que son acaparadores, acumuladores de riquezas, y dicen no, nosotros estamos brindando incluso, un servicio social que no lo brinda el Estado. Neoliberalismo desmontó el Sistema de Salud Esa es parte de la estrategia del modelo neoliberal que se empezó a establecer en nuestro país a partir del año 1990, y se vino estableciendo, se vino constituyendo, apostando a la desintegración del Sistema de Salud. Desintegrando el Sistema de Salud, se desintegran también los valores y, estoy seguro que muchos médicos, formados y forjados del año 1979 a 1990, que tenían ética, moral, dignidad y solidaridad, cuando se vino a imponer la privatización de la Salud, los arrastró también la privatización de la Salud. El modelo privatizador tenía como objetivo privatizar la conciencia del ser humano. Ese es su principal y fundamental objetivo; anteponer como algo normal el egoísmo, frente a la solidaridad, que resulta algo extraña. Pero cuando ellos hacen sus promociones, donde están aportando algo en el campo de la salud, de la educación, ¡ellos sí son solidarios! Y no están haciendo nada más que una inversión, para ganar simpatía ante la opinión pública y de hecho, lo que están haciendo es reafirmando o tratando de reafirmar el desmontaje del sistema solidario de la Salud. El Sistema de Salud no sirve, porque lo desmontaron ellos mismos. Los gobiernos, al servicio de sus intereses, lo desmontaron y por lo tanto, el Sistema de Salud no sirve. ¿Culpa de los Ministros? ¡No! Simplemente se ha cambiado el modelo, se ha privatizado. ¿Culpa de los médicos, de las enfermeras? Tampoco. Simplemente se impuso la destrucción del modelo. Entonces, ¿quiénes son los salvadores de la Salud? ¿No son los médicos, que en medio de esas condiciones terribles de 1990...? y todavía hay condiciones difíciles, porque las hemos heredado. ¿No son los médicos que, en esas condiciones terribles, sin los materiales mínimos para poder atender un paciente, hacían el máximo esfuerzo por salvarle la vida al paciente o por curarlo? ¿No son esos médicos los que practicaban la solidaridad? No, ¡eso no servía! O sea, la campaña dirigida a destruir el sistema de servicio de Salud Pública, ¿para qué? Para instalar el servicio de Salud Privada. Ahí está el fondo de esta batalla y ahí destaca, como señalaba el Ministro, la conciencia, la firmeza, el espíritu de lucha de la Federación de Trabajadores de la Salud (FETSALUD). El neoliberalismo es demoledor, es terrible. El neoliberalismo desmontó, desmovilizó, desintegró los más grandes sindicatos que existían en América Latina; en los mismos países desarrollados, el neoliberalismo fue desintegrando, debilitando, privatizando a los Movimientos Sindicales. La resistencia social frente al neoliberalismo Y aquí, ¡ya ni digamos! De tener Nicaragua, Movimientos Sindicales poderosos, como los que crecieron desde 1979 a 1990;, en este país todo el mundo estaba organizado, todos los sectores, todo el pueblo estaba organizado. Todo esto empezó a ser desintegrado con la llegada del neoliberalismo, con las privatizaciones. Y hay que reconocer, que de todos los destacamentos sindicales que se forjaron con la Revolución, el que logró resistir la embestida del neoliberalismo, el destacamento que logró mantener viva la llama de la resistencia, de la lucha, se llama FETSALUD. Otros movimientos, como el Movimiento Campesino, muy golpeado y agredido, depredado, les robaron las tierras a miles de cooperativas, logró subsistir, dando sus luchas, dando sus batallas; el Movimiento Estudiantil, indiscutiblemente es de una enorme fortaleza. Pero como trabajadores organizados, este fue el destacamento que logró resistir. Porque ANDEN, que era un destacamento poderoso, fue desarticulado, quedó reducido, limitado, muy debilitado. Las políticas de lanzar a la calle a los trabajadores de la Educación, simplemente porque eran sandinistas, aunque fuesen buenos educadores, provocó daños enormes, no solamente en el trabajador, en el maestro, la maestra, que eran despedidos; no solamente en su familia, sino también en los estudiantes, en los muchachos, las muchachas que recibían esa educación. Se les quitaba un profesor, una maestra, que había logrado a fuerza de superación, calificarse, durante el período de 1979 a 1990. Ustedes lograron tener mayor resistencia frente a esas embestidas. Esto no significa que no hayan despedido a unos cuantos, o les hayan aplicado el sistema de rotación, mandándolos allá, al lado del Río Coco, pero no con un sentido de servicio, sino con una actitud de venganza. Y ahí la resistencia, cuando a alguien se le quiere mandar a prestar servicio en un lugar inhóspito, aislado, alejado, entonces se resiste el ser humano, porque esto no está planteado de una manera solidaria, ética, sino de una manera contraria a esos valores. Le preguntaba al compañero Guillermo, cuál es el salario de las Auxiliares de Enfermería, de las Enfermeras Graduadas, de los Médicos Generales, de los Médicos Especializados y siguen siendo salarios bajos, no son dignos, tenemos que admitirlo ¡no son salarios dignos! Aún con todo el esfuerzo que se ha hecho para buscar cómo incrementar los salarios, todavía estamos a una enorme distancia. Claro que esto tiene que ver con el hecho de que el neoliberalismo, al no hacer una práctica de distribución equitativa de la riqueza, lo que hizo fue ir acumulando una deuda con los trabajadores nicaragüenses, en este caso, con los Trabajadores de la Salud, independientemente de la calificación del trabajador, se vino acumulando una deuda. Falta la Reforma Tributaria Deuda que se acumula a lo largo de 16 años; deuda ¡que está ahí! No se puede decir que no existían recursos para ir aplicando una política gradual, mayor de la que se ha aplicado, porque, riqueza había y hay riqueza, en manos de unos cuantos. ¿Qué es lo que ha faltado? Una Reforma Tributaria, que vaya a tocar directamente las utilidades de los grandes capitales, de los que más ganan. Que esas utilidades, ya por la vía impositiva, permita contar con más recursos de manera permanente, para redistribuirla en sectores, como el de la Salud y la Educación, para no ir más allá, hacia otros sectores. Hablo de la Salud, y la Educación. ¡Es un reto que tenemos! Tenemos pendiente un compromiso de una Reforma Tributaria y hay que hacerla, porque riqueza hay en Nicaragua; el problema es que la riqueza y las grandes utilidades siguen concentradas en pocas manos. Nosotros nos hemos encontrado con situaciones donde los bancos no pagan ningún impuesto, que hacen un negocio extraordinario con los intereses; las tarjetas de crédito, un negocio. Tenemos que pensar en gravar esas utilidades que tienen los bancos. Incluso, los bancos aquí tienen utilidades en las tarjetas de crédito, que no las tienen en ningún otro país, posiblemente en ningún otro país en el mundo, tienen tanta utilidad los bancos en tarjetas de crédito, como las tienen en Nicaragua. O sea, riqueza hay, está ahí. Es cierto que no somos un país desarrollado, no somos un país en vías de desarrollo que esté en un avance sostenible, que nos permita ir hacia delante con mayor empuje ¡claro que es cierto! Pero eso es resultado de las políticas neoliberales. Porque, si de 1990 cuando llegó la Paz a Nicaragua, al año 2007 que nosotros llegamos al gobierno, si aquí se hubiera potenciado todo el recurso humano, todas nuestras posibilidades económicas productivas, no se hubiese privatizado la Salud y la Educación, y se le hubiera dado continuidad a la herencia que dejó la Revolución a este país, no estaríamos en el segundo lugar de extrema pobreza en América Latina y El Caribe... porque después de Haití, está Nicaragua. Esa es la mejor prueba de cómo una política económica, que por un lado se dice que es exitosa, porque eso es lo que dicen los capitalistas... ¡ha sido exitosa, porque ellos han hecho más capital! A ellos los tiene sin cuidado que Nicaragua esté en el segundo lugar, porque los que están en la extrema pobreza, en la miseria, los que están con estos salarios ¿quiénes son? Seguramente el salario del administrador de un casino, que es parte de la modernidad, del neoliberalismo, seguramente es 100 veces mayor que el del Ministro, ya no digamos que el de médicos que tienen especialidades. Hay que ver cómo se distribuye el salario dentro de las capas del capital, que son parte de la burocracia, que es lógicamente, una fuerza que está calificada para robarles a los pobres y entonces, reciben una buena paga y cuántos mejores mecanismos establezcan para robarle a la gente... la tarjeta de crédito es una forma de robarle a los sectores medios. Porque al que tiene muchos recursos económicos, no le provoca mayor problema, pero la tarjeta de crédito está hecha para explotar, robarle al sector medio. Generar riquezas para salir de la pobreza Y los cuadros que se forman, que se especializan, que vienen de universidades connotadas, esos sí que ganan, no en córdobas, porque aquí una Auxiliar de Enfermería gana de 1,800 a 2,000 córdobas; allá no, el que menos gana, será de 1,800 a 2,000 dólares. Y si aquí, un Médico General gana 7 mil córdobas, allá un cuadro más especializado ganará 7 mil dólares; si el Médico Residente gana 9 mil córdobas, allá serán 9 mil dólares. Y si es el Médico Especialista, calificado, entre 16 mil y 18 mil córdobas, con los turnos y todo, ¡no llega ni a los mil dólares! que es lo que está ganando el cuadro de base, calificado, que tienen todas esas grandes empresas, pero que además, te piden subsidios, piden exenciones en cuanto al pago de impuestos. Lo que se está demostrando con este esfuerzo que venimos desarrollando, es que tenemos que luchar, como lo estamos haciendo, para generar riquezas y salir de la pobreza. Pero no vamos a esperar a generar riquezas, para atender a la gente que demanda de una atención médica llena de humanidad. ¡Eso es todo... de humanidad, de sensibilidad! Basta que el médico, cuando está ante un paciente, piense que tiene ante sí a un familiar, a un hermano; si es un anciano, es el padre o es la madre; si es un niño, a un hijo, entonces, cambia inmediatamente la actitud del médico. Es un asunto de conciencia, de sensibilidad, un asunto de solidaridad, y tiene que favorecer a la gente del campo. Esto que ustedes están haciendo de ir a zonas, que son pueblos... hablar de Quilalí, de los pueblos de Chontales, es hablar de pueblos que no dependen de una actividad urbana, industrial; son pueblos que dependen de una actividad agraria. Por eso yo insisto en que la población de Nicaragua, está en más de un 60% de cara al campo, dependiendo del campo. Ya ir al Sauce, por ejemplo, que es una ciudad importante en León, depende del campo, está de cara al campo. Si vamos recorriendo todos los pueblos de nuestro país, la mayor parte están totalmente de cara al campo, dependiendo del campo. Son muy pocas, realmente, las poblaciones que están asentadas en actividades de servicio, en otro tipos de actividades, industriales, semiindustriales, en los cascos urbanos, como es el caso de Managua, León, que ya tiene Zonas Francas; como es el caso de Chinandega; Granada con mucho desarrollo en la parte turística y algunas empresas. Pero si nos vamos moviendo hacia la zona central de nuestro país, desde el Norte, los departamentos de Nueva Segovia, Madriz y bajamos al departamento de Estelí, seguimos a Jinotega, Matagalpa, Boaco, Chontales, San Carlos, Río San Juan, todo eso depende del campo. Si nos vamos hacia los municipios de cada departamento, dependen cada vez más del campo. Muchos de ustedes vienen de esos pueblos y saben perfectamente, que todavía están arraigados hacia al campo y, gracias a Dios que es así, que no se ha perdido, porque ahora llegó la oportunidad para el campo. Los precios de los alimentos, van para arriba en el mundo. Ha llegado la hora de los campesinos Es un hecho que no tiene precedente, siempre los precios de los alimentos subían un poco y después se desplomaban; mientras, que todos los productos de los países industrializados siempre iban en crecimiento. Ahora, los precios de los alimentos, todos los pronósticos dicen que van para arriba, no solamente en el corto plazo, que no es una cuestión coyuntural, sino que van para arriba en el mediano y largo plazo. Es decir, llegó la hora de los productores del campo, que son los que nos alimentan a todos y que han estado abandonados a su suerte, en el área de la Salud. Lo que ustedes están haciendo de ir a la zona del campo, la cooperación que están brindando los hermanos cubanos en zonas como Muelle de los Bueyes, o en la Costa, o en San Carlos, Río Coco, como decía el compañero, realmente allí se está llegando hacia zonas muy ricas. Son zonas ricas, porque potencialmente tienen recursos, la tierra, agua, recursos extraordinarios para desarrollar la agricultura e incluso, la ganadería. Pero han estado en el abandono. Primero, las guerras, una tras otra; luego el abandono, porque al neoliberalismo, lógicamente no le interesa el pobre, sino la riqueza, enriquecerse. Ustedes cuentan con un contingente, me decía el Ministro, de los 26 mil trabajadores del Sector Salud, el 78% son mujeres, casi el 80%, es decir, 22% varones, 78% mujeres. Este sí es un sector donde de verdad mandan las mujeres, ¡tienen el Poder! ¿Cómo lograr hacer más conciencia? ¿Cómo se hace más conciencia? Con el ejemplo. Lo más poderoso es el ejemplo, lo que ustedes están haciendo es un apostolado, que tiene una fuerza mucho mayor que todo lo que puedan hacer y decir los enemigos del apostolado, los que predican el individualismo y el egoísmo, porque el apostolado es la práctica de la solidaridad. Eso es lo más poderoso, el apostolado. Ya existe un contingente de 300 mujeres y hombres practicando este apostolado en diferentes lugares. Que además, muchos de ellos, no todos tienen las posibilidades de contar con equipos, pero otros que sí tienen, ponen su equipo para ir a atender a la gente, sabiendo que eso significa un sacrificio enorme, porque ese equipo cuánto más se le trabaja... y andarlo de arriba para abajo ¡no es fácil! el riesgo que se dañe; equipos que son tan sensibles, que están para mantenerse en un sitio, en un hospital, en un puesto de salud. ¿Qué significa eso? predicar con el ejemplo del desprendimiento, de la generosidad ¡son valores! Lo que ustedes tienen son valores; este salario no es incentivo para nadie, este es un salario de sobrevivencia. La fortaleza de ustedes es moral, esta fortaleza ¡hace milagros! Cuba, un pueblo ejemplar Los compañeros cubanos que han sido forjados con ese espíritu que les ha transmitido Fidel. Cuba, es algo sin precedente en la historia de la solidaridad, de la Humanidad. El campo socialista, con la Unión Soviética, fueron muy generosos y muy solidarios con Cuba, con Nicaragua, con otros países, otros pueblos del mundo... ¡eso no lo discuto! pero eran una potencia, eran países que se convirtieron en una potencia, la Unión Soviética era una potencia. En cambio, Cuba, un país pequeño en territorio, con poca población, con monocultivo, cuando triunfa la Revolución, depende nada más del azúcar, del cultivo de la caña, pero que desde el primero momento empieza a ser un país solidario. Un país que perfectamente, y cualquiera lo hubiese entendido, se podía haber encerrado en buscar nada más su propio desarrollo, sin pensar en los demás, porque ¡cuántas dificultades! ¡cuántos sacrificios ha pasado el pueblo cubano! Pero ahí está ese espíritu de Martí, de Fidel, esa solidaridad. Aquí en Nicaragua cuando el terremoto, estaba Somoza, Cuba no titubeó para mandar las brigadas médicas a nuestro país. No se pusieron a pensar que como ahí está Somoza y como de Nicaragua nos mandaron la invasión, porque de aquí salió la invasión contra Cuba, salieron barcos y aviones de guerra contra Cuba... no se le ocurrió a Fidel decir, no hay que mandar a Nicaragua, no, él estaba claro que era una solidaridad para el pueblo de Nicaragua, aunque estuviera Somoza aquí vino la brigada médica cubana y se instaló en medio de aquella Managua terremoteada. Aún en el Período Especial, fíjense bien, un momento durísimo y terrible para Cuba, no dejó de ser solidaria y en momentos todavía muy difíciles, en el año 99, se instala en Cuba la Escuela de Medicina Latinoamericana, ¿qué otro país lo ha hecho en el mundo, instalar una escuela como esa? Lo hacían los países socialistas, la Unión Soviética, la República Democrática Alemana, pero un país como Cuba, con escasos recursos y además pasando momentos difíciles como el del Período Especial, la visión de Fidel, la generosidad, la solidaridad, y se crea la Escuela, prácticamente a raíz del Huracán Mitch. Cuando se dio el Huracán Mitch mandaron médicos para toda Centroamérica, crearon instalaciones en Guatemala, en Honduras, donde hay cantidades de médicos cubanos. Aquí, los expulsaron a los médicos cubanos... ¡los demócratas neoliberales expulsaron a los médicos cubanos! Cuba, brindando la solidaridad y esa Escuela ¡cómo ha crecido! Igual en la alfabetización, brindando su solidaridad, Cuba instalando hospitales aquí. EEUU no tiene voluntad solidaria Es cierto que el gobierno de los Estados Unidos manda, está enviando ahora con alguna frecuencia, los barcos–hospitales. El año pasado se instaló uno en Corinto, estuvieron allá operando, está bien; o mandan brigadas médicas, militares de la guardia nacional para operar, pero no existe el sentido de generosidad, de solidaridad, de desprendimiento que tiene Cuba ¡no es comparable! Estados Unidos tiene suficiente recursos como para instalar una escuela de medicina, que le dé albergue y transporte gratuitos a miles y miles de jóvenes latinoamericanos que no pueden llegar a una escuela de medicina ¡no lo han hecho! ¡ni lo van a hacer! Porque, realmente mandan a la guardia nacional, porque son un elemento que les sirve de propaganda y le da una inversión. Yo no dudo que algunos de estos médicos vengan con toda la buena atención de que están prestando un servicio solidario, pero no los mandan para quedarse, ni para instalarse; no los mandan con un hospital permanente. Esa es la gran diferencia, teniendo ellos las posibilidades de instalar un hospital. En estos momentos, estamos en una negociación con los Estados Unidos, para intercambiar 651 misiles por equipamientos médicos. Nos quedaríamos con 400 misiles para la defensa del país. Se les preparó, de parte del Ministro de Salud, la propuesta, una solicitud de 38 millones de dólares... ¿Cuánto están gastando en la guerra en Irak? Seguramente, lo que se gasta en un segundo en la guerra en Irak, y cuidado en menos todavía, es mucho más de 36 millones de dólares y ¿qué han dicho? Que es mucha plata... ¡y ahí se está negociando! Ahora, mandaron un equipo de médicos, para que recorrieran todos los hospitales, que vieran que hay dificultades, pero que también se está trabajando en medio de ellas, y se ha logrado avanzar, ¡no lo suficiente! la población no puede estar totalmente satisfecha y es normal. En un año no se puede desmontar lo que montaron en 16 años. Este modelo fue montado durante 16 años, gobierno tras gobierno, vinieron dando continuidad al modelo y acompañando las reformas de orden estructural con la lucha para descomponer los valores y la moral del pueblo; los valores y la moral de los profesionales, para individualizarlos. Esa es la batalla del capitalismo, individualizar al ser humano. Llegar a los extremos de individualizarlo hasta en su propia familia, que cada quien jale por su lado y ¡sálvese quien pueda! Esa es la esencia del neoliberalismo. Avanzar en un proyecto humano y solidario Pero aquí estamos dando esta batalla y, dando un ejemplo de que se puede construir modelos alternativos, humanos, solidarios, como el que estamos construyendo en esta nueva etapa de la Revolución. En aquellos tiempos, tuvimos realmente una experiencia extraordinaria, con recursos que nos permitían cubrir todo el país, incluyendo las zonas de guerra, con médicos, que estaban llenos de una enorme mística, un gobierno que estaba lleno de una enorme mística, eran otras condiciones, y así logramos batallar y mejorar, de manera cualitativa, la atención de nuestro pueblo e instalar el Sistema Único de Salud, que era un éxito. ¿Qué era lo correcto, qué era lo inteligente? Que los que llegaron en el 90, hubieran dejado intacto el Sistema Único de Salud, le hubieran dado continuidad, pero es que no podían hacerlo, porque atentaba contra sus intereses. Había que destruirlo, demolerlo, para instalar la privatización de la salud. Así de sencillo, el libre mercado de la salud, igual que con la educación. Eso lo fueron trabajando durante 16 años. Ahora, se trata de avanzar con este proyecto, un proyecto humano, revolucionario, solidario, dignificador y con este ejemplo que ustedes, [email protected], compañ[email protected], están dando. Este salto que se está dando en la preparación de, un promedio de 78 especialistas en el neoliberalismo, en el capitalismo, ahora que estemos dando un salto a 318, sin imponerle a los especialistas los costos de la especialización, eso realmente demuestra, que algo está cambiando en Nicaragua, ¡y es la conciencia del egoísmo! Porque todos hemos sido contaminados por el neoliberalismo, tenemos que admitirlo, son 16 años ¡Imposible no contaminarse! Pero estamos en esta batalla para descontaminarnos del individualismo, del egoísmo y establecer estas nuevas bases donde el mayor valor del Médico, del Técnico, del Profesional, de la Enfermera, del Auxiliar de Enfermería, es la ética, la conciencia, la moral. Ese es el valor ¡que a la vez es invaluable! no se puede decir que tanto vale, es imposible. Y con ese valor, con esa conciencia, se pueden producir realmente transformaciones como las que ya se están produciendo. Estoy seguro que esto que ustedes cuentan, los lugares donde llegan, las formas en que reacciona la población... recuerda un poco aquellos años duros, desde cuando llegaron los alfabetizadores, ya no digamos cuando llegaron los médicos, ¡cómo reaccionaba la población! Es decir, ésta es la cara verdadera del pueblo, la cara verdadera de la humanidad, de los sentimientos que están ahí, y que ustedes están despertando, compañeras y compañeros. Estoy seguro que de esa forma, vamos a lograr consolidar y desarrollar este proyecto humano, solidario, complementario, que hoy también cobra fuerza en América Latina, porque hoy nos estamos uniendo los pueblos, y para unirnos, tenemos que vencer el egoísmo, y ustedes están dando una enorme muestra de Unidad, Generosidad y Solidaridad. El pueblo se los agradece, compañeros; los campesinos se lo agradecen, se los reconoce, compañeros, compañeras; la juventud que los está viendo a ustedes desplegarse de esta forma, se los agradece, porque les están infundiendo nuevos valores a [email protected] [email protected], que a veces en las universidades les dicen: tenés que graduarte rápido para ganar plata rápidamente, y no te importa que le ofrezcás operación a cualquiera, porque eso es lo que te va a permitir tener más rápidamente dinero. Estoy seguro que aún [email protected] [email protected], que con la familia es normal que reaccionen algunos con la preocupación de esos dos años allá, me refiero a los muchachos que van a pasar el servicio, o que son de universidades privadas, que los padres tengan temor. Los muchachos, ya puestos en el lugar, ya en contacto con la población, estoy seguro que van a cambiar. Y cuando los padres los visiten también, van a cambiar y van a ser el principal soporte de [email protected] [email protected], porque se van a encontrar con esa realidad, que se llama Solidaridad. Gracias, compañeros, gracias hermanos.

Descarga la aplicación

en google play en google play