Escúchenos en línea

Alrededor de un millón de nicas emigraron a Costa Rica en busca de empleo

Ginebra. EFE. | 23 de Enero de 2009 a las 00:00
Alrededor de un millón de nicaragüenses han emigrado a Costa Rica en busca de una vida mejor debido a la extrema pobreza y la falta de trabajo que hay en su país, según la Organización Mundial de las Migraciones (OIM). Con una población de 5,6 millones de habitantes, que crece anualmente un 2,7 por ciento y que está compuesta en un 53 por ciento por menores de 18 años, Nicaragua "se enfrenta a un desafío enorme para vencer la pobreza", dijo este viernes el portavoz de la OIM, Jean-Philippe Chauzy. Este desafío, agregó, afecta especialmente a las mujeres, ya que en una cuarta parte de los hogares del país son ellas la cabeza de familia. El portavoz citó al capitán Lenin Flores, jefe del puesto de la frontera entre Peñas Blancas en Nicaragua y Costa Rica -con una media de 15.000 cruces por día en temporada alta-, quien aseguró que los emigrantes nicaragüenses "no son delincuentes", sino personas que "se arriesgan para conseguir un trabajo y encontrar una vida mejor", aunque lo hagan sin la documentación necesaria. En otro caso citado por la OIM, Juanita, una madre de 18 años que emprendió un largo y duro camino para cruzar la frontera ilegalmente con su marido y sus hijos, explicó que "los salarios son bajos y tenemos dos niños, así que no podemos apañárnoslas". En los últimos treinta años, la emigración a Costa Rica se debía a desastres naturales, conflictos políticos o dificultades económicas, mientras que actualmente el país actúa como un imán para las personas sin cualificación profesional por la abundante oferta de trabajo en aquellos sectores que son menos atractivos para la población nativa -sobre todo la agricultura, la construcción y el trabajo doméstico. Aunque no hay cifras exactas, se estima que 250.000 nicaragüenses viven en Costa Rica de forma permanente, mientras que un número similar de personas permanecen en el país de forma irregular mientras les dura el trabajo temporal, para luego regresar a casa una vez que se ha terminado. En Costa Rica, la demanda de puestos de trabajo en el sector servicios se ha incrementado fuertemente, pero ha sido la población nativa la que los ha ocupado, dejando libres para los inmigrantes otros empleos en la recogida del café, la cosecha del azúcar de caña, cítricos y otras frutas, así como el trabajo doméstico o la construcción. Tanto el Gobierno como las organizaciones sociales están de acuerdo en que la falta de información sobre el tráfico humano y migratorio ilegal permiten a los contrabandistas y traficantes encontrar víctimas inocentes, "hombres y mujeres cuya única ambición es la de encontrar una vida mejor para ellos y sus familias".

Descarga la aplicación

en google play en google play