Escúchenos en línea

Agencia Francesa de Prensa (AFP): «Ortega, el Robin Hood de Nicaragua que ofrece acabar con la pobreza»

Agencia AFP. Desde Managua. | 10 de Octubre de 2006 a las 00:00
Centenares de mujeres, hombres, niños y jóvenes de barriadas pobres salen al paso de la caravana de lujosos vehículos en la que va un sonriente Daniel Ortega, el candidato sandinista, que les pide el voto haciendo un dos con sus dedos, el número de su casilla en la boleta electoral. Ortega se adentra por barrios pobres de calles polvorientas y en semipenumbra, casas desvencijadas sobre las que destaca la bandera roja y negra del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y afiches con la foto del ex mandatario sonriente. Una avanzadilla de unas 100 motos con banderas del partido, bocinas encendidas y luces de colores preside a 200 metros de distancia la caravana de vehículos al centro de la cual viaja Ortega, que al igual que en pasadas campañas viste camisa blanca con cuello estilo nerhu y manga larga remangada a mitad del brazo. La muchedumbre sale de sus casas e intenta acercarse, hablar, tocar y saludar al candidato encaramado en lo alto del tragaluz del Ranger Rover, último modelo, donde viaja acompañado por su esposa la poetisa Rosario Murillo, pero el fuerte dispositivo de seguridad que les rodea, la impide acercarse. Desde los potentes equipos de audio suena la canción de la campaña sandinista con la melodía "Dale una oportunidad a la paz" de John Lennon con letra adaptada a los objetivos del programa de gobierno. "Lo que queremos es trabajo y paz, juntos digamos reconciliación/Somos hermanos nos reconciliamos/todos queremos estar en paz", dice la letra del arreglo musical. La mayoría de los barrios recorridos son bastiones sandinistas surgidos a raíz de la reforma urbana impulsada por la revolución, que han quedado prácticamente en el olvido en los últimos 16 años por los gobiernos de turno. "Ojalá que nos cumpla, porque le estamos dando otra oportunidad al comandante", dijo a la AFP María Alonso, una pobladora del barrio El Pantanal, mientras esperaba ansiosa ver a Ortega. "Daniel es el presidente de los pobres. Esperamos que haya trabajo, escuela para los chavalos (jóvenes) para que no anden de vagos, con drogas", añadió María, quien asegura que de 12 personas que votan en su familia, 10 son para el FSLN. "¡Soy danielista hasta la muerte! El comandante es con el único que puede haber progreso. Mi voto será en (la casilla) el dos", manifestó José Fonseca, del barrio El Pantanal, en el sector oeste de Managua. En todos los sondeos de opinión, Ortega, de 60 años, luce favorito en la intención de votos, pero pide a sus seguidores que no se confíen en estas encuestas y trabajen por el voto. Ortega, con tres derrotas consecutivas, evita los debates en público con otros candidatos y prefiere los baños de multitudes que utilizó durante su gobierno (1979-1990) para escuchar las demandas del pueblo ante un eventual triunfo. En sus mítines al término de sus recorridos que en campañas anteriores realizaba a pie, Ortega promete acabar con la pobreza, los apagones, dar empleo, salud, educación a las mayorías sacrificadas por los últimos tres gobiernos de corte neoliberal. En estas elecciones Nicaragua tiene dos opciones: "continuar con el capitalismo salvaje, o buscar un cambio profundo, de justicia y paz", añade. "Si queremos, porque lo vamos a lograr, acabar con el hambre, que desaparezcan los cortes (de energía), el analfabetismo, si queremos salud y educación ¿en qué casilla hay que votar? ¡En la 2!, dice Ortega a sus seguidores.

Descarga la aplicación

en google play en google play