Escúchenos en línea

Pasó el mayor peligro, pero lluvias azotan el oriente de Cuba, donde 600 mil personas siguen en refugios

Agencia AFP. Desde La Habana. | 27 de Agosto de 2006 a las 00:00
La tormenta tropical Ernesto, debilitada a su paso por Haití, azota con lluvias el este de Cuba, donde unas 600.000 personas fueron evacuadas, y amenaza con cobrar fuerza de huracán en su ruta al sur de Florida, un año después de la devastación de Katrina en Estados Unidos. El centro de la tormenta, que avanza con vientos de 75 km/h, impactó la mañana del lunes en un sitio del límite entre Santiago de Cuba y Guantánamo, precisó el jefe del Centro de Pronóstico del Instituto Cubano de Meteorología (IMC), José Rubiera. "Este centro pobremente definido" pasó por la zona de Playa Coloradas, en el extremo oriente de la isla, añadió Rubiera, quien advirtió que la tormenta podría cobrar fuerza si sale al mar. El experto señaló que el "único factor importante que pudiera haber con esta tormenta tropical sería la lluvia", pero descartó un peligro por los vientos, penetraciones del mar o marejadas. El presidente Fidel Castro siempre ha estado en primera línea en las situaciones de emergencia por los ciclones, pero ahora convalece de una cirugía intestinal. No obstante, el sistema anticiclones de Cuba, reconocido por su efectividad, estaba activado y la Defensa Civil nacional mantenía este lunes la fase de Alarma Ciclónica en diez de las catorce provincias de Cuba. Un total de 262.819 personas fueron evacuadas en Granma, unas 60.000 en Santiago de Cuba, unos 200.000 en Holguín, 15.000 Guantánamo, 20.000 en Las Tunas, 51.000 en Camagüey, aún faltaban las cifras de otras provincias del centro de la isla. En esas provincias el ganado era llevado a lugares altos, se apresuraba la cosecha de tubérculos y raíces, y se tomaban las medidas para garantizar cobertura médica y alimentaria. El Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba canceló todos los vuelos nacionales, además quedaron suspendidos los viajes en trenes y las flotas pesqueras fueron llamadas a puerto y aseguradas en la costa. Según estimaciones oficiales, más de 1,7 millones de personas podrían ser trasladadas a albergues o desplazadas a casas de amigos y familiares, en zonas más seguras. Ernesto se convirtió en el primer huracán de la temporada en el Atlántico el domingo por la mañana pero horas después fue degradado a tormenta tropical, porque sus vientos cayeron por debajo de 119 km/h luego de pasar por las montañas de Haití. Reportes de la prensa internacional señalan que Ernesto cobró su primera víctima en Haití, donde provocó inundaciones y destruyó al menos 13 casas en la isla de Gonave. Rubiera precisó que Ernesto podría seguir tres posibles trayectorias: continuar sobre tierra, con lo que se debilitaría aún más; atravesar Cuba en 24 horas y salir al mar, donde encontraría "condiciones para fortalecerse" y alcanzar la categoría de huracán"; o marchar sobre el mar pero en paralelo a la isla. Según proyecciones del Centro Nacional de Huracanes de Miami (CNH), tras atravesar Cuba Ernesto no se dirigiría en dirección al Golfo de México -como estaba previsto inicialmente, sino que tocaría las costas de Florida entre la noche del martes y la mañana del miércoles. En Estados Unidos, las autoridades de Florida (sur) decretaron el estado de emergencia ante la amenaza de la tormenta, y comenzaron a evacuar los cayos del sur. La ciudad de Nueva Orleans y otras aledañas en la costa del Golfo de México, devastadas por el huracán Katrina, que dejó 1.500 muertos y centenares de miles de personas sin hogar, no serían afectadas. El gobernador de La Florida, Jeb Bush ordenó el estado de Emergencia ante lo que podría ser "una gran catástrofe". Ernesto podría aterrizar en Florida el jueves convertido en un huracán de categoría 3, impulsado con vientos de 209 k/h, de acuerdo con los pronósticos del NHC. Cuba sufrió el pasado año cinco ciclones, dos en forma directa y tres indirectamente. En 2005 el gran golpe lo propinó en julio el huracán Dennis, que afectó a 10 provincias, dejó 16 muertos y daños por 1.400 millones de dólares; en tanto que Wilma en octubre provocó inundaciones históricas en La Habana. La NASA canceló este lunes el lanzamiento del transbordador Atlantis previsto para el martes, ante la amenaza de la tormenta tropical, que según un portavoz impediría realizarlo esta semana.

Descarga la aplicación

en google play en google play