Escúchenos en línea

Candidato de los banqueros y del gobierno lanza histérico ataque contra Daniel Ortega y contra el FSLN. Montealegre dice que él es de derecha y también de izquierda

Varias agencias. | 28 de Agosto de 2006 a las 00:00
El banquero Eduardo Montealegre, ex canciller de Arnoldo Alemán, uno de los dos aspirantes presidenciales derechistas en los comicios del 5 de noviembre, dijo el domingo que el país está en peligro por las aspiraciones del ex presidente sandinista Daniel Ortega de regresar al poder. Montealegre, quien goza de la simpatía y del dinero de Washington, que inició así su campaña electoral, está segundo en las preferencias del electorado detrás de Ortega, según la encuesta más reciente, pero éste no obtendría una mayoría suficiente como para ganar en primera ronda. "Nicaragua está en peligro y nos toca a nosotros salvarla", dijo Montealegre, quien también fue secretario de la presidencia en la época de Alemán y ministro de Hacienda en el gobierno de Enrique Bolaños. "Estoy confiado en que el 5 de noviembre vamos a volver a decirle no a ese pasado de Daniel Ortega," señaló el candidato en una concentración con unos 30 mil seguidores en una céntrica avenida de Managua que marcó el inicio de su campaña proselitista. Montealegre llamó a sus colegas liberales y de la extrema derecha, a sumar fuerzas alrededor de su coalición para "sepultar" el control político que los ex presidentes Daniel Ortega y Arnoldo Alemán ejercen sobre el país. Durante el mitin político, transmitido en directo por cinco canales de la televisión local, Montealegre pidió un minuto de silencio por el recién fallecido candidato presidencial del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y ex alcalde de Managua, Herty Lewites. Recordó que Lewites y él iniciaron la lucha contra el "pacto" de liberales y sandinistas "para liberar a Nicaragua". Montealegre prometió acabar con ese "pacto", que ha permitido a liberales y sandinistas controlar los poderes y las instituciones del Estado. "Solo juntos vamos a poder cambiar el rumbo de la nación y acabar con ese pacto que solo ha servido para repartirse en poder (..) Es hora de que nos apoderemos de Nicaragua", exhortó Montealegre. "Es hora de acabar con el pacto de Daniel Ortega y de sus socio (Alemán) y de sepultarlos, pero bajo una montaña de votos", señaló. Según el abanderado de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador (ALN-PC), hoy Ortega "se viste de rosado para ocultar el rojo y negro (colores del FSLN), predica la paz, el amor y la reconciliación para ocultar la guerra, el odio y la división que nos dejó en Nicaragua". El 5 de noviembre "le vamos a dar un gancho al hígado a Daniel Ortega", dijo el político con lenguaje boxístico en su discurso. Montealegre instó a sus correligionarios a cambiar ese sistema bipartidista, votando por la ALN, que se constituyó el año pasado como "una nueva opción política para todos los nicaragüenses" de derecha e incluso de izquierda. "Es hora que nos apoderemos de Nicaragua y de nuestro propio sueño, de que hagamos grande a Nicaragua otra vez" votando en contra de estos dos partidos, aseguró el político, un economista de 51 años que goza de la simpatía de Estados Unidos. Montealegre aglutina en sus filas a sectores empresariales y políticos que no desean unirse a un PLC liderado por Alemán, lo que ha dividido el voto de la derecha y reducido su capacidad para enfrentar a FSLN, que lleva nuevamente como candidato a la presidencia a Ortega. Manifestó sin embargo su confianza de que nicaragüenses le dirán "no a ese pasado de Daniel Ortega" y prometió "construir un país" que ofrezca mejores oportunidades a los jóvenes, para dejen de emigrar hacia otros países, y donde la gente tenga más acceso a la educación y la salud. Partidarios apasionados "¡Viva Eduardo, Eduardo para presidente!", gritaba la muchedumbre que llegó a Managua para expresar el apoyo a su candidato, un economista de 51 años, que la mayoría de los asistentes considera "es el único candidato que nos puede dar trabajo, democracia y paz". "Eduardo es el único candidato que nos puede dar bienestar, porque puede recibir ayuda de los países ricos del mundo, los demás candidatos no creo que puedan traer ayuda", comentó a la AFP, Eduardo Olivas, un comerciante de 55 años que llegó del departamento de Chinandega (occidente), con su esposa. Según sus partidarios, Montealegre es un político "honesto" que puede solucionar los problemas de pobreza y desempleo que arrastra el país. "Nosotros creemos que Montealegre es la solución para este pueblo", dijo por su lado Ricardo Selva, un agricultor del departamento de Carazo, que llevó a sus dos hijas a la concentración. "Nosotros pensamos que Eduardo va a resolver los problemas de trabajo y bajar los precios de los productos que están demasiado altos", expresó Carmen Manzanares, una ama de casa de la ciudad de Masaya, mientras caminaba con su hija en brazos, en medio de la multitud. "Creemos que va a ser un buen presidente", dijo Erwin Flores, un joven campesino de 16 años del municipio de Posoltega, azotado hace ocho años por el huracán Mitch, mientras se enrumbaba hacia el punto de concentración. Montealegre abrió su campaña con intensiva publicidad en los medios de comunicación, invitaciones telefónicas pregrabadas y autobuses contratados en la mayoría de los departamentos del país para trasladar a la gente hasta Managua. Los manifestantes llegaron a la capital con camisetas y banderas alusivas a la ALN, que surgió en julio del 2005 como alternativa política al Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha), que dirige el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-02), condenado por corrupción. "Vamos con Eduardo, el presidente ideal, a votar en la casilla 9", exhortaban los organizadores desde una tarima improvisada frente a un parque, mientras un helicóptero sobrevolaba el lugar colmado de manifestantes.

Descarga la aplicación

en google play en google play