Escúchenos en línea

Oligarquía chilena sin quién negociar, dice analista

Managua. Prensa Latina | 24 de Octubre de 2019 a las 11:42
Oligarquía chilena sin quién negociar, dice analista

Un problema de la oligarquía y el capital chileno es la carencia de interlocutor con quién negociar, porque los partidos políticos no son representativos de la gente que está en la calle, afirmó este jueves el comunicador nicaragüense y director general de Radio La Primerísima, William Grigsby Vado.

Al analizar a través de la revista En Vivo, programa de opinión del Canal 4 de la televisión local, la situación que vive el país austral desde el pasado fin de semana, Grigsby la calificó de sumamente interesante pues no se sabe cómo va a terminar la coyuntura, que a su juicio puede tener un final impredecible.

El periodista partió de la conceptualización del modelo estatal del país suramericano, marcado por la impronta del pinochetismo, en referencia al legado político de la dictadura del general golpista Augusto Pinochet (1973-1990).

Chile es una sociedad donde está enraizado el pinochetismo en toda la estructura del Estado, no solo en los aparatos ministeriales sino e poder judicial y electoral, el Ejército y la Policía, argumentó.

La estructura estatal de Chile es profundamente pinochetista, al igual que la Constitución, al estar excluidas las minorías, insistió.

Dijo que son ya 46 años de dominación de ese sistema, el cual se manifiesta además en términos culturales, pues logró pervertir la idiosincrasia del pueblo chileno.

También enfocó el carácter profundamente reaccionario y conservador de la cúpula de la Iglesia católica en Chile que incluso llegó a bendecir a los torturadores.

En tales condiciones es sorprendente lo que ha ocurrido en estos últimos días, por el carácter masivo, espontáneo y por la conciencia de derechos que (el pueblo chileno) quiere conquistar, aseguró Grigsby.

Al enmarcar los recientes sucesos de Chile con los de otra naciones suramericanas, coincidentes en tiempo, el director de la radioemisora La Primerísima consideró que 'estamos asistiendo al colapso de las políticas macroeconómicas del capitalismo neoliberal', en América Latina.

Lo que está ocurriendo en toda Suramérica si bien se veía venir es sorprendente, comentó.

Sin embargo aclaró que no se trata de una revolución popular en marcha, aunque pudiera ser el inicio de un proceso revolucionario.

Por lo tanto ese movimiento espontáneo carece de un instrumento político, como lo fue el Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua, por ejemplo, que pueda conducir ese proceso, el cual no se sabe hasta dónde va a llegar, concluyó.


Descarga la aplicación

en google play en google play