Escúchenos en línea

Embajador Callahan: elecciones en tres meses o EU cancela ayuda

Managua. Radio La Primerísima. | 16 de Diciembre de 2008 a las 00:00
El embajador de Estados Unidos en Managua, Robert Callahan, evidenció este martes el malestar de su gobierno con su similar de Alemania por su decisión de mantener la ayuda a Nicaragua, y revisarla para extenderla en 2009, y llamó a conferencia de prensa para amenazar con cortar toda la ayuda si no hay un recuento de voto o nuevas elecciones municipales en tres meses. Pero la injerencia y amenazas de Callahan no van solas, varios "organismos" de la llamada "sociedad civil" y presuntos "notables", todos autodenominados como "democráticos", también emitieron este martes sendos pronunciamientos pidiendo recuento acta por acta o nuevos comicios municipales. El diplomático estadounidense, aunque reconoció la "soberanía" de Nicaragua para resolver sus asuntos internos, dijo que si en 90 días no hay una solución nacional y de consenso en torno al proceso electoral, Nicaragua correría el riesgo de que Estados Unidos cancele totalmente la Cuenta Reto del Milenio. Según Calllahan, el resto de países cooperantes de la Unión Europea tienen las mismas preocupaciones sobre Nicaragua, pese a que Alemania no las comparte, y entre los "preocupados" incluyó a los medios de comunicación de la derecha, a organismos civiles y obviamente a los partidos políticos que apoya su país. Agregó que si Estados Unidos no ve una solución en marzo próximo a esta situación, no descartó que Washington efectúe una evaluación del resto de programas que financia al país, después de recordar la cooperación que ha brindado a Nicaragua desde 1990. Cínicamente, dijo que Estados Unidos no está imponiendo ninguna solución a la crisis post electoral y que la única petición es que se respete el proceso democrático, señalando que Nicaragua es firmante de la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos, OEA. Aunque ni siquiera sabe si el presidente electo Barack Obama lo dejará en el cargo, o cambiará su política hacia Nicaragua, Callahan aseguró que el nuevo gobierno de Estados Unidos mantendrá las mismas exigencias sobre el respeto al sistema democrático. “Una vez resuelto (en marzo), el congelamiento de la Cuenta Reto del Milenio va a desparecer. Si el país (Nicaragua) no puede llegar a un arreglo (sobre las exigencias en torno a las elecciones municipales), entonces temo que la cuenta se cancelará y esto desencadenará serias consecuencias”, indicó. Tres meses es el tiempo que tiene el gobierno nicaragüense para resolver la crisis, considerando que en marzo del próximo año, los miembros del Consejo Directivo de la Cuenta Reto del Milenio realizarán una segunda evaluación para decidir si cancelan definitivamente los fondos de esta iniciativa. El diplomático fue cuidadoso al señalar que corresponde a los nicaragüenses encontrar la mejor solución a la crisis poste electoral, pero satisfaciendo las exigencias de Washington: “no vamos a imponer, ni a sugerir una solución. Los nicaragüenses son capaces de encontrar una solución a este problema”, dijo Callahan.

Descarga la aplicación

en google play en google play