Escúchenos en línea

Horas de angustia en Cuba

La Habana. Diario Granma y Agencia AIN. | 30 de Agosto de 2008 a las 00:00
Horas de angustia en Cuba
La gradual aproximación del huracán Gustav a los mares al sur de la región occidental de Cuba provocará desde la mañana de hoy sábado un marcado deterioro de las condiciones del tiempo en toda esta área, con lluvias localmente intensas, vientos fuertes y la ocurrencia de inundaciones costeras en zonas bajas de la costa sur, las cuales pueden ser muy significativas en ese litoral de Pinar del Río, y la provincia de La Habana. Gustav pasó este viernes de tormenta tropical a huracán luego de atravesar Jamaica en su paso arrasador por el Caribe. La cifra de muertes en Haití se elevó a 66 -y 10 desaparecidos-, que se sumaron a 11 en Jamaica y a otras ocho en República Dominicana. El ciclón destruyó un número aún indeterminado de viviendas, puentes e infraestructura luego de causar grandes inundaciones en Haití, donde miles se alojaron en refugios de emergencia a la espera de asistencia gubernamental y de organizaciones humanitarias. Los expertos advierten que tras pasar por el Caribe, Gustav podría impactar sobre la costa sudeste de Estados Unidos, posiblemente en cercanías de la ciudad de Nueva Orleans (Luisiana) que tres años atrás fue devastada por el huracán Katrina. El doctor José Rubiera, jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba, subrayó que de mantener su vaticinada trayectoria general hacia el noroeste, el peligro de mayor impacto directo será en primer lugar la Isla de la Juventud, y luego el área comprendida entre Pinar del Río y Matanzas, incluidos los dos territorios habaneros. Sin embargo, advirtió el especialista, Cienfuegos y Villa Clara también deben prestar mucha atención al rumbo de Gustav, pues cualquier inflexión algo más al este, aumentaría el riesgo para esa parte del centro del país. Al encontrar condiciones muy favorables para su desarrollo en el noroeste del mar Caribe, este sistema tropical tiene posibilidades de tocar el occidente cubano convertido en un huracán de gran intensidad. El azote a la región debe producirse entre la tarde de hoy y la mañana del domingo, si no hay cambios bruscos en su movimiento y velocidad de traslación. Resulta oportuno recordar que el ciclón tropical no es solo el punto central señalado en los mapas, pues casi siempre estos fenómenos suelen tener una extensa zona de nublados acompañados de lluvias y vientos fuertes, que pueden alcanzar un diámetro de cientos de kilómetros, en dependencia de las características de cada organismo. En el caso de Gustav, las imágenes de los satélites meteorológicos lo mostraban ayer como un huracán de gran tamaño, cuyo campo nuboso cubría el oriente de nuestro archipiélago y buena parte de la región central. Incluso, las áreas de viento con fuerza de tormenta tropical (de 63 a 117 kilómetros por hora) abarcaban alrededor de 450 kilómetros. Por eso sus efectos deben sentirse en varias provincias. Vale la pena alertar que en aquellos lugares por donde pase el centro, puede haber calma en el viento, dejar de llover y despejarse el cielo por 20 minutos o más, de acuerdo a la extensión del también llamado ojo del huracán y la velocidad de traslación que traiga. Tal mejoría transitoria del tiempo puede hacer que algunas personas retiren la seguridad de sus puertas y ventanas, y hasta salgan a la calle. Tamaña imprudencia no debe cometerse jamás, porque pronto las condiciones meteorológicas se deteriorarán y volverán las lluvias intensas y los vientos soplarán con igual o superior velocidad. Gustav se ubicaba anoche a unos 370 kilómetros al sudeste de Punta del Este, Isla de la Juventud, y sus vientos máximos sostenidos eran de 130 kilómetros por hora, con una presión mínima central de 975 hectopascal. El movimiento era al noroeste, a unos 18 kilómetros por hora. A pesar de desplazarse ayer bastante lejos de la costa sur de la provincia de Granma, en la estación de Cabo Cruz dio vientos máximos sostenidos de 50 a 60 kilómetros por hora, con una racha de 110. Todo el gobierno cubano en emergencia El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, expresó su confianza en la pericia con que se enfrentan los eventos meteorológicos en Pinar del Río, mediante una comunicación telefónica con autoridades del territorio. Raúl se interesó por las medidas adoptadas e hizo énfasis en el imperativo de salvaguardar las vidas humanas y los bienes materiales. Igualmente el Segundo Secretario del Comité Central del Partido se interesó por la preparación de la capital ante la amenaza del huracán Gustav. En conversación telefónica con Pedro Sáez, miembro del Buró Político y presidente del Consejo de Defensa en Ciudad de La Habana, mientras sesionaba una reunión de este órgano al decretarse la fase de alerta ciclónica, Raúl advirtió que de la misma manera que el pueblo se ha preparado para la defensa, también debe ganar este combate contra la naturaleza. Señaló la necesidad de extremar las medidas de Defensa Civil, dirigidas a evitar pérdidas humanas y reducir al mínimo los daños materiales, máxime cuando en los días venideros puede crearse una situación inusual con la presencia de otros organismos atmosféricos en el Caribe. Carlos Lage Dávila, miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Estado, visitó la provincia de Pinar del Río y constató las acciones emprendidas allí a fin de proteger a la población y minimizar los daños. "Nadie es más experto en ciclones que los pinareños, pero no debemos confiarnos. Hay que reiterar todas las orientaciones como si fuera la primera vez", expresó. Lage llamó a la población a prepararse para un evento de gran intensidad, y a tomar las medidas necesarias para iniciar el proceso de recuperación a toda velocidad, tras el paso del meteoro. En ese sentido mencionó los 577 grupos electrógenos que mantienen la vitalidad en los principales objetivos de la economía y los servicios, la comunicación con casi todos los municipios mediante la fibra óptica, y la disponibilidad de los alimentos de la canasta básica para su distribución anticipada, entre otros. Este viernes se realizó la evacuación de más de 12 900 personas que residen en zonas de riesgo y el traslado a casa de 6 947 vacacionistas que se encontraban en playas y campismos. También se informó que las escuelas de medicina, ubicadas en el municipio de Sandino, con una matrícula de 3 970 estudiantes de 27 nacionalidades, cuentan con todas las condiciones para garantizar su seguridad. Varias brigadas médicas partieron en horas de la tarde hacia las localidades que habitualmente se incomunican por el desbordamiento de ríos. Este viernes se trabajaba intensamente en la protección de los 463 000 quintales de tabaco existentes en depósitos y la recolección de unas 16 000 latas de café maduro. Las 149 embarcaciones de pesca de la provincia ya se encuentran en puerto.

Descarga la aplicación

en google play en google play