Escúchenos en línea

Policía tiene «quieta» a la delincuencia organizada internacional, dice Granera

Managua. Radio La Primerísima. | 19 de Febrero de 2009 a las 00:00
La directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, dijo a Sin Fronteras de Radio La Primerísima que en el país "tenemos quieta a la delincuencia organizada internacional", producto de "los golpes" que la institución le ha dado en los últimos años, y opera en las nacionales vecinas, siempre al acecho. Granera reconoció que en el país se registran delitos, como robos o asaltos, con uso de armas de fuego, perpetrados por varias personas que se asocian con ese fin, pero que esa actividad "no tiene la connotación" de los delitos con alta violencia que realiza el crimen organizado internacional. La jefa policial confirmó que los nicaragüenses tenemos un nivel de seguridad ciudadana "envidiable", pese a que en 2008 se incrementó la comisión de delitos, especialmente en Managua, y en particular los delitos de mayor peligrosidad, como robos y asaltos a mano armada, que subieron en un 43%. Señaló que en 2008 el aumento de la actividad delictiva, en general, fue de un 11% en relación al año anterior, lo que significa "una desaceleración" en la comisión de delitos, ya que en los años 2007 y 2006 la tasa de incremento de la actividad delictiva fue de un 15%. Apuntó que Nicaragua mantuvo en 2008 la tasa de homicidios en 13 por cada 100,000 habitantes, igual que en Costa Rica, muy distante de países como El Salvador, que registra 55 homicidios por cada 100,000 habitantes, Honduras 48, o Guatemala, con 46. En el caso de los secuestros, Granera explicó que el año pasado en Nicaragua se registraron sólo 6 plagios, mientras que en El Salvador se reportaron 15, en Honduras 42, en Guatemala 96, en Costa Rica 17, y en Panamá 29, mientras que los robos de autos fueron 393, muy distante del máximo de 5,963 en Costa Rica. Reafirmó que la Policía Nacional de Nicaragua es la más pequeña, porque hay 17 oficiales por cada 10,000 habitantes, mientras Panamá tiene 50, Belice 46, El Salvador 32, y la que paga el más bajo salario a sus agentes, 120 dólares, mientras que Costa Rica paga 584 dólares, Belice 500, Guatemala 416. Granera dijo que la institución policial "es la más eficiente" de Centroamérica, "con todos los problemas que tenemos, pero tenemos un nivel de seguridad ciudadana envidiable", pese al "golpe" recibido con la reducción de 70 millones de córdobas del presupuesto de este año. Añadió que aún en medio de las limitaciones, la jefatura nacional de la Policía "va con todo, vamos a aplicar mano dura" a la delincuencia, con planes para la prevención del delito, desplazando un mayor número de patrullas y de oficiales de inteligencia vestidos de civil, y utilizando además la brigada especial. Dijo que la institución se ve afectada por el proceso de la integración regional, en particular con los países del CA-4 (Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua), porque virtualmente no hay control policial en la frontera norte, lo que hace al país "más vulnerable al desplazamiento de las maras". Agregó que piden al Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia que los jueces penales no le concedan las medidas cautelares a los procesados por delitos, ya que en muchos casos han detenido a delincuentes en la comisión de delitos graves gozando de libertad provisional extendida por los judiciales. Manifestó que buscan un acuerdo con las empresas de telecomunicaciones a fin de que logren bloquear en forma definitiva cada teléfono móvil que haya sido robado, para ponerle coto al robo de celulares, ya que esos aparatos no se podrían utilizar después de bloqueados, aunque les cambien el chip. Granera calificó de "heróicos" a los policías nicaragüenses porque a pesar de sus bajos salarios "no tocan" un centavo cuando realizan decomisos en efectivo al narcotráfico, como el caso de los 5 millones de dólares "cash" que incautaron recién, o los 55 millones de dólares decomisados a los narcos. Admitió que en la Policía Nacional podrían registrarse "casos aislados" de oficiales que incurran en corrupción, y aseguró que en esa institución no existe "corrupción institucionalizada", lo que ha sido reconocido internacionalmente por diferentes entidades. La jefa policial expuso que como "ayuda al salario real" de los oficiales esa institución los apoya con una tienda, comisariatos, el hospital y viviendas, con un subsidio de la tienda a los productos que se ofrecen en los comisariatos, y negociaciones para bajar el precio de los medicamentos. Apuntó que en Chinandega se construyeron unas 100 viviendas para policías, a un costo de 3,500 dólares, cuando se precio real es de 12,000 dólares, en un terreno que donó el señor Julio César Montealegre, y se programa construir otras 80 o 90 viviendas para los miembros del Consejo Nacional de la Policía. En torno al pase a retiro de los oficiales de mayor graduación, Granera afirmó que no se puede aceptar el retiro de los oficiales que han cumplido 55 años y que tienen al menos 30 años de servicio, porque sería "debilitar" a la Policía Nacional, al pasar a retiro virtualmente a todos los miembros del Consejo. Indicó que "la interpretación" que la oficialidad hace de la ley, es que el pase a retiro "es un derecho opcional" después de cumplir 55 años y 30 de servicio, y no una obligación tácita de dejar el cuerpo de seguridad ciudadana. Aseguró no sentirse "maltratada" por los medios de comunicación, pese a que algunos han desatado una campaña de presuntas presiones para su retiro, y señaló que cierta cobertura de la nota roja es perjudicial para el país, porque incita en muchos casos a la comisión de delitos. Granera dijo que en 2012, cuando finalice su período al frente de la Policía Nacional, se ve en su casa, dedicándole más tiempo a su familia, cultivando la música que es una de sus pasiones, y "tratando de ser una mejor persona".

Descarga la aplicación

en google play en google play