Escúchenos en línea

Callahan ofrece respeto mutuo y dialogo maduro

Managua. Informe Pastrán. | 11 de Septiembre de 2008 a las 00:00
El Embajador de Estados Unidos en Managua, Robert Callahan ofreció la noche del miércoles una comunicación permanente al gobierno del Presidente Daniel Ortega, para administrar cualquier divergencia o discrepancia. El diplomático ofreció su primera recepción oficial, para saludar al cuerpo diplomático, dirigentes políticos, de gobierno, empresa privada, altos mandos del ejército, policía y directores de medios de comunicación. Muy relajado, y en presencia del Vicepresidente, Jaime Morales Carazo y del Canciller Samuel Santos, el diplomático dijo que hace menos de tres semanas tiene de encontrarse en Managua y ya se sentía como en su casa, por la hospitalidad recibida. "Como Embajador de los Estados Unidos ante Nicaragua, pienso dedicar cuanto tiempo pueda a visitar toda Nicaragua y mientras viajo, probar su famosa comida con toda la diversidad regional que tenga, el quesillo de León, rosquillas de Rivas y pan de coco del Caribe. Y, por supuesto, probaremos los nacatamales y gallo pinto en todas partes", expresó para añadir que desea ver el béisbol nicaragüense. "A como dije en mi discurso ante el Presidente Ortega en Matagalpa al presentar mis credenciales, quiero agradecer de nuevo al gobierno de Nicaragua por esa cortesía. Una de mis principales responsabilidades como Embajador de los Estados Unidos será describir, explicar y promover las políticas estadounidenses hacia Nicaragua, y puedo identificar esas políticas brevemente: los Estados Unidos busca apoyar a los nicaragüenses en su búsqueda por fortalecer su democracia y desarrollar su economía, todo esto basado en el respeto mutuo y el diálogo maduro", manifestó. Callahan dijo que ya manifestó al Vicepresidente Jaime Morales y al Canciller Samuel Santos, con quienes se reunió por separado en días pasados, que desea sostener un diálogo cordial y franco, sabiendo que "no siempre estaremos de acuerdo en todo tema". "Las naciones soberanas, incluso aquellas con las mejores intenciones, ven las cosas desde el lente de sus propios intereses nacionales, los cuales no siempre coinciden. Pero yo sé que al mantener abiertas las líneas de comunicación, podemos hablar sobre nuestras diferencias de forma respetuosa, encontrar un compromiso aceptable cuando sea posible y continuar hacia adelante", destacó. Anotó que "nuestras relaciones estrechas con el pueblo nicaragüense son una consecuencia natural de nuestros lazos históricos, firmes y profundos" y por eso "entre más participo en eventos públicos y voy conociendo a los nicaragüenses, más me impresiona cuan productivas y fluidas son las interacciones diarias entre nuestros pueblos" porque "somos más que vecinos hemisféricos". Observó que "medio millón de nicaragüenses viven en los Estados Unidos y envían quinientos millones de dólares anuales en remesas", además, "miles de estadounidenses viven y trabajan en Nicaragua, muchos de ellos involucrados en proyectos de asistencia humanitaria y desarrollo económico. Miles más visitan sus ciudades, lagos y playas encantadoras". "Estos lazos enriquecen nuestras experiencias personales y nos ayudan a apreciar las culturas y costumbres mutuas y sí, las idiosincrasias. Nos vuelve más tolerantes y nos lleva al entendimiento mutuo, lo cual a su base, es el corazón de la diplomacia", precisó.

Descarga la aplicación

en google play en google play