Escúchenos en línea

Jarquín anuncia denuncia ante CIDH por MRS

Managua. Agencia ACAN-EFE. | 12 de Junio de 2008 a las 00:00
El opositor Movimiento Renovador Sandinista (MRS) denunciará al Estado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, con sede en Costa Rica, por la cancelación de su personalidad jurídica. El tribunal electoral canceló el pasado 11 de junio la personalidad jurídica al MRS, integrado por disidentes sandinistas, y al Partido Conservador (PC), con más de 150 años de antigüedad, por no haber completado algunos requisitos legales. El coordinador político del MRS, Edmundo Jarquín, explicó este jueves en un encuentro con la prensa extranjera, que interpondrán la denuncia ante la Corte en un plazo de un mes, en espera de que el tribunal de apelaciones de Managua falle un recurso de amparo que presentaron contra esa resolución de los magistrados electorales. Esa resolución deja a ambos colectivos sin poder participar en los comicios municipales de noviembre próximo y en las presidenciales de 2011. El presidente del MRS, Enrique Sáenz, negó que ese colectivo no haya cumplido con los requisitos legales ante el Poder Electoral y calificó la resolución "sin fundamentos" y motivada por "razones políticas" del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Según Jarquín, ex candidato presidencial en los comicios generales de 2006, el trasfondo de cancelar la legalidad del MRS es que es un colectivo que se perfila como la tercera fuerza en el país y única opción contra los partidos del "pacto", como llama al FSLN y al Partido Liberal Constitucionalista (PLC). Alegó que el MRS, que obtuvo cerca de 200.000 votos en las elecciones generales de 2006, pasó de tener representación orgánica de 27 a 141 municipios, de los 153 que existen en Nicaragua. Consideró, por tanto, que esa medida electoral, que "deteriora la democracia", pretende facilitar el triunfo al FSLN en la capital nicaragüense y en las principales cabeceras departamentales de este país. Asimismo, Jarquín denunció que la cancelación de la legalidad a dos partidos opositores, que se suma a la negativa de no reconocer la diputación suplente al ex candidato presidencial liberal José Rizo; al despojo de la diputación del conservador Alejandro Bolaños; y quitar la representación legal de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) al disidente liberal Eduardo Montealegre, forma parte de la "construcción de una dictadura institucional" en Nicaragua. Auguró un escenario de mayor conflicto social-político y el uso de las calles por el cierre de espacios político, la carestía de la vida y evitar la "dictadura institucional". Jarquín tampoco descartó la creación de un frente amplio opositor al Gobierno de Daniel Ortega y al "pacto". El FSLN, cuyo líder es el presidente Ortega y el PLC, que encabeza el ex mandatario Arnoldo Alemán (1997-2002), mantienen desde 1999 una serie de acuerdos que la oposición llama "pacto". Esos acuerdos han permitido a ambas fuerzas, con mayoría en la Asamblea Nacional, reformar la Constitución y elegir por partes iguales a funcionarios en el Estado. Según el MRS, sandinistas y liberales quieren imponer en este país un "bipartidismo forzado" y consideraron, desde ya, que los comicios municipales de noviembre serán de "mentira" y sin ninguna legitimidad.

Descarga la aplicación

en google play en google play