Escúchenos en línea

Alerta nacional por amenaza del dengue en su variedad más peligrosa. El Salvador, Honduras y Cuba, toman medidas de emergencia

Agencias DPA, AFP y PL. Desde Managua, San Salvador y La Habana. | 31 de Agosto de 2006 a las 00:00
Las autoridades de salud reforzaron sus controles sanitarios en los puestos fronterizos del norte del país para evitar la expansión de una epidemia de dengue que afecta a El Salvador, informó este jueves la ministra de Salud, Margarita Gurdián. La funcionaria dijo que la alarma se debe a la reciente detección en El Salvador de la variante del virus conocida como "serotipo 3", considerada sumamente peligrosa y que no había aparecido en la región centroamericana en los últimos 10 años. "Hemos incrementado los controles fronterizos en el norte debido al amplio flujo de personas que ingresan a Nicaragua desde El Salvador", indicó. Ante la posibilidad de que se traslade a Nicaragua el virus tipo 3 del dengue, variedad que no existe en el país, Gurdián instó a la población a que "ayude a eliminar los criaderos" del mosquito aedes aegypti, trasmisor del mal. Además de preparar las unidades de salud, "es importante que nos ayuden a eliminar los criaderos de mosquitos que están en llantas, botellas, baldes, pilas, barriles que quedan sin cubrir" y en los que se estanca el agua donde ponen los huevos, dijo Gurdián. El Ministerio distribuirá unos 200 kilogramos de insecticida abate y desde el lunes se realizan labores de fumigación masiva y limpieza domiciliaria, a fin de combatir al mosquito transmisor del dengue, añadió la funcionaria. Las unidades de salud reportan unos 5.051 casos sospechosos de dengue, de los que 534 han sido confirmados como dengue clásico por el laboratorio -239 menos que el año pasado-, según las estadísticas de la cartera. Gurdián dijo que mantiene estrecha comunicación con las autoridades de Salud de El Salvador para monitorear la situación de la epidemia en ese país, donde se reportan cuatro niños fallecidos y tres de sus 14 provincias en estado de "alerta roja". El dengue es provocado por un virus que transmite el mosquito Aedes aegypti, que incuba sus larvas en depósitos de agua. Sus síntomas son fiebres muy altas y dolor en los huesos y, de no atenderse a tiempo, la enfermedad puede causar la muerte. El Ministerio de Salud (Minsa) de Nicaragua realiza además jornadas de fumigación en todo el país, y ha recomendado a la población mantener estrictas medidas de higiene y eliminar los depósitos de agua, precisó la ministra Gurdián. Según el último reporte del Ministerio de Salud de El Salvador, los casos de dengue experimentaron una leve baja pero todavía se mantiene la "alerta roja" en San Salvador, La Libertad y Sonsonate, provincias donde la enfermedad se ha propagado con facilidad. De acuerdo al análisis de la semana 33 del presente año -del 13 al 19 de agosto- los casos sospechosos de dengue totalizaron 13.005. En el mismo período de 2005 se habían registrado 7.261 casos. En cuanto a los casos confirmados, en el mismo período de registraron 4.616, casi 1.000 casos menos que el año pasado. Aunque en Nicaragua este año no se han reportado fallecidos por dengue, oficialmente se reportan 5.051 casos sospechosos y 534 confirmados, aunque se cree que las cifras pueden ser más altas debido a que no todos los enfermos acuden a las unidades públicas de salud.

Intensifican combate a dengue en El Salvador

Las autoridades salvadoreñas de salud anunciaron que intensificarán el combate al mosquito transmisor del dengue hemorrágico debido al incremento de casos en la red hospitalaria, por lo que también mantienen una "alerta roja" en tres de los 14 departamentos del país. "La tendencia (de casos) se mantiene; tenemos que intensificar la lucha, porque el dengue está ahí", aseguró el ministro salvadoreño de Salud, Guillermo Maza. En lo que va del año, las estadísticas oficiales de Salud reportan la defunción de dos niñas, además de acumular un total de 14.999 "casos sospechosos" de dengue clásico y 281 de dengue hemorrágico. En el 2005 se reportaron en el mismo período 7.676 casos sospechosos de dengue clásico y 179 de la variedad hemorrágica. Desde el pasado 22 de agosto, cuando se decretó la "alerta roja" y estado de emergencia en la capital San Salvador y otros tres departamentos, las autoridades intensificaron la atención de pacientes en los hospitales nacionales y del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS). Además de la atención hospitalaria, brigadas del ministerio de Salud y efectivos del ejército se desplazan por las zonas afectadas para repartir el insecticida 'abate', el cual debe ser colocado en recipientes que almacenan agua, y para fumigar viviendas y predios. "Alerta, el dengue es mortal. El zancudo (mosquito) está aquí, elimínalo", consigna un mensaje que repetidamente se transmite en la radio y que además invita a la población a presentarse a los hospitales "ante los primeros síntomas de dengue, como fiebre y dolor de cabeza". "Hacemos un llamado para que nos cuidemos, usemos repelente y dejemos que entren a fumigar a nuestras casas", subrayó el ministro Maza. El jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud, Mario Serpas, aseguró que El Salvador está afectado por las cuatro variedades de dengue hemorrágico y se espera el resultado de 80 muestras de la patología, que fueron enviadas a laboratorios de Puerto Rico. Para contrarrestar la temible enfermedad, el pasado viernes, fue celebrado el "Día Nacional contra el dengue", en cumplimiento de un decreto legislativo que ordena promover con la población una campaña para estimular "la prevención". Ante los casos de dengue que tiene El Salvador, las autoridades vecinas de Guatemala y Honduras han adoptado un "cerco epidemiológico" para evitar que los serotipos de dengue hemorrágico puedan trasladarse a esos países, que en años anteriores también han sufrido de la epidemia.

Cuba declara guerra al mosquito Aedes aegypti

Cuba mantiene un enfrentamiento general contra el mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue. La proliferación del vector ha disparado la alerta entre las autoridades sanitarias y dirigentes de la isla, que en una reunión la víspera analizaron los pasos a seguir para lo que denominan una batalla: erradicar al insecto. Durante el encuentro, el vicepresidente Carlos Lage destacó la capacidad del país y su éxitos en el control por largos períodos de tiempo del Aedes aegypti, a partir de la voluntad estatal y la cooperación de la población. Lage también criticó la actual situación, que refleja una recaída similar a la que vivió la nación en este aspecto en el 2003, y que en parte se debe a descuidos y falta de higiene en lugares señalados. A partir de esta realidad, cada mañana grupos de hombres y mujeres con motomochilas de fumigación y otros equipos laboran en distintos puntos de esta ciudad con el objetivo de detectar y destruir los focos de criaderos del mosquito. Estas acciones se complementan con visitas a las casas, vuelos de avionetas de fumigación, limpieza de vertederos y mensajes televisivos. De acuerdo con el vicepresidente el país tiene ahora dos retos, uno de carácter táctico y otro estratégico. El de mayor prioridad e inmediato es disminuir los niveles de infección actual y llevar casi a cero la existencia del mosquito, por lo que en estos días La Habana vive un ajetreo inusual. El otro está dirigido a evaluar las medidas aplicadas hasta el momento, y analizar con profundidad y espíritu crítico este problema tan pronto concluya esta campaña, afirmó. Asimismo indicó que el país tiene necesidad de evaluar con detenimiento las previsiones para que no se repita la actual coyuntura. Durante la reunión se exhorto a toda la población a actuar con responsabilidad, atendiendo a que se trata de un asunto que pone en riesgo la salud. No resolvemos el problema sólo con la fumigación –manifestó Lage–, ese es el tratamiento a las consecuencias y hay que atacar las causas. Es común que los cubanos realicen el control autofocal en sus viviendas, un ejercicio de revisión y destrucción de los posibles criaderos de mosquitos, que se refuerza con la participación de estudiantes de secundaria una vez cada 15 días. Ahora, el llamado está dirigido a redoblar los esfuerzos de los trabajadores en sus centros laborales, la familia en su hogar y los vecinos en sus cuadras. "Hay que ir al detalle en la búsqueda y en la confirmación del tratamiento al mosquito", solicitó Lage en el encuentro, donde se subrayó que "el país dispone los recursos necesarios" para resolver esta situación.

Descarga la aplicación

en google play en google play