Escúchenos en línea

Estima Costa Rica que se fortalece su posición sobre acuerdo con UE, en contraposición a la de Nicaragua

Agencia Notimex. Desde San José. | 3 de Septiembre de 2006 a las 00:00
La posición de Costa Rica sobre la integración de Centroamérica está fuerte pese a que fue excluida de la consulta para nombrar un negociador único para representar a la región en el diálogo de asociación comercial con la Unión Europea. El canciller Bruno Stagno dijo a Notimex que el tema de la propuesta de realizar una negociación entre regiones -y no entre países pertenecientes a los bloques- será abordado en reuniones ministeriales y en un encuentro de gobernantes del área este año. "Lo que hace falta es fortalecer nuestra opinión y visión de lo que ha sido el proceso de integración centroamericana", planteó al señalar que además da credibilidad a los objetivos planteados como encargados del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) La idea es "fortalecer la institucionalidad del proceso de integración para que todos los acuerdos y mandatos se den por medio de la institucionalidad y conforme a los mandatos consensuados por los presidentes", agregó el ministro. "Un acuerdo no está en firme hasta tanto no sea firmado por todos los presidentes y hasta ahora, sigue un espacio vacante". Sobre la designación del canciller nicaragüense Norman Caldera como negociador único ante la UE -decisión de la cual se excluyó la opinión de Costa Rica- estimó que "lo que hubo fue tal vez, cierta precipitación en dar por acordado un asunto que no está acordado". "El presidente Oscar Arias no firmaría este acuerdo en virtud de que no corresponde con la visión que nosotros teníamos para el formato y el mandato de negociación", aseguró Stagno. La propuesta fue impulsada por los presidentes Oscar Berger (Guatemala), Enrique Bolaños (Nicaragua), Antonio Saca (El Salvador) y Manuel Zelaya (Honduras), según informaciones conocidas la semana pasada en esta capital. Según versiones periodísticas, el presidente panameño Martín Torrijos se sumó posteriormente a la iniciativa. "Nosotros no conocemos todo el trasfondo del asunto y ciertamente lamentamos que se haya dado una reunión de presidentes sin el conocimiento de Costa Rica y de la presidencia Pro Témpore" del SICA, manifestó el funcionario costarricense. Stagno opinó que lo que corresponde ahora es pensar a futuro y determinar lo que describió como el formato del equipo negociador, lo que el gobierno costarricense tiene planteado como parte del ejercicio de la presidencia semestral del SICA. Enumeró tres componentes básicos en el rechazo de Costa Rica a la iniciativa de los demás países del área. Lo primero es que fue una propuesta no fue consultada con Costa Rica, que tampoco fue debatida en reuniones regionales de ministros de Comercio, cancilleres ni gobernantes. Además, estimó necesario aguardar a que se instale, en enero del año próximo, el gobierno de Nicaragua que surja de las elecciones de noviembre próximo para saber si las nuevas autoridades apoyan el planteamiento de jefe negociador. El canciller dijo, asimismo, que Costa Rica tiene que participar de forma directa en la negociación Centroamérica-UE ya que representa un 60 por ciento del comercio entre esta región y el bloque europeo. Por ello, "estamos convencidos de que sin Costa Rica no hay acuerdo de asociación", enfatizó. El comercio entre Centroamérica y la UE, para el quinquenio 1999-2003 presentó una tendencia general descendente, según datos del Ministerio de Comercio Exterior (Comex) de Costa Rica. Las exportaciones centroamericanas bajaron en ese período, de dos mil 104.7 a mil 517.2 millones de dólares, mientras las importaciones subieron de mil 499.8 a dos mil 324.5 millones, de acuerdo con la fuente. De ese modo, los saldos de la balanza comercial birregional pasaron de 604.9 millones de dólares en 1999 al negativo -807.3 millones de dólares registrado en 2003, según los cálculos oficiales. En ese contexto, el comercio entre Costa Rica y al UE presentó, durante el mismo período, tendencias similares, con exportaciones locales que pasaron de mil 453.8 a mil 73.4 millones de dólares y las importaciones de 580.3 a mil 8.9 millones. Los saldos de este intercambio fueron excedentarios aunque descendentes, al pasar de 873.5 a 64.4 millones de dólares. De acuerdo con datos estadísticos de la UE correspondientes a 2003, el 15 por ciento de las exportaciones centroamericanas tuvo a ese mercado como destino, y nueve por ciento de las importaciones de esta región se originó en el bloque europeo. "Ciertamente, Costa Rica desea ese acuerdo de asociación, pero también hay que hacerlo sobre bases transparentes y consensuadas", expresó Stagno. En mayo pasado, los presidentes centroamericanos acordaron la presentación de una posición unida ante la UE. Esta área plantearía a ese bloque, durante la IV Cumbre Unión Europea, América Latina y Caribe, que pese a las particularidades nacionales, avanza en su proceso de integración. Centroamérica y la UE decidieron el 12 de mayo pasado en Viena, capital de Austria, llevar a cabo la negociación de un acuerdo de asociación entre ambas regiones. Los firmantes de la Declaración de la Cumbre indicaron que "damos la bienvenida a la decisión tomada para lanzar las negociaciones para un acuerdo de la asociación, incluyendo el establecimiento de una zona de libre comercio".

Descarga la aplicación

en google play en google play