Escúchenos en línea

No hacemos política ni nos obligarán a hacerlo, promete general Halleslevens

Managua. Radio La Primerísima. | 2 de Septiembre de 2008 a las 00:00
En un inusual tono enérgico y con sorprendente franqueza, el General Omar Halleslevens, jefe del Ejército de Nicaragua, insinuó la noche del martes que hay una campaña mediática dirigida a desacreditar a la institución y otra, para obligarla a meterse en política. El jefe del Ejército aprovechó el acto de aniversario de la fundación de la institución y, frente al presidente Daniel Ortega, jefes de los otros poderes del Estado y agregados militares extranjeros, para sentar su posición sobre tres temas delicados que han sido cubiertos con abundancia por los diarios del país y algunos canales de televisión, y de paso, para denunciar lo que describió como una campaña de desprestigio contra la institución que dirige. (mp3)ESCUCHE LAS EXPLICACIONES DEL GENERAL OMAR HALLESLEVENS (en mp3) Pero los dardos lanzados con mayor fuerza por el General Halleslevens, tuvieron como destino a un organismo no gubernamental creado en la década de los 90 para ayudar al gobierno de Violeta de Chamorro en la labor de reducir las fuerzas armadas y eliminar de su seno todo vestigio del sandinismo. "A los señores del Instituto de Estudios Estratégicos de Políticas Públicas, les recordamos que el Ejército de Nicaragua no hace cálculos políticos. No intervenimos en política. No queremos hacerlo. Somos los primeros en oponernos a ello. No queremos deliberar. No estamos para defender posiciones políticas ni ser contrarios a posiciones políticas, porque ese rol lo juegan los partidos políticos de nuestro país. No le corresponde hacer política a nuestra institución. ¿Acaso será quieren llevarnos a la política? Nosotros, el Ejército de Nicaragua, somos los primeros en decir: ¡No, no vamos a caer en ese pecado, ni vamos a permitir que nos lleven a cometerlo!". Halleslevens sentó la posición del Ejército sobre los casos de Esquipulas (donde hay una disputa de propiedad con un grupo de empresarios), Mokorón (una colina ubicada al sur de la ciudad), ambos manejados por el Instituto de Previsión Social Militar (IPSM), y los sucesos de la hacienda El Encanto, El Rama, el 21 de mayo pasado, en donde una patrulla militar mató a tres personas en circunstancias confusas. "El Ejército de Nicaragua, jamás y por ninguna razón, y menos aún con un fin de lucro, ha despojado de derechos ni de bienes a ciudadano alguno", aseguró el jefe militar. Tras relatar los detalles del caso Esquipulas y las sucesivas demandas judiciales ganadas por el Ejército en los tribunales comunes, Halleslevens exclamó: "me pregunto entonces ¿qué otro recurso moral, ético y jurídico¬–legal le corresponde (al Ejército de Nicaragua)? ¿acaso no es el sistema judicial la autoridad competente? ¿quién otro puede juzgar estos casos? ¡Indíquenme entonces a qué otros tribunales tendríamos que someternos para dejar clara y diáfanamente establecido que nuestro actuar ha sido y es apegado a derecho!". Según el jefe militar y refiriéndose en particular a los diarios del país, "esta situación (la de Esquipulas) sirvió para que de forma desmedida, injusta, faltando a la ética se señalara y acusara al Ejército de Nicaragua de manera irracional de corrupción. Con gran despliegue informativo, se trató de hacer prevalecer una sola versión, ignorando las actuaciones de las otras partes". También acusó a esos medios de ignorar a propósito que "el Ejército de Nicaragua confirmado por ellos mismos, es una de las entidades en la que la población más confía y en la que sustenta altos grados de confianza para combatir la corrupción". "Pienso que todos estamos llamados a ser objetivos y a promover la cultura de la información fiable, contrastable, que ayude en la formación de opinión y no la deforme", sentenció Halleslevens. "En esto quiero ser enfático. No vamos a poner en riesgo nuestros principios. No vamos a poner en riesgo nuestra credibilidad y nuestra razón de ser por tratar de que el IPSM obtenga unos córdobas más. Nuestra gran fortuna es y continuar siendo fiel al pueblo de Nicaragua, a quien nos debemos", enfatizó el jefe del Ejército. Luego alude expresamente a las publicaciones sobre el presunto despojo a una humilde familia campesina, supuestamente fraguado por una sociedad en la cual participa el IPSM. "Aprovechándose de la humildad de esta familia, con recursos fotográficos conmovedores y titulares insultantes y desproporcionados, pasan de la sociedad al propio IPSM y de este pasan tranquilamente al Ejército de Nicaragua, con una magnífica concatenación de unas pocas verdades con un montón de subjetividades y mentiras, articulados con un único fin: perjudicar al Ejército de Nicaragua, manipulando de forma grotesca la información, llevando la institución a dar la impresión no de la legítima que es, sino la de una agrupación casi gangsteril", exclamó en tono enérgico Halleslevens. En el caso de la finca El Encanto, el jefe del Ejército aseguró que la patrulla del Ejército que actuó iba al mando de la Policía y que los soldados actuaron en legítima defensa, hubo lesiones y hubo homicidio, según la conclusión de la Fiscalía General de la República, que interpuso una denuncia formal contra dos policías y un soldado, cuyo juicio se realizará el próximo 24 de septiembre. "Me pregunto, ¿acaso los hermanos de la Policía Nacional no son la autoridad competente? ¿será que el Ejército de Nicaragua estaba apoyando o cooperando con alguien que no representara la ley? ¿acaso no estamos obligados a brindar apoyo a esa institución?", reclamó el General. "Nuestra actuación generalizada es de respeto a los Derechos Humanos y cuando hay algo que investigar, ahí damos la cara. No es nuestra conducta ir a negociar con la vida de nadie, ni la de esconder o alterar pruebas, como se dijo de manera tergiversada y calculada. ¿Acaso el Ministerio Público y los jueces no son la autoridad competente? ¿acaso hemos tratado de interferir o eludir responsabilidad?. Si no son ellos, que por favor alguien nos diga lo contrario, que nos señalen sin mentiras e injurias, en qué la institución falló, como han querido señalar de forma malintencionada. Nunca pretendimos ocultar los hechos ni negociar con las víctimas. Siempre fuimos diáfonos con ellas", aseguró. Tras lamentar la muerte de los tres campesinos, Halleslevens "y aún más, que con esas vidas se pretenda enaltecer defensas limitadas al simple acto propagandístico y comercial, sin mediar en ello las implicaciones que conllevan el dolor de las víctimas y el desechar valores y principios demostrados plenamente" por el Ejército. "Es más –abundó el jefe militar– en el marco de esa campaña de desprestigio, existieron quienes se manifestaron de forma ingenua o calculada, que eso le pasaba al Ejército por hacer cosas que no le corresponden por ley. Tenemos suficiente claridad de lo que nos corresponde hacer por ley y que conocemos también lo que por ley les corresponde a los hermanos de la Policía Nacional. No estamos invadiendo funciones. Estamos en el marco de lo que la ley nos permite, haciendo algo por Nicaragua". "Creo que es fácil, desde una butaca de espectador, teorizar y elucubrar sobre temas tan complejos e importantes, como es el enfrentamiento a todos los tipos de expresión de la delincuencia y sus actividades conexas", disparó Halleslevens, en una obvia referencia a algunos organismos de derechos humanos que han sido tenaces críticos de las actuaciones del Ejército en estos casos. Desafió a esos críticos a visitar las comunidades rurales en donde el Ejército actúa y en particular, a los alrededores de la hacienda El Ensayo, "y tendremos la respuesta objetiva y sabia de nuestro pueblo". Y luego apuntó: "veámonos en el espejo de nuestros vecinos y hermanos de otros países y cuando (dios no lo quiera) si eso pasara en Nicaragua, que hoy por protagonismo, por justificar presupuesto para organismos que representan, ¡quién sabe dónde van a estar! Mientras tanto, sí lo digo con certeza, ahí estará el Ejército de Nicaragua, combatiendo la delincuencia. Ojalá eso nunca tengamos que comprobarlo". Al final de su intervención, Halleslevens rindió informo del trabajo del Ejército en el último año. Antes del discurso, ascendió al grado de General de Brigada a los coroneles Jorge Alberto Miranda Jaime, Herminio Escoto García y Evertz Alemán Lara, y a otros 50 oficiales de menor rango. ESCUCHE EL DISCURSO ÍNTEGRO DEL PRESIDENTE DANIEL ORTEGA DURANTE EL ACTO DEL EJÉRCITO (mp3)

Descarga la aplicación

en google play en google play