Escúchenos en línea

Elecciones en Nindirí…. Quien esté libre de pecado...

Nindirí. Por César Romero Largaespada. | 10 de Enero de 2009 a las 00:00
Tras conocerse los resultados oficiales de las elecciones municipales celebradas en Nindirí, los cuales favorecieron a candidata de la Alianza Unidad Nicaragua Triunfa, Dra. Clarissa Vivas Castellón, el candidato a Alcalde por la Alianza PLC, el Ing. Lucas Reyes, desestimó los resultados calificando los mismos como “fraude”. La reacción inicial de desestimar los resultados fue acompañada por señalamientos de corrupción hacia la candidata ganadora, acompañada de manifestaciones y, posteriormente, la toma del edificio de la Alcaldía de Nindirí. El mensaje ha sido el siguiente: la Alianza PLC-Vamos con Eduardo no entregará la Alcaldía hasta que el Consejo Supremo Electoral (CSE) no vuelva a revisar los resultados de las votaciones en ese municipio. Llama la atención que el candidato a la silla edilicia por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) Ing. Oswaldo Gago Martínez, aceptó, desde un primer momento, los resultados brindados por el CSE. Lejos de pretender inclinarme a favor de algún candidato o partido en particular, quiero señalar algunos elementos acontecidos antes y durante las elecciones municipales en Nindirí, para que los mismos sean sometidos a la luz de un análisis frío y desapasionado. Una semana antes de las votaciones (9 de noviembre de 2008) a mi casa llegaron a entregarme una fotocopia del sitio web del CSE, en la que aparecían los candidatos de la Alianza PLC-Vamos con Eduardo. En dicha página se hacía referencia que esa alianza no había llenado todos algunos cargos de elección popular como es el caso del Vice alcalde y de dos concejales propietarios. Además, en la página se hace ver, que dos candidatos a concejales eran miembros infiltrados del FSLN. ¿De dónde salió la fotocopia? No se sabe, pero era evidente que intentaba afectar a la alianza PLC. Dos días antes de las votaciones, el 7 de noviembre de 2008, circuló una volante en la que decía que el Ing. Oswaldo Gago, candidato de la ALN, declinaba su candidatura y se plegaba a la Alianza PLC-Vamos con Eduardo. Fuentes de la ALN calificaron de una burda calumnia dicha información, la cual violaba el “silencio electoral” establecido en la Ley Electoral. Sin embargo, dirigentes de ALN solicitaron al Consejo Electoral Municipal (CEM) de Níndirí, que les permitiera aclarar dicha información, haciendo uso de perifoneo. El CEM aceptó y el perifoneo se hizo el sábado 8 de noviembre. ¿Quién hizo esa acción? Nunca se supo ni se sabrá, pero es obvio que la estrategia intentaba reducirle votos a ALN. Un día antes de las votaciones, circuló “a soto voche”, de que en la Alcaldía de Nindirí, personas afines a la Alianza PLC-Vamos con Eduardo, habían “clonado” cédulas de identidad, actividad que –de comprobarse- habría violado la Ley Electoral y la Ley de Identidad Ciudadana. El 9 de noviembre, las votaciones se realizaron con una relativa tranquilidad. Una que otra persona expresaba tener algún problema, pero todo marchó como en otros años, con mucho civismo. Es importante señalar, que en muchas JRV habían miembros de mesas (Presidente, Primer Miembro y Segundo Miembro) que hasta un día antes habían sido notificados que estarían representando a su partido. En otros casos, funcionarios que fueron capacitados por la Dirección de Asuntos Municipales del CSE, fueron reemplazados a última hora por otros ciudadanos que desconocían los procedimientos para realizar un buen escrutinio. En un sondeo que a nivel personal realicé ese día, la contienda electoral estaba muy pareja entre el candidato de la Alianza PLC-Vamos con Eduardo y la candidata por la Alianza Unida Nicaragua Triunfa. Al finalizar la elección, y sin haberse conocido los resultados oficiales, ambos candidatos se declararon ganadores. Dos días después, me enteré que la Alianza Liberal Nicaragüense había impugnado dos o tres JRV, impugnación que estaría dando el triunfo a Clarissa Vivas Castellón. Esta es mi versión de los acontecimientos acaecidos en Nindirí, antes y después de las elecciones de noviembre de 2008, lo que ha pasado después, es del conocimiento de toda la ciudadanía. Como ciudadano de Nindirí, hago un llamado a la cordura y a evitar enfrentamientos violentos que podrían dejar heridas que difícilmente podrían sanar en el futuro. No heredemos a nuestros hijos y nietos la violencia, heredémosle un municipio en concordia y en paz. César Romero Largaespada Ciudadano de Nindirí.

Descarga la aplicación

en google play en google play