Escúchenos en línea

Hambre causa espanto general y líderes mundiales buscan soluciones en Roma

Roma. Agencia EFE. | 1 de Junio de 2008 a las 00:00
Medio centenar de líderes mundiales se darán cita del 3 al 5 de junio en Roma, donde discutirán y analizarán medidas para enfrentarse a la crisis de los alimentos, provocada por la subida de precios. El encuentro se producirá en forma de conferencia de alto nivel, con sede en el organismo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y su objetivo será el de adoptar políticas y estrategias para garantizar la seguridad alimentaria y afrontar el alza de precios. La conferencia de la FAO abordará futuras políticas para paliar el hambre de países en desarrollo. En la conferencia organizada por la FAO no sólo serán analizadas el hambre y la malnutrición ante la subida de los precios de los alimentos, sino también la escasez de agua y de tierras y el cambio climático. Los Jefes de Estado y de Gobierno también intentarán dar una respuesta al aumento de las necesidades energéticas y al crecimiento de la población. La conferencia de alto nivel, que se celebrará en la sede del organismo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, tiene como objetivos, según la FAO, adoptar políticas y estrategias para garantizar la seguridad alimentaria y hacer frente al alza de los precios de los alimentos y una mejor comprensión de las relaciones existentes entre seguridad alimentaria, cambio climático y bioenergía. La cumbre la abrirá el presidente italiano, Giorgio Napolitano; Ban Ki-moon y Diuf y durante la ceremonia inaugural se leerá un mensaje de Benedicto XVI. El presidente español, Rodríguez Zapatero, que también asistirá a la conferencia, propondrá incrementar de manera coordinada la ayuda a los países más afectados por la subida de precios. Hambre en países en desarrollo Actualmente unos 850 millones de personas en todo el mundo sufren hambre y de esa cifra 820 millones viven en países en desarrollo, zonas en las que se espera afecte más el cambio climático, según datos de la FAO. Esas cifras, unidas al aumento de los precios de los alimentos y al hecho de que el pasado año la provisiones mundiales de cereales fueran de 420 millones de toneladas, un mínimo histórico desde 1983, hizo que la FAO diera la alarma y comenzara a gestarse esta conferencia. La cumbre se celebra en medio de una escalada de los precios de los principales productos alimentarios, lo que está causando malestar social en todo el mundo en desarrollo e impulsando a los gobiernos de esos países, tanto exportadores como importadores, a adoptar medidas que pueden desestabilizar los mercados mundiales, según un informe de la FAO. Esta situación se produce en medio del crecimiento de la producción de biocarburantes, a los que muchos gobernantes acusan de ser en parte los causantes del aumento de los precios. Según un informe de la OCDE, un tercio de la subida de los precios agrícolas previstos para los próximos nueve años se debe a los biocarburantes. Uno de los más críticos ha sido el experto de Naciones Unidas Jean Ziegler, que recientemente pidió que la producción de esos carburantes, a los que calificó de "crimen contra la humanidad", se paralice inmediatamente. La FAO no descarta, según el documento "Aumento de los precios alimentarios. Hechos perspectivas, impactos y medidas necesarias" presentado recientemente, que se deba revisar las subvenciones y la protección arancelaria para los biocarburantes, "a la vista de sus efectos sobre la seguridad alimentaria". El secretario general de la FAO, Jacques Diouf, considera que esta cumbre sobre seguridad alimentaria es "una oportunidad histórica" para relanzar la lucha contra el hambre y la pobreza en el mundo e incrementar la producción agrícola en los países en vía de desarrollo. A la cumbre, asistirán, entre otros, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente de Brasil, Luiz Inazio Lula da Silva; la presidenta de Argentina, Cristina Fernández; el presidente de Bolivia, Evo Morales; el presidente electo de la Republica Dominicana, Leonel Fernández; el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. También asistirán el vicepresidente de cuba José Ramón Machado Ventura; la ministra de Agricultura de Chile, Marigen Hornkohl, y la primera dama de Paraguay, Gloria Penayo de Duarte. Asimismo estarán el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy; de Egipto, Hosni Mubarak; de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, y de Argelia, Abdelaziz Buteflika, así como el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el japonés, Yasuo Fakuda. Lula da Silva, según fuentes brasileñas, defenderá los carburantes de origen vegetal y, en especial, del etanol que Brasil produce con caña de azúcar. El mandatario brasileño cree que el origen de la crisis alimentaria está en los altos precios del petróleo, en la especulación en los mercados mundiales y el "proteccionismo" de los países más ricos con su agricultura. Aunque en un principio no se descartó que el papa Benedicto XVI recibiera a algunos de los políticos asistentes, entre ellos al presidente de Irán y al de Brasil, fuentes vaticanas han asegurado que no habrá ninguna audiencia. Coincidiendo con la conferencia, organizaciones sociales se reunirán de manera paralela en la capital italiana, según anunció Antonio Onorati, del Centro Internacional Crocevia, que precisó que en ese foro darán voz a los pequeños productores.

Descarga la aplicación

en google play en google play