Escúchenos en línea

Inicia desvío de aguas negras para rescatar el Xolotlán

Managua. AFP. | 2 de Marzo de 2009 a las 00:00
El Lago de Managua, a cuyas orillas está asentada la capital de Nicaragua y que por 80 años fue contaminado por las aguas residuales de la ciudad, comenzó el proceso de saneamiento con fines turísticos y de recreación, que por tanto tiempo esperaron sus habitantes. "En este momento ya hemos iniciado el proceso de saneamiento con el desvío de aguas negras hacia un sistema de tratamiento" que va a permitir recuperar el lago, dijo a la AFP ingeniero Pablo Jiménez, responsable de operaciones de la planta de tratamiento Augusto C. Sandino. Las obras de saneamiento, con un costo de 85 millones de dólares, comprenden la rehabilitación y modernización de 40 kilómetros de la red de alcantarillado de la capital, que tienen una cobertura del 55% de la ciudad. Parte de los trabajos habían empezado hace 13 años, pero la planta de tratamiento comenzó a operar ahora, en un proyecto financiado en parte por Alemania, que donó 36 millones de dólares, un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo y aportes del gobierno de Nicaragua. Adicionalmente se construyó un sistema de interceptoras de agua que a través de una tubería de dos metros de diámetro conducirá el agua hacia la planta de tratamiento, localizada en el sector noreste, con capacidad para tratar 183.000 metros cúbicos por día, añadió Jiménez. Desde 1927, cuando se construyó el sistema de alcantarillas de la ciudad, el mismo descargó en el lago de Managua o Xolotlán 140.000 metros cúbicos de aguas negras de la ciudad, que ahora tiene más de un millón de habitantes. Lo mismo hacían las industrias a lo largo de sus 17 kilómetros de ribera frente a la capital. La planta de tratamiento mediante un sistema mecánico va a separar las grasas, arenas, materia en suspensión y un sistema de tratamiento biológico es el que va a descomponer todo lo que va en las aguas negras "para que cuando el líquido pase al lago vaya en un mínimo grado de infección", explicó Jiménez. Una vez cortada la fuente de contaminación, el lago por sus propias condiciones naturales va a depurar y regenerar la calidad del agua en un período que, según expertos, puede ir de cinco a 10 años. "Además de crear mejores condiciones de vida a la población asentada en sus costas, tratamos de recuperarlo con fines de turismo paisajístico y de recreación", expuso Jiménez. También se trata de salvar a las especies que habitan en el agua, como peces, lagartos y aves, que a pesar de la suciedad han sobrevivido, añadió. El lago es punto de referencia de turismo y la empresa nacional de Puertos construyó el muelle Salvador Allende con un ferry llamado "La novia del Xolotlán", que ofrece giras al municipio de San Francisco Libre en la ribera norte. En el noroeste del lago se encuentra el malecón que nostálgicos capitalinos suelen visitar. Inspiración de poetas y músicos, una vez que se eliminen los malos olores el lago permitirá a los capitalinos disfrutar paseos por su ribera, según los planes de turismo. "Nosotros los que vivimos aquí (en la ribera) hemos esperado siempre que el plan de saneamiento se ponga en práctica, porque un recurso natural tan precioso, es una lástima que se esté desperdiciando así", dijo Scarlet Peralta. "Ver el lago sucio, es una tristeza grande. (Al lago) lo tenemos en el corazón, es algo bonito que debemos aprovechar, da una tristeza ver como nuestro lago está sucio", manifestó Fidelia Vallecillo.

Descarga la aplicación

en google play en google play