Escúchenos en línea

La telegrafista de San Rafael

Por Héctor Avellán. EPP. | 24 de Febrero de 2009 a las 00:00
Todo heroísmo es un acto de amor. La gesta heroica del General de Hombres Libres, Augusto Nicolás Sandino, fue un acto de amor, del más profundo amor por su pueblo, por Dios, por su familia, y por su amada compañera Blanca Aráuz, la muchacha telegrafista de San Rafael. Con quien vive una breve pero eterna historia de amor, lucha y entrega. Se conocen cuando el frío de los llanos de Yucapuca repliega a las tropas a San Rafael del Norte. La muchacha observa desde la ventana de su casa el paso de las tropas y se pregunta quién de ellos será el famoso general Sandino. A su llegada Sandino pregunta por el telegrafista, lo cual es de suma importancia para la comunicación militar con el resto del país. Cuando se entera que es una mujer, se sorprende. En forma cortes se dirige a ella, es amor a primera vista. Cuenta el General que la primera palabra de Blanca al verme fue un beso. Blanca colabora con el general Sandino, pasa largas horas del día y de la noche discutiendo estrategias de lucha. Es en ese contexto de guerra que se conocen y se enamoran. Es así que el miércoles 18 de mayo de 1927, a las dos de la mañana de una noche brumosa, las campanas anuncian la boda. Dos días después, el General se interna en las selvas de las Segovias. Recorren juntos el país en tiempos de guerra, Blanca quiere que firme la paz, pues está embarazada, a lo que él responde así, en una carta fechada el 6 de octubre de 1928: “el amor a mi patria lo he puesto sobre todos los amores y tú debes convencerte que para ser feliz conmigo es menester que el sol de la libertad brille en nuestras frentes…No me hables de celos, porque ya te he dicho lo que sé lo que hago…Soy tu mar y en mi confía… yo supongo que nuestro triunfo no admite dudas, pues Dios no solamente ha favorecido nuestra causa, sino que se ha convertido en parte interesada”. Pero Blanca, dulce y de carácter decidido, también está entregada a la causa de Nicaragua. Ella da instrucciones, va y viene con mensajes, da consejos a su esposo sobre cómo negociar la paz, y comparte con él las victorias y las derrotas. De la historia de amor entre Sandino y Blanca, es importante destacar el papel que a ella le tocó vivir, amar a un hombre entregado a una causa superior. Por eso es que su gesto de amor es también heroico, lucha al lado de Sandino en una época donde los derechos de las mujeres son asuntos de los que no se habla. Por las condiciones de vida en la montaña, donde el ejército del general Sandino combate a las tropas estadounidenses que ocupan el país desde 1926, Blanca sufre dos abortos espontáneos. Luego, a consecuencia de golpes recibidos al caer de una mula cuando el Cuartel General se conducía a San Rafael del norte, Blanca fallece el 2 de junio de 1933, a las 10 de la mañana, en el pueblo de San Rafael del norte, durante el parto de Blanca Segovia Sandino Aráuz, hija única del matrimonio. Carta del General Augusto Sandino dirigida a María Cristina Zapata, Presidenta del Comité Interamericano de Mujeres: “Con respeto y cariño he recibido sus enérgicas frases de condolencia por la desaparición de mi inolvidable esposa. No obstante el dolor que me embarga en estos momentos, reconozco en sus frases vibraciones de libertad. Me permito exhortar a usted a ser siempre la abanderada de los derechos emancipadores de la mujer nicaragüense”.

Descarga la aplicación

en google play en google play