Escúchenos en línea

Mujer ejemplar logra construir su casa con ventas ambulantes

Siuna. Jindriska Mayorga/Radio Uraccan-Siuna | 7 de Marzo de 2020 a las 09:41
Mujer ejemplar logra construir su casa con ventas ambulantes
Marileth Torres Rugama

Las calles de la ciudad de Siuna en el Trángulo Minero se llenan de vendedores ambulantes que ofrecen diferentes productos. De esta forma también se gana la vida Marileth Torrez Rugama, una mujer incansable que se recorre las calles vendiendo repostería.

Marileth se levanta todos los días a las 5 de la mañana a preparar variedad de productos como el famoso Patí, un platillo propio de la Costa Caribe, pajaritos, donas, pasteles de limón, enrollado de piña, pastel de carne entre otros esquites.

Relata que entró al negocio de la venta ambulante de repostería hace 7 años, y no ha parado ni un solo día. La idea surgió cuando dejó de trabajar en un restaurante muy reconocido de la Ciudad “Las Praderas”. “No hallaba que hacer para salir adelante, fue con la ayuda de mi madre que decidí incursionar en este trabajo, ambas teníamos conocimientos de cómo hacer repostería, pero no lo poníamos en práctica”, señala.

Clientes la esperan con ansias

Con el paso del tiempo, Marileth fue haciendo su propia clientela, ella recorre un día por barrio, los consumidores ya saben cuál es día que ella pasa “cuando ese día no puedo pasar empiezan a preguntar por mí y cuando me ven me preguntan – ¿por qué no habías pasado?, en forma de broma me dicen –pensábamos te habías ido de Siuna- yo les digo no, no, no, yo estoy muy contenta con lo que hago, no es necesario irme de mi pueblo para seguir adelante”. Con la amabilidad que la caracteriza y muy segura de sí misma dice: “yo mi trabajo no lo regalo, no lo vendo, ni lo presto”.

A pesar de que los productos que utiliza para hacer la repostería han ido subiendo de costo las vende a un precio accesible a la población, entre C$ 15.00 y C$ 30.00 córdobas los pajaritos. Ella realiza de 90 a 95 reposterías diario.

“La gente es comprensiva y sabe cómo está la situación y no se quejan del precio, gracias a Dios vendo todo, no me queda nada”, expresó.

Marileth cree que no obtendría la misma ganancia si ella tuviera un lugar estable, “ya he probado y no opino en tener un local por que no vendo lo mismo, prefiero visitar yo a mis clientes, antes que ellos me visiten a mí, quizás con el tiempo cuando tenga más edad y ya me canse para caminar optaría por un local, pero por los momentos no” enfatizó.

Un sueño hecho realidad

El negocio lo inicio con un préstamo, el cual logró pagar y ahora trabaja con su propio dinero, de ahí logro hacer su casa “yo veía que mis hermanos tenían su casa y un día mi mamá me preguntó ¿y vos, cuando vas hacer tu casa? recuerdo que le dije claro que la voy hacer y la verdad es que lo logré, ver para creer, ya la tengo hecha, y aun así sigo, mi casa es lo primero para mis hijos” refirió.

Metas

Marileth es una mujer luchadora, valiente e innovadora, planea en un futuro especializarse aún más en repostería, además tiene como propósito construir una cocina con todos los utensilios necesarios solo para realizar su trabajo y está muy segura que lo va a lograr.

Vendedores ambulantes

Los vendedores ambulantes son un componente integral de la economía, como distribuidores de mercancías, proporcionan a los consumidores opciones convenientes y accesibles de comercio minorista y forman una parte vital de la vida económica y social de una ciudad.

La venta ambulante como ocupación ha existido por cientos de años y es considerada una piedra angular del patrimonio histórico y cultural de muchas ciudades.

Marileth no es la excepción, así como ella hay muchas mujeres que han salido adelante, valientes, incansables luchadoras, dignas de resaltar el trabajo que ellas realizan.


Descarga la aplicación

en google play en google play