Escúchenos en línea

Gustav a punto de llegar a Cuba

La Habana. Agencias. | 29 de Agosto de 2008 a las 00:00
Gustav a punto de llegar a Cuba
El ojo del peligroso huracán Gustav impactó la tarde de este sábado Punta del Este, en la Isla de la Juventud, occidente de Cuba, con categoría 4, informó el Instituto de Meteorología cubano. "La pared del ojo toca Punta del Este, va a cruzar tangente prácticamente a la costa del nordeste de la Isla de la Juventud y se dirige hacia la zona central o más bien oriental de Pinar", afirmó el jefe de Meteorología, José Rubiera. Rubiera explicó por la televisión estatal que el huracán se desplaza hacia el noroeste a 22 kilómetros por hora y atravesará esta noche el extremo occidental de Cuba, de sur a norte, saliendo al mar de nuevo por el Golfo de México en dirección a sur de Estados Unidos. "Gustav", que ya causó más de 80 muertes a su paso por Haití, República Dominicana y Jamaica en los últimos días, está en los 21.6 grados de latitud norte y 82.6 de longitud oeste. El huracán Gustav se fortaleció este sábado a un ciclón de categoría 4 con vientos de 230 km/h y avanza como un ciclón "extremadamente peligroso" hacia el oeste de Cuba, informó el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (CNH), con sede en Miami. 200 mil personas evacuadas Más de 200.000 personas fueron evacuadas hasta ahora en el occidente del país -sobre todo de los pueblos costeros-, donde rige una "alarma" ciclónica, incluyendo la Ciudad de La Habana. En ese nivel de máxima de advertencia están también las provincias de La Habana y Matanzas, donde está Varadero -150 km al este de la capital-, principal polo turístico de Cuba. Unos 1.200 turistas extranjeros fueron evacuados de cayos en la costa sur de Cuba y llevados a sitios seguros. Todos los vuelos nacionales y el transporte marítimo hacia la Isla de la Juventud están suspendidos. Cubanos enfrentan con decisión y serenidad peligros de huracán Los cubanos enfrentan este sábado con decisión, serenidad y organización los peligros provenientes del paso del huracán Gustav por el occidente de su territorio. Tras alcanzar la categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson, de cinco, y vientos que llegan hasta 220 kilómetros por hora, el fenómeno meteorológico golpea la Isla de la Juventud, al sur de esta capital, y la provincia de Pinar del Río, extremo occidental del país. De acuerdo a los boletines oficiales, la fortaleza de Gustav y su amplia área de lluvias y vientos provocan afectaciones también en las provincias de La Habana, Ciudad de La Habana, Matanzas y Villa Clara. En Ciudad de La Habana se intensifican las rachas de fuertes vientos que deben superar los 100 kilómetros por hora al final de la tarde, de acuerdo con los cálculos del Instituto de Meteorología. Las lluvias azotan con fuerza toda la zona costera de la capital cubana y muy especialmente las calles cercanas al malecón habanero. En algunas áreas se registraron ya interrupciones del servicio eléctrico, incluso relacionadas en algunos casos con las medidas adoptadas de acuerdo a la situación existente, pero siguen circulando todavía ómnibus urbanos y otros vehículos. Las cadenas de grupos electrógenos colocados en lugares clave permiten mantener el funcionamiento de servicios y producciones más trascendentes para los pobladores y la economía. La radio y televisión mantienen la información permanente a la población sobre lo que ocurre en todo el país a pesar de las dificultades provocadas por la caída de algunas antenas, especialmente en Pinar del Río y la Isla de la Juventud. Se inició, gradualmente, la evacuación de vecinos de las barriadas y calles que pueden ser víctimas de las inundaciones o penetraciones del mar. Desde hace varios días, el sistema de Defensa Civil cubano puso en marcha su acostumbrada maquinaria preventiva que ha permitido a esta nación, regularmente azotada por tormentas y ciclones en esta época del año, preservar con éxito vidas humanas y recursos económicos y sociales. Los Consejos de Defensa en las distintas provincias operan permanentemente comprobando el funcionamiento de las decisiones adoptadas en ese sentido incluso desde antes de la llegada del huracán a tierras cubanas. Dirigentes del gobierno a los distintos niveles revisan también sobre el terreno la situación en todas las provincias del afectado occidente. Otro de los hechos trascendentes es la presencia en sus lugares de labor de los trabajadores indispensables para mantenerlos funcionando, desafiando las malas condiciones del tiempo. A pesar de la difícil situación generada por el potente Gustav es evidente que con la disciplina social, el sistema de Defensa Civil existente y la acción de las autoridades en todo el país, Cuba busca salir airosa de una nueva e importante prueba.

Descarga la aplicación

en google play en google play