Escúchenos en línea

Daniel respalda someter a Fenosa a un arbitraje, repite propuesta de gravar ganancias de las petroleras y rechaza subsidio a la transnacional española

Secretaría de Comunicación del FSLN. | 24 de Agosto de 2006 a las 00:00
El candidato presidencial del Frente Sandinista, Daniel Ortega, cree que el gobierno no permitirá resolver la grave crisis energética del país y los altísimos costos del combustible, porque insiste en considerarlo un tema de orden político y electoral. Además, Ortega ha rechazado la propuesta liberal de privatizar las zonas francas. Asimismo, el líder sandinista ha rechazado enfáticamente el subsidio a Fenosa. "¡Es un robo, un asalto, el que quieren hacer! Sacar de la bolsa de los usuarios, con el cuento de que va para ENEL y, ENEL se lo traslada a Unión Fenosa. Todo es simplemente, un juego maquiavélico, donde, finalmente, le van a entregar el dinero a Unión Fenosa", dijo Ortega. Esta es una trascripción de sus declaraciones ofrecidas al mediodía del viernes.

¿En qué ha quedado todo esto, el Gobierno sigue manteniendo que se trata de un asunto político?

En primer lugar, he conversado con el Presidente en varias ocasiones, él ha manifestado la disposición de destrabar, pero, quizás no se da el paso para que se destrabe. ¡No habrá más que esperar, a que gane la Unidad Nicaragua Triunfa para que se supere este problema! porque el convenio con Venezuela ya está, lo que falta es ejecutarlo. Mientras tanto, ALBANIC está haciendo esfuerzos para buscar vías alternativas, están trabajando vías alternativas, para traer diesel, cuando menos. Porque se podría traer el bunker, por ejemplo, que vendría a resolver el problema energético que tiene Nicaragua; pero, como hay una actitud política de parte del Gobierno, de no permitir que se lleve adelante este acuerdo, está el problema planteado. ¿Cuál es nuestra posición, a lo inmediato? Ya que el Gobierno bloquea lo de Venezuela, y Nicaragua demanda, urgentemente, una solución al problema energético. Esto no se resuelve quebrando los bombillos. Si se resolviera quebrando los bombillos, entonces, hay que quebrarlos todos. El problema no se resuelve quebrando bombillos, porque, ¿de qué sirve que te den bombillos nuevos, si no llega la electricidad? pero, además ¿de que sirve que te den bombillos nuevos, si no llega la electricidad y te cobran, siempre, mucho más de lo que vos estás recibiendo en energía eléctrica? Es lo que está pasando con todos los usuarios, tanto los usuarios de menos de 150 Kw, que es la inmensa mayoría de los nicaragüenses, como los usuarios de más de 150 Kw. ¿Cómo se resuelve este problema a lo inmediato? Primero, gravando a las petroleras que son las que están haciendo el mayor negocio, en estos momentos, en Nicaragua, y, no sólo en Nicaragua, sino en el mundo; gravándolas con impuestos, para que de allí salgan los recursos para que se pueda pagar, lo que hay que pagar. Pero, no se trata de ir a regalarle el dinero a Unión Fenosa. A Unión Fenosa hay que someterla al arbitraje, y, si no acepta el arbitraje, pues, sencillamente, ¡que se vaya Unión Fenosa! porque, está claro, que la privatización de servicios básicos, no ha sido una solución, ¡no es solución! Nosotros lo hemos venido manteniendo de manera permanente; cuando se iban a privatizar estos servicios, dijimos ¡no! pero, al final, decidieron privatizar y ¡ya vemos los resultados! Como el pueblo demanda de una respuesta inmediata, y estamos frente a una situación verdaderamente dramática, lo que queda, es gravar a las petroleras. Luego, tenemos una respuesta, ya de largo plazo, con Venezuela, que significa, no crear una dependencia del petróleo venezolano, sino que, eso nos permita, crear las condiciones en Nicaragua, para desarrollar nuestras propias alternativas energéticas.

Comandante, los liberales dicen que eso es atentar contra la empresa privada

Ya sabemos que esa gente está al servicio de los ricos, de los grandes capitales y ¡les importa poco! sacarle de la bolsa a la gente, los 9 millones de dólares, que les quieren sacar, para dárselos a los de Unión Fenosa. ¡Es un robo, un asalto, el que quieren hacer! Sacar de la bolsa de los usuarios, con el cuento de que va para ENEL y, ENEL se lo traslada a Unión Fenosa. Todo es simplemente, un juego maquiavélico, donde, finalmente, le van a entregar el dinero a Unión Fenosa. Lo que hay que hacer es, que venga el arbitraje; que el arbitraje deje claro si Unión Fenosa está o no está cumpliendo, con lo que se obligó a cumplir, cuando entró en este proceso a Nicaragua. Y, mientras tanto, mientras llega el arbitraje, mientras éste se pronuncia, que se grave ¡a lo inmediato! con un impuesto, a las petroleras, que son los que están logrando grandes ganancias y, allí mismo, se estaría resolviendo el problema, a lo inmediato.

¿Se ha comunicado con el Alcalde de Caracas, y ha confirmado la situación de este petróleo, la comercialización con Venezuela?

Estuve reunido anoche (martes) con él, también estuve conversado, recientemente, con el Presidente Hugo Chávez allá en Venezuela; hablamos del tema y ellos están listos, están dispuestos. Le dije al Presidente Chávez que hablé con el Presidente Bolaños, pero estamos con la dificultad que el Gobierno pone la traba. El Presidente dice «que se entienda ALBANIC con PETRONIC», como que fuera así de sencilla la cosa. Él sabe perfectamente bien que PETRONIC es del Estado nicaragüense; que responde, por lo tanto, al Ejecutivo. Lo que hizo el Ejecutivo fue rentar PETRONIC a una empresa transnacional –que aquí se conoce muy poco por su nombre– que es la GLINCO, porque son más conocidas la ESSO, la Shell, la TEXACO. El Estado nicaragüense le rentó a esta empresa GLINCO, una transnacional muy poderosa, que tiene su sede en Suiza, y mueve petróleo por todos lados, en el mundo, incluyendo los Estados Unidos. La GLINCO rentó PETRONIC y hay una cláusula en el contrato, que dice, con toda claridad, que para que la GLINCO pueda entrar en operaciones de este tipo, utilizando PETRONIC, tiene que ser aprobado o a solicitud del Estado nicaragüense, no de las Alcaldías sino del Estado nicaragüense. Porque él que está rentando es el Estado y la GLINCO a quien le paga es al Estado nicaragüense; es el gobierno del Presidente Bolaños el que recibe ese dinero, por el alquiler de PETRONIC.

¿Cuánto recibe?

¡Ah! Habría que averiguar cuánto recibe. El Presidente es el que podría decirnos cuánto es lo que, realmente, recibe. La solución está a la mano: gravar a las petroleras. Un impuesto ¡que no es nada! Gravar las petroleras con un impuesto, es, como se dice popularmente, "arrancarle un pelo a un gato." Esa es la verdad.

¿Por qué insiste el Presidente en entregarle a Unión Fenosa, los nueve millones?

¡Ah, porque quieren quedar bien! Pero es que, además ustedes saben, que allí, está metida mucha gente de; están metidos en esos negocios, con esas empresas, y ellos, también quieren beneficiarse, en lugar de ¡cumplir con lo que se comprometieron! cuando se metieron al proceso de privatizar un servicio básico, como es la energía. Un proceso, con el cual, nosotros, estuvimos en desacuerdo; en desacuerdo con que se privatizaran, tanto las generadoras, como la distribución... Pero, ¡ellos se empeñaron! privatizaron generadoras, privatizaron distribuidoras, y aquí, tenemos los resultados... es el pueblo, es Nicaragua, la que está pagando las consecuencias.

El candidato del PLC está proponiendo privatizar las zonas francas...

Eso es absurdo O sea, más privatizaciones, cuando la práctica nos indica que las privatizaciones, sólo desgracias le han traído a Nicaragua.

Descarga la aplicación

en google play en google play