Escúchenos en línea

Cahallan dice que siguen los proyectos en CRM, pero quiere le regalen alcaldías

Managua. Radio La Primerísima. | 12 de Marzo de 2009 a las 00:00
El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert J. Callahan, confirmó este jueves que la junta directiva de la Cuenta Reto del Milenio en Washington ratificó la continuidad de los proyectos en ejecución en el país, pero cerrará el programa si en 90 días no se disipan "las dudas" del presunto fraude electoral. Callahan brindó la tarde de este jueves una rueda de prensa limitada, en la que expandió las supuestas irregularidades en los comicios municipales a "antes, durante y después" de las elecciones, y no sólo a los resultados como afirman los candidatos afines a su legación diplomática y que perdieron los comicios. El diplomático inició diciendo "el pueblo de los Estados Unidos tiene un compromiso muy profundo, muy sincero, con el pueblo de Nicaragua. Nosotros sabemos que todos los nicaragüenses quieren un futuro próspero y democrático, y los Estados Unidos queremos apoyarles en su afán de crear este futuro". Luego citó el texto de la directiva de la Cuenta (del Milenio) que señala "hizo un llamado al Gobierno para que aclare alegatos creíbles de que hubo fraude durante las elecciones municipales de noviembre de 2008 (…) demostrara un compromiso claro con los principios democráticos mediante la toma de pasos concretos para restaurar la legitimidad y transparencia en el proceso electoral nicaragüense". "Hasta la fecha el Gobierno de Nicaragua no ha dado pasos significativos para enfrentar estas preocupaciones sobre sus políticas. La rendición de cuentas sobre la ayuda y la gobernabilidad son principios fundamentales para la Cuenta Reto del Milenio", agregó citando el texto. Seguidamente Callahan aseguró que "vamos a continuar el trabajo en las tres carreteras que ya están bajo contrato, 68 kilómetros de carreteras nuevas en la región de León y Chinandega, también vamos a continuar con los negocios rurales, con la asistencia técnica para los pequeños agricultores en la misma zona. Eso, yo creo, es una muestra de nuestro compromiso con la gente de Nicaragua, y más que todo con los que más necesitan de nuestro apoyo". Explicó que "lo que está en riesgo, son 60 millones de dólares, de éstos hay 45 millones de dólares para carreteras y 15 para la cuestión de titulación de propiedades. Para nosotros, para la Cuenta, la cosa fundamental, la cosa más importante es que los nicaragüenses resuelvan el problema de las elecciones de noviembre, que los nicaragüenses encuentren una solución en la que el pueblo nicaragüense tenga fe, este es el punto clave". "Una vez que aclaremos las dudas sobre el proceso electoral, sobre la conducta de las elecciones, sobre el conteo de los votos, una vez que estas dudas estén resueltas nosotros podemos reanudar el programa de la Cuenta, pero es para los nicaragüenses, es para el Gobierno hacerlo". Al contestar a las preguntas Callahan dijo: "la posición nuestra es que hay suficientes dudas, hay suficientes irregularidades creíbles en el período antes, durante y después de las elecciones, entonces nosotros creemos que los nicaragüenses tienen que hacer algo para resolver estos problemas". "Hay reuniones (de la junta directiva) cada tres meses, los nicaragüenses tienen 90 días para resolver el problema, las dudas, sobre las elecciones. Si el Gobierno puede resolver este problema en 90 días, inmediatamente vamos a reanudar, renovar, la Cuenta", apuntó. "Si pasaran (los) 90 días sería muy difícil reactivar los términos de la Cuenta, porque es un proceso muy, muy, complicado: hay contratos legales, hay dinero, hay la aprobación de la junta directiva, hay muchas cosas involucradas en el proyecto de la Cuenta", añadió. Consultado en torno al diálogo que desarrolla el presidente Daniel Ortega con distintos sectores, el embajador estadounidense afirmó que "si es un diálogo verdaderamente nacional, abierto, que toca a los temas que interesen a los nicaragüenses, los temas económicos, sociales, políticos, me imagino que es una buena idea". Preguntado sobre una eventual reforma constitucional, que incluya la reelección presidencial o la figura de un primer ministro, Callahan dijo que "en cuanto al sistema político de Nicaragua, esa es una cosa para los nicaragüenses, obviamente para nosotros sería muy importante que cualquier cambio se lleve a cabo a través de un proceso democrático, que lo apoyen todos los nicaragüenses, pero esa es una cuestión para los nicaragüenses". Una vez más el diplomático se preció de las buenas relaciones con el Gobierno de Ortega al sostener que "nosotros tenemos relaciones muy fluidas, muy abiertas con el Gobierno de Nicaragua, yo personalmente tengo la oportunidad de hablar con miembros del Gobierno sin problemas, yo estoy en comunicación constante con los miembros del Gobierno". "Pero obviamente no estamos de acuerdo en todos los asuntos bilaterales, y esa es una cosa completamente natural en las relaciones entre los países, nosotros vamos a expresar nuestras opiniones en cuanto a los temas que nos toca, o sea los temas bilaterales, y el Gobierno de Nicaragua va a expresar su punto de vista", señaló. Indicó que "para mí la cosa más importante es que mantengamos estos canales de comunicación abiertos y fluidos, nosotros tenemos una misión diplomática y estamos tratando de hacer precisamente eso, y yo tengo que decir que nosotros no tenemos ningún problema en comunicarnos con el Gobierno de Nicaragua".

Descarga la aplicación

en google play en google play