Escúchenos en línea

«Evo, hermano, el pueblo dijo sí» y funda una nueva Bolivia

La Paz. TeleSUR y Agencias. | 26 de Enero de 2009 a las 00:00
El presidente Evo Morales afirmó la noche del domingo que, con la aprobación de la nueva Constitución, "hoy se refunda una nueva Bolivia con igualdad de oportunidades" para todos sus ciudadanos, a quienes llamó a la unidad para aplicar la Carta Magna. "Aquí empieza la nueva Bolivia, un estado con Nación, aquí empieza la libertad para llegar a la igualdad de los bolivianos y la dignificación" en base a la nueva Carta Magna", dijo Morales desde el balcón del Palacio Quemado, sede de la presidencia. Una gigantesca multitud se congregó en la Plaza Murillo de La Paz para celebrar la aprobación de la nueva Constitución, que, según los sondeos, obtuvo un respaldo superior al 60 por ciento en el referendo celebrado el domingo en el país. LEA O BAJE LA NUEVA CONSTITUCIÓN DE BOLIVIA A la espera de resultados oficiales, las encuestas a pie de urna coinciden en dar la victoria al "Sí", pero confirman el rechazo mayoritario al nuevo texto constitucional en las regiones gobernadas por la oposición autonomista. La votación, a la que fueron convocados 3,8 millones de bolivianos en 2 mil 816 colegios electorales, tardó poco más de ocho horas y se desarrolló sin mayores incidentes, según observadores, las autoridades electorales y las del Gobierno. La nueva constitución concede a sus lenguas el mismo rango que tiene el idioma de los conquistadores. "Jayllalla (aleluya en aymara), Evo nos sacó de la oscuridad", salmodiaba una viejecilla, levantando la foto del presidente. El mandatario manifestó que gracias a la voluntad soberana, a la conciencia del pueblo boliviano se refunda una nueva Bolivia "con igualdad de oportunidades para todos los bolivianos y bolivianas". "Quiero que sepan que aquí se terminó el estado colonial, se acabó el colonialismo interno y externo", reiteró, al tiempo que agregó que se termina el neoliberalismo en Bolivia, "se acabó la forma de subastar los recursos naturales". En ese sentido, reiteró que los servicios básicos como el agua o la energía, que son derecho humano, serán de servicio público y no privado. "Aquí termina el estado colonial y echa andar la nueva Bolivia", exclamó Evo. El presidente anunció que con la entrada en vigencia de la nueva constitución, se pone fin al latifundio y al latrocinio de los recursos naturales a manos de las empresas transnacionales. Morales dijo que gracias a la nueva carta, los servicios de agua potable y electricidad se transforman en un derecho básico del individuo. "Desde el 2005 (año en que asumió el poder) a esta parte, vamos de triunfo en triunfo mientras los neoliberales, los vende patrias permanentemente han sido derrotados gracias a la conciencia del pueblo boliviano y cavan su propia tumba", sentenció el líder indígena, a quien el público aclamaba con la consigna de 'Evo querido, el pueblo está contigo'. Morales ganó por mayoría absoluta las elecciones de 2005, también la mayoría en los comicios para la Asamblea Constituyente y su ratificación en el referendo revocatorio del pasado agosto con un 67 por ciento de apoyo. "Hemos recorrido un buen trecho y ahora viene lo más difícil, aplicar los principios que se han aprobado", señalo. Asimismo, expresó su gran reconocimiento a la población que mediante su voto, su participación democrática, deciden redundar el país para un bien común. También mencionó que el esfuerzo de todos los movimientos sociales del país, no ha sido en vano. Sin embargo, hizo especial hincapié en el esfuerzo del movimiento indígena, "el sector más excluido, marginado y humillado durante la República, que ahora es reconocido como pueblo que tiene el mismo derecho que cualquier otro ciudadano", señaló. Morales hizo un recuento de los pasos que ha logrado su Gobierno, desde el 2005 cuando ganó las elecciones, que han significado muchas transformaciones en Bolivia. Asimismo, precisó que en Bolivia, luego del triunfo de la nueva Constitución del Estado Boliviano "se acabó el latifundismo y los terratenientes", a través de la creación de una conciencia boliviana. A manera de reflexión, Evo Morales declaró que está aprendiendo cada día más "para servir mejor al pueblo boliviano", al tiempo que sostuvo el lema que lo caracteriza que no es gobernar obedeciendo al pueblo boliviano. "Esto que pasó hoy de consultar sobre temas específicos como la tenencia de tierras, re fundación de Bolivia, y ese resultado, nos compromete a seguir trabajando y mejorando para el mejor servicio de Bolivia", continuó Morales. En su discurso, Morales quiso dejar claro que "no ha habido empate. Hay un claro ganador: la Constitución Política del Estado", destacó. "Pueblo de Bolivia, vamos bien", exclamó el Jefe de Estado, "sólo falta mayor coordinación con los prefectos y alcaldes" de todo el territorio nacional, precisó. Junto al vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, precisó que tienen la obligación como Gobierno de "aplicar e implementar la nueva Constitución Política del Estado Boliviano". En referencia a los departamentos gobernados por sus opositores, recalcó también que desde hoy "no hay media luna. Hay una luna llena en unidad de todos los bolivianos". El presidente expresó su compromiso de trabajar con todos para afrontar el reto de implementar la nueva Constitución y admitió que para ello es necesario una mayor coordinación con los prefectos (gobernadores) de los distintos departamentos y las autoridades municipales. En este sentido, Morales hizo un llamamiento para crear en Bolivia un "Consejo para las Autonomías". Interrumpido en varias ocasiones por sus seguidores con lemas como "Evo, hermano, el pueblo dijo sí", el gobernante indígena destacó que la aprobación de la nueva Constitución ha terminado con el estado colonial, con el neoliberalismo y con la "subasta" de los recursos naturales del país. La aprobación de la nueva Constitución, pendiente aún del escrutinio oficial de la Corte Nacional Electoral, llega recién cumplido el tercer año de Gobierno de Morales, que pretende con este texto consolidar la "revolución democrática y cultural" que propone para el país. La nueva Constitución de Bolivia, la décimo sexta en la historia del país, se compone de 411 artículos que definen un modelo de estado plurinacional, orientado a la integración indígena, autonómico y de economía estatista. Sus opositores, de corte fascista, critican que la nueva Carta Magna privilegia a los grupos étnicos en detrimento de los mestizos, divide al país y no contempla una auténtica descentralización. Los resultados arrojados a boca de urna, otorgaron un 61,85 por ciento a favor del "Sí" en el referendo constitucional, lo cual se traduce en la preferencia de la mayoría de los bolivianos por dar ejecución del proyecto constitucional. Los ciudadanos bolivianos fueron consultados sobre un documento de 411 artículos que propugna un país plurinacional, orientado a la integración indígena, autonómica y de economía, que brinda todos los derechos fundamentales que tanto requería el sector social, político y económico del país. A través de este texto constitucional se reconocen a los 36 pueblos indígenas, además de los 36 idiomas, reconociendo un estado plurinacional que intenta reivindicar la lucha de los pueblos marginados por los gobiernos neoliberalistas. Esta nueva Constitución amplia los derechos ciudadanos, con un modelo de democracia participativa, ejercido anteriormente por las oligarquías. Sobre el tema del latifundio ocioso, se considera expropiable por el Estado cuando la superficie supere las 5 mil hectáreas, propuesta que se impuso ante la opción de las 10 mil hectáreas. La votación, a la que fueron convocados 3,8 millones de bolivianos en 2 mil 816 colegios electorales, tardó poco más de ocho horas y se desarrolló sin mayores incidentes, según autoridades electorales y las del Gobierno. En áreas urbanas, el Sí llegó al 52 por ciento; el No al 48 por ciento. En las zonas rurales, el Sí a la nueva Constitución tocó el 82 por ciento, mientras el No tuvo el 18 por ciento. En Oruro, el Sí a la nueva Constitución consiguió el 68,2 por ciento; mientras votó No el 32,8 por ciento. En La Paz, el Sí fue del 74 por ciento; el No del 26 por ciento. Potosí cosechó el 76,3 por ciento de Sí; el 23,7 por ciento de No. En Cochabamba, el Sí alcanzó el 61,1 por ciento; el No el 38,9 por ciento. La negativa a la nueva Carta Magna se impuso en Chuquisaca (50,6 por ciento de No; 49,4 por ciento de Sí), Pando (60,7 por ciento de No; 39,3 por ciento de Sí), Santa Cruz (63,8 por ciento de No; 36,2 por ciento de Sí); Beni (65,1 por ciento de No; 34,9 por ciento de Sí) y Tarija (65,2 por ciento de No; 34,8 por ciento de Sí). En el referéndum también se consultó a la población sobre el límite de la propiedad agraria: cinco mil o 10 mil hectáreas. El Sí a las cinco mil hectáreas obtuvo el 78,4 por ciento de los votos. La opción por los 10 mil llegó al 21 por ciento.

Descarga la aplicación

en google play en google play