Escúchenos en línea

Ejército entrega a niña tica, niega secuestro, es explotada

Upala. La Nación. | 30 de Diciembre de 2008 a las 00:00
Una niña costarricense de 14 años descartó encontrarse secuestrada, como lo había denunciado su madre, y más bien denunció ante el Ejército de Nicaragua que era sometida a “explotación”, aunque no especificó de qué tipo. El hecho trascendió el lunes, cuando el capitán Marcio García y el soldado Wilgert Blandino, del Ejército de Nicaragua, devolvieron a la menor a los oficiales de la Fuerza Pública Johnny Escamilla y Wílberth Obando, y a Norma Ortiz, jefa de la oficina de Migración en Upala. La niña, quien en todo momento se mantuvo de espaldas, fue llevada al Hospital de Upala, donde la noche del lunes era sometida a exámenes médicos, confirmó Ortiz. Fuentes policiales no descartaron que el asunto sea puesto en conocimiento del Ministerio Público de Upala y del Patronato Nacional de la Infancia (PANI). El caso de esta menor trascendió el viernes 26 de diciembre, cuando su madre, de apellido Castillo, denunció ante la Fuerza Pública que su hija de 14 años, aparentemente, había sido sacada de su casa en la comunidad de Moreno Cañas de Upala. Ella atribuyó el hecho a una disputa por una herencia que el padre dejó a la niña y a un hermano de 16 años poco antes de morir y que es reclamada también por otros hijos que habitan en Nicaragua. El supuesto secuestro se habría cometido el 15 de diciembre, cuando la niña estaba sola en su casa. Dos días después la vieron en el sector fronterizo de San Antonio de Upala, relató la madre a las autoridades costarricenses. El capitán Marcio García informó que la menor fue localizada el sábado 27 de diciembre en una casa “de sus medios hermanos” en la localidad de El Cairo, en el departamento de Río San Juan. Agregó que, cuando la entrevistaron, la menor hizo énfasis en que se marchó para esa nación sin la autorización de su madre porque esta le impedía visitar a sus familiares. Durante el acto de entrega (realizado ayer lunes a las 5:15 p. m. en México de Upala) llamó la atención que la niña siempre se mantuvo de espaldas y rechazó a su madre cuando esta intentó abrazarla. Incluso, cuando la menor y la madre estaban dentro de una patrulla de la Fuerza Pública, la niña bajó la cabeza, al parecer, para no ver a su progenitora.

Descarga la aplicación

en google play en google play