Escúchenos en línea

Califican de «bufonadas» palabras de George Bush

La Habana. Agencia EFE. | 21 de Mayo de 2008 a las 00:00
El programa "Mesa Redonda" de la televisión cubana, que habitualmente expresa la posición oficial del Gobierno de la isla, tildó este miércoles de "bufonada" las palabras del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, sobre Cuba. Bush dijo que este miércoles permitirá a los estadounidenses enviar teléfonos celulares a familiares en la isla, como medida de presión para que aumente allí la libertad de expresión, durante el primer "Día de Solidaridad con el Pueblo Cubano", un encuentro que la Casa Blanca quiere realizar cada año "hasta que haya libertad" en Cuba. "En la mañana de hoy fuimos testigos de una nueva bufonada del presidente George (W.) Bush, rodeado de altos representantes de la ultraderecha, la mafia anticubana y de algunos ex reclusos contrarrevolucionarios y sus familiares", dijo el director del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado, Manuel Hevia. Hevia fue uno de los comentaristas que participaron en el tercer programa sobre el "contubernio" entre miembros de la disidencia cubana, funcionarios de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA) y Santiago Álvarez, acusado de terrorismo por La Habana. "En un ridículo español arremetió una vez más contra nuestro país con la retórica que le ha sido constante (...) prometiendo eliminar las restricciones que ellos mismos han impuesto para enviar a Cuba teléfonos celulares", dijo. "Nada de esto nos extraña viniendo del señor presidente de los Estados Unidos", agregó. En el programa, se cargó de nuevo contra el jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA), Michael Parmly, al que acusaron de "complicidad" con Álvarez y la opositora Martha Beatriz Roque. La directora para América del Norte de la Cancillería cubana, Josefina Vidal, indicó que desde 2005 hasta el presente año se han enviado repetidas notas verbales a EE.UU, en las que Cuba reiteró "los incumplimientos y violaciones, no ya de las leyes cubanas, sino de las leyes internacionales", de la SINA. Afirmó que detrás de ese comportamiento puede estar la intención del Gobierno estadounidense de encontrar una causa para cerrar las oficinas de representación abiertas en 1977 por los dos países, sin relaciones diplomáticas desde 1961. "Pensamos que es algo que debe ser preservado y que es responsabilidad del Gobierno de EE.UU. cumplir lo establecido en ese acuerdo que dio a lugar a esta oficina", apuntó.

Descarga la aplicación

en google play en google play