Escúchenos en línea

Ecuador aprueba Constitución

Quito. Varias agencias. | 28 de Septiembre de 2008 a las 00:00
Ecuador aprueba Constitución
Los ecuatorianos aprobaron el domingo por una sólida mayoría la nueva Constitución, en una proporción de tres a uno según los resultados oficiales difundidos hasta media tarde del lunes y anticipados la noche del domingo por todas las firmas encuestadoras. El conteo de votos avanza en Ecuador y en las últimas horas, el escrutinio en la provincia de Guayas, cuya sede es Guayaquil y hasta ahora era el bastión de la derecha, ha dado un vuelco espectacular: la ventaja del Sí a la Constitución es de más de ocho puntos Los ecuatorianos aprobaron el domingo por una sólida mayoría la nueva Constitución, en una proporción de tres a uno según los resultados oficiales difundidos hasta media tarde del lunes y anticipados la noche del domingo por todas las firmas encuestadoras. Un 64% de los votos apoya al proyecto oficialista de nueva Constitución de Ecuador, según el escrutinio de casi el 93% de las urnas del referendo del domingo, informó el lunes el Tribunal Supremo Electoral (TSE) en su boletín de las 15:00 horas. El Tribunal precisó que tras el conteo de 36,092 (92.78%) de las 38,901 mesas receptoras del voto, 4,401,376 electores (64.03%) sufragaron por el Sí, 1,929,006 (28.06%) por el No; 49,273 (0.72%) en blanco y 494,209 (7.19%) anularon la papeleta. En Guayas, el Sí logra ya el 50.77% (844,784 votos), contra 41.48% (690,153) del No; 0.69% (11.410) de votos blancos y 7.07% nulos (117,598). El Sí gana en 23 de las 24 provincias de Ecuador. Sólo perdió en la amazónica y escasamente poblada Napo, al noroeste del país, en donde el No obtuvo el 55.43% (25,574 votos), y el Sí apenas 38.79% (17,894), con el 100% de las urnas escrutadas. Sólo en Orellana el triunfo es estrecho: con el 85% de los votos contados, el Sí gana por 324 votos (46.59% vs 45.91%). En todas las demás provincias, el Sí ha ganado cómodamente con hasta el 75% de los sufragios De acuerdo a las empresas SP Investigaciones y Estudios, el 66.4% aprobó la Carta Magna y sólo el 25.6% dijo "no". Otra firma, Cedatos-Gallup International, concede al sí 70% y 25% al "no". LEA O BAJE LA NUEVA CONSTITUCIÓN DE ECUADOR (pdf) Correa celebra su triunfo Poco después de conocerse los datos de las encuestas, desde Guayaquil, su ciudad natal y bastión de la derecha donde -dijo- también le "dio una paliza" a la oposición, el presidente Rafael Correa, celebró eufórico su cuarto triunfo electoral consecutivo en dos años, todos de manera contundente. "Ecuador ha decidido un nuevo país, las viejas estructuras han sido derrotadas. Esta es la confirmación de esa Revolución Ciudadana que ofrecimos al pueblo ecuatoriano en 2006 y que este mismo pueblo nos ordenó en la urnas aquel histórico 26 de noviembre de ese año. Con esto cumplimos el mandato, la orden que nos dieran el 26 de noviembre de 2006 de tener esta nueva Constitución que siembra las bases para este nuevo país", afirmó el mandatario. "Ha triunfado aplastantemente la nueva Constitución. Es un triunfo de las grandes mayorías invisibles durante tanto tiempo. Hoy es un momento histórico que trasciende con mucho a las personas que por accidente, por fortuna hemos estado más visibles en este proceso que es de todo un pueblo, no de un Gobierno, no de un Presidente, no de un movimiento político. No hablemos de reelección, yo estaré donde ustedes me necesiten", dijo. Un apoyo contundente "Hoy mis palabras solo son de gratitud, a Dios que siempre nos acompaña, siempre acompaña a los hombres de recta intención y nos protegió de muchas mentiras de muchas distorsiones. Al pueblo ecuatoriano que no se dejó convencer por la desinformación, por la manipulación, por la amargura, y que ha dado un sí contundente, lleno de alegría, de ilusión, de sueños, de esperanza. A esas decenas de miles de soldados de la Revolución Ciudadana, que han dado mucho de su tiempo en forma absolutamente gratuita, con total desprendimiento, de ellos es gran parte de nuestra victoria", expresó. Luego el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, felicitó a Correa por el "contundente apoyo que el pueblo ha brindado a su proyecto político, mediante la aprobación, por un amplio margen, del texto constitucional promovido por su gobierno". Poco después, en una conferencia de prensa, Correa advirtió que la nueva Constitución "no es un punto de llegada, sino de partida. hay que construir el nuevo país. No tenemos un segundo para perder. No hay tiempo para descansar, tenemos que continuar a toda velocidad" También insistió que no hay división en Ecuador, tal y como lo demuestra el triunfo del 70%. "Los que se creyeron dueños del país, perdieron; que a los que hicieron tanta bulla y se creyeron dueños de mi ciudad natal, les hemos dado una paliza. ¿Es esa la división?", se preguntó. Correa, un economista de 45 años, de origen humilde y con estudios en Estados Unidos, asumió el poder en enero del 2007 y goza una popularidad que ronda el 70%. En noviembre del 2006 ganó la presidencia con casi 13 puntos de diferencia sobre el magnate bananero Álvaro Noboa. Meses después, su propuesta de instalar una Asamblea Constituyente fue aprobada con casi el 82% de los votos, y posteriormente sus aliados coparon 78 de los 130 escaños disputados en la elección de asambleístas en septiembre del 2007. Durante la campaña electoral, Correa dejó sus actividades en el palacio de gobierno en Quito y se trasladó a decenas de localidades en el interior del país para entregar obras, realizar ofrecimientos y también comprometer a la población a votar por el "sí" para continuar con la "revolución ciudadana". Cuando votó el domingo, Correa estuvo rodeado por decenas de partidarios que pugnaban por apretar su mano, mirarlo o gritarle: "¡Dale Correa!". Esas escenas se han repetido dondequiera que vaya el mandatario en su campaña. Los resultados mostraron "la paliza que el pueblo ecuatoriano le ha dado a los de siempre", aseguró Correa, en referencia a los grupos políticos tradicionales y elites empresariales que están en contra de su proyecto que busca instaurar en el país el "socialismo del siglo XXI". "Este sí rotundo nos da una gran oportunidad para demostrarles a ustedes, a la historia, al mundo entero quiénes mintieron, quiénes engañaron", señaló el mandatario, que se identifica como cristiano de izquierda. "Vamos a ver si la nueva constitución, como quisieron convencernos, es abortista, centralista, hiperpresidencialista; consagra una dictadura. Vamos a ver si todo eso es cierto y, si no es cierto, no se olviden quiénes trataron de engañarnos", agregó. Con aplausos, cánticos y abrazos, el mandatario recibió los resultados junto a sus colaboradores en Guayaquil ante centenares de simpatizantes. Llama a sus opositores a la unidad y a reconocer derrota Correa invitó a sus adversarios a reconocer el revés y "avanzar juntos" en el derrotero socialista de América Latina. "El pueblo ecuatoriano se ha pronunciado con total contundencia, los grupos que perdieron tienen que unirse a la gran mayoría, no veo contradicciones entre elecciones y concertación. Esa gente que pierde intereses ojala que se calme un poco y nos deje trabajar, (..) les tendemos la mano a buscar una sociedad mas justa, con menos inequidad, como lo ha hecho la gran parte de América Latina". "Hago un llamado a la unidad a los que de buena fe estuvieron por el no, por cuestiones ideológicas, no por intereses protervos, que utilizaron métodos democráticos, argumentos, a seguir construyendo juntos esta patria nueva con su oposición decente, crítica, argumentada. Hoy a unir hombros para sacar adelante la patria, ni un paso atrás, nunca más retroceder, solo mirar hacia el futuro. Con su oposición decente, crítica, argumental nos harán muchísimo bien. Les tendemos la mano, que reconozcan su derrota y avancemos juntos en la nueva dirección que la gran mayoría del pueblo ecuatoriano, así como toda América Latina, en estos momentos está señalando: una sociedad más justa, mucho más equitativa, sin tantas inequidades y miseria", declaró. El triunfo de Correa también supone un duro golpe al ala tradicional de la Iglesia católica que se opuso férreamente al texto constitucional al considerar que abriría la puerta al aborto, aunque claramente señala el articulado que se garantiza la vida "desde la concepción". Con esas heridas a cuestas, la clase política ecuatoriana afronta ahora el duro reto de la reconciliación tras una campaña de confrontaciones e insultos que saturó a la población, que tendrá poco tiempo para recuperarse de esa resaca antes de acudir otra vez a las urnas en busca de nuevas autoridades. Reacciones de las fuerzas políticas El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, cabeza visible de la oposición en Ecuador, dijo hoy que respeta el "triunfo" del "sí" que defiende el jefe de Estado, Rafael Correa, en el referendo y se declaró abierto al diálogo al asegurar que él es un "hombre civilizado". "Él (Correa) ha hecho una propuesta, su partido ha hecho una propuesta, que es la que acaba de triunfar, y yo respeto ese triunfo", dijo Nebot a la televisión local Teleamazonas. De todos modos, insistió en que esperará los resultados oficiales para hacer un pronunciamiento firme respecto a su futuro y no descartó aspirar a un nuevo mandato en la alcaldía que gobierna desde el año 2000. Basado en los datos oficiosos revelados por la televisión local, que dan el triunfo al "sí", Nebot dijo que ese resultado "ha sido muy amplio" en el país, pero no en Guayaquil, aunque reiteró que se tratan de datos extraoficiales. Nebot, del Partido Social Cristiano (PSP) y alcalde de Guayaquil desde el año 2000, dijo que lo "realmente importante" ahora es qué ocurrirá en el país tras el triunfo del "sí", con el que los ecuatorianos han aprobado la entrada en vigor de la vigésima Carta Magna de la historia del país. El regidor de Guayaquil recalcó que no está en oposición a Correa sino a lo que éste denomina Socialismo del Siglo XXI. Nebot hizo esas declaraciones después de que Correa abriese la posibilidad de dialogar con él tras conocer los resultados de los sondeos a pie de urna, a lo que el alcalde se mostró abierto a ese diálogo si le invitan. El burgomaestre guayaquileño "fue el que cerró las puertas al diálogo", aseguró el mandatario, tras insistir en que su Gobierno dialogará "con todos los actores políticos legítimos, que tengan principios éticos". Nebot aseguró que ha "atacado" la Constitución y la seguirá "atacando" porque "democracia no es sumisión. Soy un hombre civilizado, que creo en el diálogo y lo he demostrado. He trabajado con tres presidentes que sin ser ni remotamente afines a mi filosofía política han querido servir a Guayaquil y hemos trabajado", dijo. Apuntó que ese diálogo no debe ser un "show" sino "un diálogo sincero, con ánimo de llegar a conclusiones, que no implican que ni él (Correa) ni yo dejemos de pensar como pensamos y tengamos discrepancias, pero, por el país y por la ciudad, si hay coincidencias, bienvenidas sean". Añadió que no pretende convertir a Guayaquil en una trinchera contra el Gobierno y apuntó que esa ciudad se convertirá en lo que tenga que convertirse (...) y tiene que seguir defendiendo su modelo de desarrollo". El ex presidente Lucio Gutiérrez, dirigente de la oposición, se mostró sorprendido por la ventaja que señalan las encuestas, y pidió al gobierno ahora "pasar de las palabras a la acción. Yo también hago un llamado a la unidad". El ex presidente de la Asamblea Constituyente de Ecuador, Alberto Acosta, aseguró que, tras el triunfo de la nueva Carta Magna en el referendo celebrado hoy, según encuestas a pie de urna, a su país le ha llegado el momento para construir un "acuerdo nacional". "Este es el momento del acuerdo nacional, el propio presidente (ecuatoriano, Rafael Correa) nos ha llamado a un acuerdo nacional", señaló Acosta, que coincidió en que todos los sectores de la sociedad, con el nuevo marco constitucional, deben acudir al llamamiento del jefe del Estado. Acosta, que hasta hoy se mantuvo distanciado del presidente Correa, volvió a aparecer con el mandatario, que le visitó en su casa para hablar sobre el proyecto de acuerdo nacional. En junio pasado, Acosta renunció a la presidencia de la Constituyente por aparentes discrepancias con Correa, que se oponía a prorrogar el periodo máximo de funcionamiento de la Asamblea. Aseguró que tampoco continuará como legislador si la Asamblea decide asumir las funciones de Parlamento con representantes de la Constituyente. "No me veo como legislador, debo volver a mis actividades profesionales", señaló Acosta, tras aclarar seguirá colaborando con el proyecto de "revolución ciudadana" que impulsa Correa en su país. "Sigo siendo parte del proyecto de cambio en el Ecuador", afirmó Acosta, que no descartó la posibilidad de presentarse como candidato a las próximas elecciones presidenciales. Una vez aprobada la constitución, Correa tiene un próximo reto: elecciones presidenciales, legislativas y regionales en febrero del 2009. "La base de esta campaña es el apoyo y la confianza que tiene la población en el presidente de la república, en que se concretan los ofrecimientos hechos en campaña y se concretan con responsabilidad", dijo a la AP su hermana Pierina Correa, quien también es alta dirigente del partido en el gobierno Alianza País. Consideró que en las elecciones presidenciales de noviembre del 2006, la gente "eligió a un hombre que personificaba el cambio y ese hombre ... está respondiendo al pueblo". Puntos básicos de la Nueva Constitución de Ecuador LEA O BAJE LA NUEVA CONSTITUCIÓN DE ECUADOR (pdf) Con la nueva Carta Magna, el presidente de Ecuador busca terminar con lo que llama la "larga noche neoliberal" e instaura, según el texto, un sistema económico "social y solidario", que aupa una relación dinámica y equilibrada entre la sociedad, Estado y mercado, en armonía con la naturaleza. La nueva Constitución de Ecuador sienta las bases de un nuevo país con reformas que implantan un "modelo económico social y solidario" y habilitan la reelección presidencial. Dicho sistema, que pretende reemplazar al modelo neoliberal, reconoce cinco formas de propiedad: pública, privada, mixta, popular y solidaria. La Carta Magna incluye un régimen de transición que faculta a una Asamblea de mayoría oficialista a reorganizar las funciones del Estado en un proceso que desembocará en elecciones generales en febrero de 2009, según el Ejecutivo. En sus 444 artículos, redactada por 130 asambleístas en Montecristi, equipara la Justicia indígena con la ordinaria, establece la unión civil entre dos personas sin importar su sexo, declara la imprescriptibilidad de los delitos de genocidio y crímenes de lesa humanidad, garantiza por primera vez la gratuidad de la salud y la educación, y recupera el rol regulador y planificador del Estado en la economía. Para los movimientos indígenas es un primer paso hacia la verdadera revolución. Una de las nuevas prerrogativas presidenciales es el control de la política monetaria. El nuevo texto es socialmente uno de los más avanzados del continente. Los puntos más sobresalientes de la Nueva Constitución, son: - ECONOMIA: La Constitución de 1998 consagraba un modelo social de mercado (eufemismo para llamar al neoliberalismo), que fue sustituido por "un sistema económico social y solidario" que "reconoce al ser humano como sujeto y fin; propende a una relación dinámica y equilibrada entre sociedad, Estado y mercado (...) que posibiliten el buen vivir". El Estado regulará y planificará el desarrollo del país, y reconocerá varios tipos de propiedad: pública, privada, mixta, popular y solidaria, que incluye el cooperativista, asociativo y comunitario. El estado recupera la soberanía en su política económica y el Banco Central será un ente bajo la dirección del Poder Ejecutivo. - ESTADO: El artículo 257 permite a las comunidades indígenas "conformar circunscripciones territoriales (...) que ejerzan las competencias de un gobierno territorial autónomo". La constitución consagra la denominada "muerte cruzada", un mecanismo que faculta al presidente y al Congreso a destituirse mutuamente a cambio de anticipar elecciones. "El presidente podrá disolver la Asamblea Nacional (Congreso) cuando a su juicio ésta se hubiera arrogado funciones (que no le competen) o si de forma reiterada e injustificada obstruye la ejecución del Plan de Desarrollo o por grave crisis política", señala el texto. Establece la posibilidad de revocar legalmente el mandato presidencial, si el 15% de las firmas del padrón electoral, casi 1,5 millones de rúbricas, así lo solicita. Para cualquier otra autoridad (gobernadores, alcaldes) el porcentaje es el 10% de las firmas. Los ecuatorianos que adeudan pensiones alimenticias, fueron condenados por corrupción o tienen contratos con el Estado no podrán ser candidatos a ningún cargo público. Asimismo, inmediatamente después de terminada su gestión, los ministros nacionales no podrán ser parte de directorios de empresas privadas o representarlas de ninguna manera. La Carta Magna también prohíbe la estatización de cualquier tipo de deuda privada, la creación de latifundios y la pena de muerte. - PERIODO PRESIDENCIAL: Incorpora la reelección inmediata, con lo que el presidente ejercerá el poder por cuatro años y podrá ser reelegido por una sola vez. Ecuador entrará en un régimen de transición que determina comicios anticipados (febrero de 2009), pero para los que la gestión de los dignatarios se considerará el primero. Eso posibilitará a Correa, quien asumió en enero de 2007, a permanecer en el poder hasta 2017. - RELACIONES INTERNACIONALES: Veta "el establecimiento de bases militares extranjeras" en el país, confirmando la posición del Ejecutivo de que no renovará el acuerdo que desde 1999 permite a Estados Unidos el uso de una instalación ecuatoriana para operaciones aéreas antidrogas, y que concluirá en noviembre de 2009. - SOCIEDAD: La nueva constitución apunta que "el matrimonio es la unión entre hombre y mujer", y reconoce "la unión estable y monogámica entre dos personas libres de vínculo matrimonial (...) generará los mismos derechos y obligaciones que tienen las familias constituidas mediante matrimonio". Reconoce el derecho "a decidir cuándo y cuántos hijas e hijos tener", y asume que "el Estado reconocerá y garantizará la vida, incluido el cuidado y protección desde la concepción". Además, amplía la cobertura de salud y de educación; prohíbe el trabajo a los menores de 15 años y se considerará obligatoria la asistencia a la escuela hasta completar los estudios secundarios; y reconoce el derecho a emigrar y garantiza los derechos de los trabajadores emigrantes y de sus familias en los países de destino, así como de los inmigrantes en Ecuador. - FUERZAS MILITARES: Reconoce el voto facultativo para las personas de entre 16 y 18 años y miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía. - MEDIO AMBIENTE: La Constitución reconoce por primera vez a la naturaleza "como sujeto de derechos" y consagra el agua como un derecho humano fundamental e irrenunciable.

Descarga la aplicación

en google play en google play