Escúchenos en línea

Economistas piden medidas para paliar el impacto de la recesión mundial

Managua. Radio La Primerísima. | 19 de Septiembre de 2008 a las 00:00
Los economistas independientes Adolfo Acevedo y Néstor Avendaño sugirieron este viernes al gobierno de Daniel Ortega, tomar de inmediato una serie de medidas para paliar el impacto en el país de la recesión mundial, ante el signo evidente de que la principal economía del orbe, de Estados Unidos, "entra pronto" en abierta recesión. Ambos economistas comparecieron este viernes en el Canal 8 de la televisión local para analizar la situación, y Avendaño apuntó que entre el 75 y 80 % de los expertos estiman que "muy pronto" Estados Unidos entrará en recesión, en parte arrastrada por la crisis financiera hipotecaria, pese a la intervención del gobierno federal, intentando salvar a las grandes empresas. Coincidieron en que el fenómeno de la recesión será global, dado el sistema en vigencia, expandiéndose de Estados Unidos a Europa, Japón y el resto del mundo, y aunque quizá América Latina no sea golpeada tan fuertemente, si lo serán los países de Centroamérica, que tienen como principal mercado a la nación del norte. Avendaño indicó que es previsible una dramática caída del envío de remesas al país, estimadas en unos 800 millones de dólares, dado que los inmigrantes de nuestro país en su mayoría trabajan en el sector construcción de los Estados Unidos, rubro principal en declive ante la crisis financiera hipotecaria, que ya desde hace dos años venía deprimiéndose en ese país. Resaltó que el crecimiento económico de Nicaragua se basa actualmente en las exportaciones, cuyo destino principal son los Estados Unidos, y el segundo socio comercial nuestro, los países de Centroamérica, también reducirían sus importaciones, ante la falta de liquidez por no poder colocar sus productos en la nación norteña. Dibujó el escenario de que los exportadores nicaragüenses el próximo año no tengan donde vender sus productos, al comprimirse la economía estadounidense, ya que las ventas a Europa son mínimas, al igual que a Japón y a otros países asiáticos, mientras que a África no le vendemos, pese a los precios actuales de nuestras materias primas y el auge de las exportaciones, 34 por ciento más que en 2007. Acevedo hizo notar que décadas atrás, eran las exportaciones las que hacían crecer a otros sectores de la economía nacional, lo que no ocurre ahora, con los sectores de la construcción, la industria, la inversión, los que además son los que generan empleo, y apuntó que en la actualidad las importaciones están sustituyendo a la producción local. Avendaño sugirió al Gobierno a tomar medidas como incentivar la reinversión a lo interno de las utilidades de las empresas, con medidas fiscales como eximir de impuestos a esa parte de las ganancias que se utilicen en inversiones, las que a su vez serían generadoras de empleo. También indicó la promoción del ahorro interno, no el ahorro en los bancos del sistema financiero, sino los gastos superfluos de los millonarios, eliminando los viajes innecesarios al exterior, la importación de artículos que no son de consumo básico o elemental, o que no se produzcan en el país. Estas deben de ser acompañadas por una ejecución eficiente de la inversión pública, actualmente retrasada pese a contarse con los fondos presupuestados para esas actividades, y promover la producción interna, así como el consumo de lo que el país produce. Avendaño advirtió que, en este caso, el Gobierno deberá de evitar las políticas neoliberales que tradicionalmente ante los problemas de economías deprimidas lo primero que recomiendan es restringir el gasto público, generando mayores problemas como el desempleo. Ninguno de los dos economistas compartió el optimismo que expresó el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, respecto a que la depresión económica de Estados Unidos será pasajera y que el mismo mercado se encargará en resolverla. Por el contrario, advirtieron que si este año es difícil para la economía de este país, 2009 será un año muy duro, de muchas limitaciones, dificultades y retos. Callahan descubrió una falta de competitividad de hace un siglo Avendaño dijo que el embajador estadounidense, Robert Callahan, "descubrió" un siglo después que Nicaragua ha perdido competitividad, y la limitó a los dos últimos años cuando el país mantiene una productividad igual a la del siglo XIX. Si revisamos la productividad en el tiempo del presidente José Santos Zelaya, de 1893, veremos que el rendimiento por manzana en el cultivo del frijol o de maíz, es la misma que en la actualidad, las vacas de nuestros ganaderos siguen produciendo lo mismo, 3, 4 o 5 litros al día, añadió. Apuntó que otro factor que afecta la competitividad es el "dramático" deterioro de la infraestructura vial, dañada en un 70 por ciento de su totalidad, lo que también incide en el crecimiento económico, en los costos de producción, etc. Acevedo, por su parte, afirmó que en la competitividad también debe tomar parte el sector empresarial, que por décadas han basado su competitividad en el deterioro del salario real de los trabajadores, que en los últimos seis años han perdido el 40 por ciento ha perdido su poder adquisitivo. Regular la cadena de precios y ganancias en combustible Los dos economistas coincidieron también en la necesidad de que el Estado regule los precios de los combustibles, ante el "fenómeno" de la caída de los precios internacionales del crudo y a lo interno la tendencia es al alza o cuando menos permanecen estables. Avendaño aclaró que regular no significa intervenir o estatizar a las petroleras, a las que incluso señaló de prácticas irregulares, porque cuando se subir los precios se trata, las gasolineras los ponen en vigencia desde el sábado o el domingo, pero cuando bajan centavos los hacen efectivos hasta el lunes. Demandó que los diputados, además de aprobar la ley para regular los precios de los combustibles, deben de formar una comisión, integrada por miembros de la Asamblea Nacional, el Cosep y la Liga de Defensa de los Consumidores, para "revisar toda la cadena" de ese negocio, investigación que debe abarcar los años 2007 y 2008, en los que se encontrarían ganancias increíbles. Acevedo indicó que es contraproducente el sistema de precios de los derivados del petróleo en el país, tomando como referencia los de Texas, cuando en su gran mayoría se compra a Venezuela, que es más barato, y además se aplica un sistema de costos distinto al que debe regir en Nicaragua.

Descarga la aplicación

en google play en google play