Escúchenos en línea

Lección de crisis EU: el mercado no lo soluciona todo

Managua. Radio La Primerísima. | 26 de Septiembre de 2008 a las 00:00
La crisis financiera que vive Estados Unidos, a partir de la quiebra de diversos consorcios bancarios, deja una gran lección a las naciones en vías de desarrollo: es necesaria la intervención del Estado, porque el mercado no soluciona todo. De esta manera, el doctor en economía y director de la Oficina Administrativa y Económica del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, Ovidio Reyes, explicó que Nicaragua debe reforzar sus mecanismos financieros para evitar que el impacto a nuestra economía sea mayor, y resaltó que --de tomarse estas medidas-- los efectos pueden ser mínimos. “Nicaragua puede reforzar sus mecanismos de apoyo directo y reforzar el sistema financiero. Es decir, no creer que el mercado va a solucionar todo, creo que esa es la principal lección. Y que los Estados Unidos se la va tener que tragar duro esas lecciones: antes confiaban ciegamente en el desarrollo de los mercados, ahora van a necesitar desarrollar instrumentos de regulación para no confiar tan ciegamente”, explicó Reyes. Enfatizó que en la actual coyuntura económica es necesaria la intervención del Estado. Brutal sacudida del sistema capitalista “Estamos frente a una de las crisis mas impresionantes que se ha observado, los últimos datos indican que hay una perdida de 1.8 millones de millones de dólares, son cifras increíblemente exorbitantes”, alertó. Reyes manifestó que si bien el sistema capitalista “no se está hundiendo”, la crisis financiera norteamericana efectivamente sacude los cimientos de la “economía liberal pura”, lo que demuestra que la participación vital del Estado es la única que puede aminorar los efectos colaterales. Recordó que el presidente de los Estados Unidos, George Bush, solicitó al Congreso la inyección de 700 mil millones de dólares, dinero que es apenas un poco menos de la mitad del descalabro económico y que será entregado a instituciones “quebradas”. El impacto es tan violento, que la crisis ha comenzado a sentirse en Europa, principalmente en Inglaterra, donde los bancos europeos están inyectando 180 mil millones de dólares. “Estas inyecciones de capital demuestran que hay recursos para hacer frente a la crisis, pero lo que sí queda claro es que el Estado tomó las riendas, eso es un cambio fundamental que ha ocurrido. Es decir, el Estado no dejó la economía sola, como muchos creyeron, al contrario, está tomando acciones para intervenir y lo está haciendo para evitar que la crisis se propague a toda la economía”, explicó Reyes. Crisis EU no tendrá impacto drástico en Nicaragua El especialista aseveró que la crisis no tendrá un impacto tan drástico en Nicaragua, ya que dependerá de las acciones que tome el gobierno. Las afectaciones podrían darse en las exportaciones, en la entrada de remesas y en el incremento de las tasas de interés. “Directamente no va a afectar, y me refiero al mercado financiero, porque nuestros bancos no están vinculados con los de Estados Unidos, ya que sus relaciones son más que todo relaciones comerciales, por lo tanto no habría un impacto directo de la economía americana”, detalló. Agregó: “Si se hace una mala administración de esta crisis de parte del gobierno (norteamericano), entonces lo que va a ocurrir es una recesión. Y nos va afectar en tres vías, bajará la demanda de productos que exportamos, y nuestras exportaciones también bajarían; por otro lado, al haber menos actividad económica, hay menos empleos, y muchos de los nicas que envían remesas dejarían de enviar”. “Si los Estados Unidos empiezan a hacer una combinación tal que la tasa de interés y el dólar mismo continúan desplomándose, como lo ha venido haciendo, nos va afectar a nosotros”, agregó. Origen de la crisis Reyes explicó que la crisis financiera en los Estados Unidos empezó a gestarse después del ataque de las Torres Gemelas, en 2001, lo que obligó a la Reserva Federal a reducir las tasas de interés y motivó a crear incentivos, desarrollando un crecimiento inusitado en el mercado inmobiliario. Esto provocó la entrada de muchos agentes, los que empezaron a endeudarse aprovechando la baja tasa de interés y el crecimiento en los precios de las viviendas. Es decir, se endeudaron y adquirieron propiedades en medio de una “burbuja especulativa”. “Podemos imaginar qué ocurre en un mercado cuando uno adquiere una deuda a una tasa de interés baja y de repente sube demasiado: los deudores empezaron a dejar de pagar y los bancos que habían empaquetado todas esas deudas en el mercado financiero de Wall Street, empezaron a transarlas y cuando estalla la crisis de no pago, entonces empieza afectar no solamente el mercado mobiliario sino a todos los otros mercados en los Estados Unidos”, argumentó. Reforzar relaciones con países ALBA Recomendó que Nicaragua debe reforzar todos los mecanismos de regulación y buscar mercados alternativos. “Cuando uno ve que el vecino es inestable, tiene que buscar otros vecinos que sean más estables. Hay opciones. Nicaragua puede perfectamente reforzar las relaciones comerciales con Europa, máximo ahora que el euro está agarrando más fuerzas; y reforzar sus relaciones comerciales con los nuevos socios que tiene en el marco del ALBA”, señaló. “La Superintendencia de Bancos debe asumir un rol mas protagónico en cuanto a ver hasta donde se están moviéndose los créditos. Es un campo de acción muy importante que nos queda como lección de lo que está pasando en Estados Unidos, porque los créditos se están yendo a deudores muy riesgosos. Lo mismo tiene que aprender Nicaragua”, finalizó Reyes. «Superman herido de muerte» El sociólogo Orlando Núñez y el ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, coincidieron en afirmar que la crisis financiera del sistema capitalista reafirma que la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) es una opción real para nuestras naciones. “La humanidad está en presencia de una de las crisis financieras más profundas y de mayor impacto en la historia, por eso es necesario ir creando bases para la conformación de una nueva arquitectura financiera regional con otras bases y que definitivamente no están relacionadas con este tipo de crisis que son propias del sistema capitalista en general”, señaló Guevara. Dijo que la crisis ha reforzado el planteamiento de la creación de un nuevo paradigma, que brinde un nuevo contexto de relaciones con reglas de juegos diferentes a las establecidas en estos momentos en el contexto de la comunidad financiera internacional. “El marco del ALBA --sustentado en principios de complementariedad, solidaridad y de respeto-- está bastante avanzado y nos está dejando bien en claro que quienes comenzaron con este proceso alternativo conocían a profundidad lo que vendría a ocurrir en el sistema capitalista”, refrendó Guevara. Para Núñez, la crisis que enfrenta los Estados Unidos reafirma la concepción y visión revolucionaria de transformar las naciones al sur de Norteamérica a partir de sus propias capacidades y experiencias. “Aquí vemos una crisis en la metrópolis (Estados Unidos) y vemos a países del sur buscando alternativas basadas en los intereses propios del sur”, señaló. Aseguró que esto ha significado, además de una derrota del sistema, una derrota de la derecha latinoamericana y nicaragüense. “Creo que la derecha está avergonzada y derrotada moralmente. Y se está dando cuenta que sus propios capitales están padeciendo, la mayor derrota moral para la derecha nicaragüense es que el paradigma del mercado globalizado se les ha caído, se les ha caído la esperanza, ya no tienen un Superman que resuelva los problemas del mundo. Superman está herido de muerte”, resaltó Núñez. Profundizar segunda independencia Una de las lecciones de la debacle financiera, es que si la administración del Estado estuviera en manos de gobiernos neoliberales, la economía nicaragüense ya hubiera colapsado. “Si hubiéramos seguidos en manos de gobiernos neoliberales nuestra economía ya hubiera colapsado, en primer lugar porque los liberales ya confesaron su derrota. En segundo lugar, ya no hubiera nada que vender del Estado; y en tercer lugar, los norteamericanos menos que nos puedan ayudar a resolver nuestra crisis, si en estos momentos no pueden resolver la suya”, explicó. A juicio de Núñez, lo que queda es fortalecer la unión de los países latinoamericanos y centroamericanos. Y a partir del ALBA avanzar en la segunda independencia de América. “La mejor lección es que esta situación le está dando la razón a las políticas del presidente Daniel Ortega y ahora tenemos que profundizar esas medidas y profundizar la segunda independencia, porque el ALBA eso significa: ayer fue frente a España, hoy es frente a los Estados Unidos”, finalizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play