Escúchenos en línea

General Raúl Castro se proyecta como anfitrión en Cumbre NOAL por la salud de Fidel

Agencia AFP. Desde La Habana. | 30 de Agosto de 2006 a las 00:00
Raúl Castro se proyecta como posible anfitrión de la XIV Cumbre de No Alineados que se celebrará del 11 al 16 de septiembre en La Habana y para la cual, asegura, todo "está listo", aunque no existe la garantía de que su hermano Fidel esté recuperado para presidir el encuentro. En su función de gobernante provisional de Cuba, que asumió hace un mes por una crisis de salud de su hermano, Raúl recibió el domingo al ministro de Información de Siria, Mohsen Bilal, quien le informó que el presidente Bachar Al Assad estará en la Cumbre. "El país está listo para la celebración exitosa" de la reunión, informó Raúl Castro a la delegación siria, según un informe publicado el martes por el diario oficial Granma. Con prestigio de minucioso organizador ganado en los días que comandaba la guerrilla del II Frente Oriental en 1958, Raúl parece controlar la maquinaria de los preparativos con la experiencia que le concede representar a su país por segunda vez en una Cumbre. En septiembre de 1989 el vicepresidente primero Raúl Castro encabezó la delegación cubana a la IX Cumbre de Belgrado, segunda que se celebró en ese país europeo, pero con diferente jefe de Estado, lo que hace que Fidel Castro se convierta en la única persona que presidirá dos veces el Movimiento, que ya encabezó de 1979 a 1983. En Belgrado, Raúl reivindicó el derecho de su país a haber optado por el sistema socialista y "a asumir la posición que consideremos más digna, firme y consecuente con nuestros principios, y a llevar adelante la revolución que hicimos nosotros mismos y que defendemos con nuestra propia piel". De los tres enemigos identificados entonces, Estados Unidos, Israel y la Sudáfrica del Apartheid, los dos primeros mantienen para Cuba su total vigencia, mientras que el tercer país es ahora un amigo cercano. Otra posible coincidencia con la reunión de Belgrado que Raúl puede encontrar en La Habana durante septiembre próximo, es que el Perú esté representado por el mismo presidente de hace 17 años, Alan García. En esa Cumbre, Raúl tuvo que oponerse entonces a lo que se denominó la "modernización" de los No Alineados, que según los medios cubanos de la fecha, iba mucho más allá de dinamizar las acciones, y la eliminación de la retórica. Cuba estuvo en desacuerdo con una tendencia "a magnificar el incipiente proceso de distensión entre las dos superpotencias, y a traducirla en los documentos en un lenguaje de bajo perfil, que cogía con algodones algunos vitales problemas (...) y omitía muchos otros", dijo la revista Bohemia de la fecha. En materia de reuniones Cumbre, Cuba tiene experiencia: en 1979 fueron sede de la VI de los No Alineados, en 1999 de la IX Iberoamericana y en el 2000 de una Cumbre del Sur (Grupo 77). Ahora, Raúl Castro, como presidente en funciones, tendrá que inyectar energías a un Movimiento que cumple 45 años, en un mundo unipolar, y ante el cual se alzan varios retos, identificados por el canciller Felipe Pérez Roque. El primero es una "situación paradójica", pues su amplia membresía, que debería constituir su principal fortaleza, "en ocasiones se convierte de hecho en el principal obstáculo para nuestra efectividad", afirmó. Por otro lado, los cambios en el escenario político internacional, la amalgama de ideologías, religiones, culturas, niveles de desarrollo, historias e intereses nacionales, presentes en el Movimiento, así como "la necesidad de consolidar una agenda que defina acciones concretas", son problemas a vencer, según Cuba. "Cuba apuesta por la unidad de acción y la solidaridad entre todos los miembros del Movimiento como la única alternativa para superar los enormes desafíos que tenemos por delante", dijo en junio el canciller en la reunión preparatoria en Malasia.

Descarga la aplicación

en google play en google play