Escúchenos en línea

Hace 78 años, 1,200 mueren cuando un terremoto devastó Managua

Managua. Radio La Primerísima. | 31 de Marzo de 2009 a las 00:00
La capital nicaragüense rememora este martes 78 años de que un terremoto asolara la ciudad casi en su totalidad, en momentos cuando el 31 de marzo de 1931, un Martes Santo, Nicaragua estaba ocupada por los “marines”, la fuerza de ocupación de Estados Unidos, que combatía al general Augusto C. Sandino. El movimiento telúrico se produjo hacia las 10 de la mañana de ese fatídico día, y de acuerdo con las cifras no oficiales de la época dejó un saldo inicial de 1,200 muertos y 2,500 heridos, en una ciudad que entonces apenas contaba con una población estimada en 60,000 habitantes. La fuerza de la naturaleza derribó miles de edificios, la mayoría de “taquezal”, en el centro de la ciudad, obligando a los sobrevivientes a lanzarse a las calles, mientras “pasaban” las réplicas del seísmo, concentrándose muchos en la Plaza de la República, otros en el Campo de Marte y las costas del Lago Xolotlán. Algunos se lanzaron al pillaje, lo que dio paso a que los “marines” y la entonces “Contabularia”, el origen de la genocida Guardia Nacional, ejecutara sin ningún miramiento a tiros a quienes se encontraban en el interior de los edificios que se habían derrumbado, sin preguntar su eran sus dueños. El presidente de la época, José María Moncada, quien pactó con el enviado de Estados Unidos, Henry Simpson, en el “Espino Negro” y dio origen a la lucha de Sandino, ni siquiera estaba en Managua, sino en la Laguna de Masaya, ya que era de Masatepe, y estaba en su “residencia de verano”. Gran parte de la población de Managua fue obligada por el terremoto a tener que emigrar a los departamentos vecinos, sin poder contar con ayuda de las autoridades para reconstruir sus viviendas. Un siglo antes de 1931, Managua también fue devastada por lo que se conoció entonces como “el aluvión”, es decir una riada de agua y lodo que bajó desde la “cuenta sur” de la capital, que siempre ha amenazado a la ciudad, que hasta ahora carece de los adecuados cauces para la lluvia que cae en las Sirerras.

Descarga la aplicación

en google play en google play